EL MUNDO › SCOTLAND YARD QUEDO INVOLUCRADA EN EL ESCANDALO DE LAS ESCUCHAS ILEGALES

Cierran el diario de las pinchaduras

Mientras se habla de decenas de inminentes arrestos de altos ejecutivos del periódico y oficiales del gobierno, el magnate Murdoch anunció que el domingo saldrá por última vez News of the World, el tabloide que desató el escándalo.

 Por Marcelo Justo

Desde Londres

La célebre Scotland Yard quedó sumergida en el torbellino desatado por las escuchas telefónicas del News of The World, dominical sensacionalista del todopoderoso grupo Murdoch. Según la prensa británica, agentes de la policía metropolitana habrían recibido más de 100 mil libras por suministrar información al dominical para su dieta semanal de escándalos. El vespertino Evening Standard hablaba ayer de decenas de inminentes arrestos de altos ejecutivos del periódico y oficiales del gobierno.

En un intento de aplacar la tormenta, James Murdoch, hijo de Ruppert y director de la compañía propietaria del dominical, News International, anunció que este domingo sería la última edición del News of the World. “Nuestro periódico no supo investigar lo que estaba ocurriendo y por obra de algunos se perdió lo que era una buena redacción. Si bien no podremos reparar las heridas causadas, vamos a donar todos los anuncios de esta última edición a organizaciones caritativas”, señaló Murdoch hijo.

El tabloide, fundado en 1848, está siendo investigado por la escucha ilegal de celebridades, políticos, familiares de caídos en las guerras de Irak y Afganistán, de los atentados contra el transporte público y hasta de víctimas de pedofilia. Su cierre es un intento de proteger los intereses del grupo en su conjunto, en especial, los del diario más leído en el Reino Unido, el ultrasensacionalista The Sun.

El jefe de la oposición laborista Ed Milliband señaló que “mucha gente está perdiendo su trabajo, mientras que la ejecutiva de News International, que era editora del dominical en su momento, está conservando su puesto de ejecutiva”. Por su parte, Alan Rudsbridger, editor del matutino The Guardian, que investigó a fondo el tema y lo mantuvo en la agenda contra viento y marea, señaló que James Murdoch debería “decir quiénes son esos que cometieron errores y responder a la gente que está furiosa por la pérdida de un diario con 168 años de historia”.

El escándalo está arrastrando a la misma Scotland Yard, que lanzó una segunda investigación en enero de este año, luego de que el fiasco de la primera pusiera en entredicho su reputación. En una reciente ponencia ante el Parlamento, el abogado Mark Lewis explicó el fracaso de la primera pesquisa por la presión del News of the World que tenía pruebas de un romance extramatrimonial del subcomisario a cargo de la investigación, Andy Hayman. “Era de conocimiento público que durante su investigación Hayman estaba en una controversial relación con una mujer que trabajaba en la Comisión Independiente de Quejas a la Policía”, señaló Lewis. En sus conclusiones, el subcomisario había señalado que las escuchas ilegales se limitaban a dos manzanas podridas: Clive Goodman, editor de temas reales del News of the World, y el investigador privado Glenn Mulcair, únicos condenados hasta el momento. El resto del periódico y la plana ejecutiva no habían tenido nada que ver con el asunto. En diciembre de 2007 Hayman renunció ante las alegaciones de que había enviado 400 mensajes de texto a la mujer, Nikki Redmond. Poco después fue empleado como columnista por The Times, propiedad del grupo Murdoch.

La presión sobre la policía no se limita a las escuchas telefónicas. Esta semana trascendió que había decenas de correos electrónicos detallando los pagos del periódico a la policía a partir de que Andy Coulson asumió en 2003 como editor del dominical. Coulson es una de las figuras más explosivas de todo el escándalo. En 2007 se vio obligado a renunciar a su cargo para ser empleado poco después como jefe de prensa del Partido Conservador que, bajo su nuevo líder David Cameron, había iniciado una fuerte ofensiva para recuperar el favor del grupo Murdoch. Cameron lo mantuvo contra viento y marea, pero en enero de este año tuvo que aceptar su dimisión, no sin antes elogiarlo efusivamente. Según fuentes policiales citadas por la prensa, los correos electrónicos contenían seudónimos para ocultar los nombres de los policías, tildados de “informantes”, en un escándalo calificado de “tan perjudicial para la fuerza como lo es para el periódico”.

Desde que saltó a fines de 2005 el escándalo, ha sufrido todo tipo de vaivenes. Enterrado públicamente por los grandes poderes (el grupo Murdoch, el Partido Conservador, la Scotland Yard) se rehúsa a morir. Hasta esta semana parecía circunscripto al mundo de las celebridades: desde el príncipe Guillermo hasta Sienna Miller, Jude Law y Paul Gascoine el abanico era amplio y para todos los gustos.

La vuelta de tuerca que ha dado ahora es que el News of The World no se limitara a los famosos. Los familiares de caídos en Irak y Afganistán, los de víctimas de asesinatos o los parientes de los muertos en los atentados contra el transporte público de Londres de 2005, se han encontrado bajo la implacable escucha del News of The World. Ayer, Rose Gentle, madre de un soldado caído en Irak, Gordon Gentle, se mostró asqueada por el escándalo. “Es una pesadilla. Como esperar que alguien venga a la puerta para seguir dándonos noticias espantosas”, dijo Gentle.

La presión es tal que abogados del gobierno están buscando una vía legal para demorar la adquisición del paquete accionario mayoritario de la cadena BskyB por parte del grupo Murdoch, cuya aprobación debe anunciar hoy, viernes, el ministro de Cultura Jeremy Hunt. Las acciones de News Corp, la compañía propietaria de News International y News of the World, cayeron casi un cinco por ciento el jueves por la mañana. Las dos principales cadenas de supermercados británicas, Tesco y Sainsbury, y las multinacionales Ford y Mitsubishi se encuentran entre las compañías que retiraron sus anuncios del News of the World. Aun antes del anuncio de James Murdoch, su futuro económico era sombrío. Lo que está claro es que si el diario dejara de existir este domingo, su entierro puede durar mucho tiempo.

Compartir: 

Twitter
 

Una mujer vistiendo una careta de Murdoch saluda tras el anuncio del cierre del diario.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.