EL PAíS › DANIEL FILMUS CERRO SU CAMPAÑA EN CABALLITO Y DESPUES SE MOSTRO CON CRISTINA FERNANDEZ

Una foto con la Presidenta como final

El candidato a jefe de Gobierno del Frente para la Victoria, su compañero de fórmula, Carlos Tomada, y el primer candidato a legislador, Juan Cabandié, encabezaron tres actos en simultáneo. Después acompañaron a CFK en el anuncio de obras para el Hospital Churruca.

 Por Nicolás Lantos

Daniel Filmus estuvo en el acto que Cristina Fernández encabezó en el Hospital Churruca.
Imagen: Télam.

La fórmula kirchnerista que competirá el domingo por la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires se mostró junto a Cristina Fernández minutos después de cerrar la campaña con tres actos simultáneos enlazados vía satélite desde tres puntos distintos de la Capital. Mientras caía el sol ayer por la tarde, Daniel Filmus y Carlos Tomada llegaron al Hospital Churruca, en el barrio de Parque Patricios, para acompañar a la Presidenta en el anuncio de obras para esa institución. Más temprano, cada uno de ellos, junto al candidato a primer legislador, Juan Cabandié, había encabezado la actividad en uno de los sitios del cierre tripartito. “Esta Ciudad va a vivir las transformaciones que necesita y merece si podemos estar todos juntos en el modelo de la Nación”, prometió Filmus, ante un millar de personas que se congregaron para verlo y darle apoyo a 72 horas de los comicios.

La presencia de Filmus y Tomada junto a Cristina Fernández fue la cereza que coronó una campaña poco típica. Ambos candidatos llegaron al Churruca justo a tiempo para el acto que encabezó la Presidenta, tras abandonar, apurados, sus puestos en lo que fue el último acto oficial de la campaña porteña (Parque Rivadavia para el senador; plaza Túpac Amaru, ex de los Virreyes, para el ministro de Trabajo). Todo estrictamente cronometrado para no perder el trasbordo.

En el Churruca la mandataria no hizo referencia a las elecciones del domingo, pero permitió una última foto de sus candidatos junto a ella antes del comienzo de la veda. Además, hizo anuncios de inversión de obra pública en salud, uno de los ejes de la plataforma del Frente para la Victoria en los comicios porteños.

Dos horas antes...

Tres actos que unieran norte y sur de la Ciudad fue la consigna. Así, Juan Cabandié estuvo en el barrio de Belgrano, Carlos Tomada en Flores y Daniel Filmus en Caballito, el centro geográfico de la ciudad, oficiando como un improvisado maestro de esta ceremonia virtual realizada vía satélite. La agenda anunciaba a las cuatro de la tarde, pero desde un rato antes, en los tres puntos, un puñado de músicos entretenía a los militantes que se iban acercando. Cada escenario estaba respaldado por una pantalla de LEDS donde se podía ir pispiando lo que sucedía en las otras sedes.

Pocos minutos después de la hora señalada, el candidato a jefe de Gobierno llegó a Parque Rivadavia, donde algo más de un millar de simpatizantes lo aplaudieron. En el pequeño tablado montado para la ocasión se apiñaron funcionarios del gobierno nacional (la presidenta del Banco Central, Mercedes Marcó del Pont, y el secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi), dirigentes sindicales (Julio Piumato y Víctor Santa María), Madres de Plaza de Mayo y candidatos a legisladores (María Rachid, Gabriela Alegre) y a diputados nacionales por la Ciudad (Gabriel Fuks, María del Carmen Bianchi y Edgardo Binstock).

Filmus se hizo cargo del micrófono y fue jugando con Tomada y Cabandié, que escoltados por cortejos similares entraban y salían de la pantalla a la orden del senador. El primero que hizo uso de la palabra fue el referente de La Cámpora, que (acompañado, entre otros, por el ministro de Economía y candidato a vicepresidente, Amado Boudou) señaló que “sin Estado no se puede vivir mejor”, aunque se esté en una zona menos postergada, como el norte porteño. También prometió la construcción de un nuevo hospital público en el barrio de Lugano y de quince centros culturales, uno para cada una de las comunas.

A continuación fue el turno de Tomada, que distendido –fue el más canchero de los tres– hasta se dio el lujo de hacer algunas bromas y entonar cantitos junto con los militantes (la voz le dio hasta ahí). El ministro estuvo rodeado de dirigentes de los movimientos políticos y sociales que lo acompañaron desde que lanzó su candidatura, como Quito Aragón, Lorena Pokoik y Juan Carlos Dante Gullo (“un pibe nuevo que promete”, lo presentó). Tras prometer la construcción de 50 nuevas escuelas y la urbanización de todas las villas en seis años, concluyó con una arenga de neto corte peronista: “Entre Macri y nosotros hay algo personal. Somos diferentes, queremos una ciudad diferente. Una ciudad en la que reinen el amor y la igualdad”.

Sobre el final (los asesores ya miraban impacientes sus relojes, calculando el tiempo de traslado entre Caballito y el Churruca en plena hora pico), Filmus tomó la posta. “Es una epopeya, pero lo tenemos que hacer: tenemos que ganar la Ciudad”, arengó el senador, que hizo girar su discurso alrededor del alineamiento con el gobierno nacional, como buena parte de la campaña. “Somos los que estuvimos con Néstor Kirchner desde el 2003 y somos los que hoy queremos una ciudad mejor, más justa, más equitativa, más segura”, aseguró.

“Hoy algunos se asombran de la ausencia del jefe de Gobierno en los debates, yo no me asombro porque él nunca estuvo presente en la Ciudad”, atacó a Macri. Su discurso concluyó con un llamado al resto de la oposición, con la mirada ya puesta en la segunda vuelta: “El 10 a la noche, me comprometo, nosotros vamos a hacer la convocatoria más amplia y plural, con un programa común. Sabemos que la mayoría de la Ciudad no quiere la continuidad, quiere la transformación. No vamos a levantar banderas contra nadie, no nos va a unir el horror, no nos va a unir el espanto”. Y en seguida el candidato se subió al coche. No había un segundo que perder: lo esperaba Cristina.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.