EL MUNDO › UN JUEZ VINCULADO CON EL CASO GÜRTEL FORMALIZA OTRA ACUSACION POR COBRAR HONORARIOS ACADEMICOS

Garzón resiste la embestida del neofranquismo

“No he solicitado, ni gestionado, ni administrado, ni recibido personalmente o por terceros, ni directa o indirectamente, cantidad alguna de ninguna de las entidades patrocinadoras de los seminarios”, se defendió Garzón.

El Tribunal Supremo de España prosigue su avanzada contra el juez Baltasar Garzón. Mientras el ex magistrado de la Audiencia Nacional espera el martes la nulidad del juicio por investigar crímenes de lesa humanidad franquistas y la sentencia del caso Gürtel, el instructor Manuel Marchena formalizó la acusación por cohecho en la tercera causa abierta en contra de Garzón. Con esa última formalidad cumplida se hace inminente el inicio de un tercer juicio, aunque la fecha exacta todavía no se definió. En este tercer juicio Garzón está acusado de haber recibido dinero del Banco Santander y otras empresas por unos cursos que dio en 2005 y 2006 en la Universidad de Nueva York. En una circular difundida ayer, Garzón rechazó la acusación de Marchena.

En la conclusión de la instrucción de la tercera causa, el magistrado del Tribunal Supremo afirmó ayer que existen indicios de que hubo un reparto clandestino de dinero procedente de subvenciones. “Se creó un interesado escenario de descontrol en el reparto de las abultadas partidas que recibía la Universidad de Nueva York”, dijo Marchena. Se acusa a Garzón de contactarse personalmente por correo electrónico con los directivos de Santander, BBVA y Telefónica solicitando un total de 2.595.375 dólares. “Las gestiones del querellado permitieron la obtención definitiva de 1.237.000 dólares”, dice la resolución.

Garzón negó categóricamente ayer en la circular haber solicitado ese dinero. “No he solicitado, ni gestionado, ni administrado, ni recibido personalmente o por terceros, ni directa o indirectamente, cantidad alguna en metálico de ninguna de las entidades patrocinadoras de los seminarios”, dice la carta de Garzón.

Para el secretario de organización del PSoE en Buenos Aires, no es casual que Marchena haya sido quien procesó a Garzón por cohecho. “Es uno de los jueces del caso Gürtel”, dice en diálogo con Página/12 Gustavo López Pardo, haciendo referencia al caso de corrupción que salpicó al Partido Popular gobernante y que investigara Garzón en 2009. Ese juicio acaba de terminar y se espera la sentencia. Garzón ya había recusado en otro procedimiento a Marchena por oficiar simultáneamente de instructor en la causa de los honorarios y de juez en el proceso por el caso Gürtel. “La resolución ahora dictada demuestra lo fundado de aquella recusación”, asegura Garzón en la circular difundida ayer. “Sería ya el tercer juicio en su contra. Es insólito que a Francisco Camps (el principal político opositor implicado en el caso Gürtel) lo dejen libre en un fallo dividido de cinco a cuatro. Me parece que en la Justicia española hay un sentido común bastante emparentado con el franquismo”, afirmó López Pardo.

El jueves pasado, Camps, ex presidente de la Comunidad Valenciana por el PP, fue sobreseído por falta de pruebas en la causa Gürtel. El funcionario conservador era sospechado de haber recibido trajes por el valor de 14.000 euros de una empresa a la que su administración le otorgó contratos. Por este caso, Camps estaba acusado de delito de cohecho, la misma figura por la que se lo imputa a Garzón en la tercera causa en su contra.

Marchena no especificó la cantidad de dinero que supuestamente se habría embolsado Garzón de los bancos por los seminarios que dictó en la Universidad de Nueva york, que para Marchena constituye un cohecho. Según el diario El País, el ex juez asegura haber recibido 160.000 dólares. Por su parte, la Universidad de Nueva York declaró haber recibido 28.000 de la misma fuente por organizar los seminarios. Garzón aclaró que de sus ingresos totales le dedujeron sus gastos de alquiler.

Para hoy está prevista una marcha organizada por la plataforma Solidarios con Garzón, compuesta por artistas, escritores, intelectuales y representantes de los sindicatos CCOO y UGT. El recorrido finalizará en la plaza de Canalejas de la capital. Partirá al mediodía de la plaza de las Salesas, frente al Tribunal Supremo, donde Garzón será juzgado el martes por declararse competente para investigar los crímenes de la Guerra Civil (1936-1939) y la dictadura franquista (1939-1979).

La marcha fue presentada el pasado jueves en el Ateneo de Madrid en un acto en el que participaron artistas, entre quienes estaban el poeta Luis García Montero, el director de teatro José Luis Gómez, y los actores José Sacristán, Juan Diego Botto y Pilar Bardem. Las acusaciones que se presume provienen del PP, ejercidas por el supuesto órgano del partido para presentar querellas –el sindicato ultraderechista Manos Limpias– piden que Garzón sea condenado a una pena de inhabilitación por prevaricato, mientras que la fiscalía pidió su absolución por irregularidades en la querella. “En pleno siglo XXI España es el único estado europeo que no se arrepiente de sus crímenes de lesa humanidad”, asegura López Pardo. “Se nota cómo construyó sentido común en la gente española los cuarenta años de dictadura franquista.” En su circular de ayer, Garzón concluye que será difícil reparar los graves perjuicios en su persona por esta causa. “Mi confianza en el sistema judicial español está fuera de toda duda”, concluye.

Informe: Juan Nicenboim.

Compartir: 

Twitter
 

Garzón sigue el juicio por el caso Gürtel junto a su abogado Martínez Fresnada.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.