EL MUNDO › EL REINO UNIDO ESTA CERCA DE INTERVENIR EN SIRIA

Nueva aventura militar

Cameron cuenta con cada vez más respaldo de políticos y de la opinión pública a su plan de participar en la ofensiva aérea contra el Estado Islámico en Siria.

 Por Marcelo Justo

Desde Londres

El Consejo de Seguridad de la ONU abrió la puerta a la participación británica en la ofensiva aérea contra Estado Islámico en Siria con una resolución unánime adoptada al filo de la medianoche del viernes para que sus miembros “adopten las medidas necesarias para combatir a Estado Islámico”. La resolución, iniciativa de Francia, no invoca el capítulo de Naciones Unidas que autoriza expresamente el uso de la fuerza militar, pero basta para que el gobierno de David Cameron vuelva a solicitar autorización ante el mismo parlamento que rechazó en los dos últimos años toda intervención en Siria.

Los atentados en París han cambiado la temperatura diplomática internacional y la de la política interna en el Reino Unido. El Parlamento británico, que neutralizó hace dos años una iniciativa similar de Cameron y aprobó 12 meses más tarde la intervención en Irak, pero no en Siria, hoy está plegándose en oleadas a la política del primer ministro. La señal más clara de este cambio es el creciente apoyo que tiene entre los diputados laboristas la incorporación británica a esa coalición informal que está forjándose entre Estados Unidos, Rusia y Francia a pesar de la oposición manifesta a una intervención militar de su líder Jeremy Corbyn.

La misma líder de los nacionalistas escoceses (SNP), Nicola Stungeon, férrea opositora de otra aventura militar hasta antes de los atentados, hoy señala que a la luz de los acontecimientos está lista para escuchar los argumentos a favor: “Sería irresponsable no hacerlo”. En el interior del mismo partido conservador, que tenía una veintena de diputados rebeldes, las cosas también están cambiando. El conservador Crispin Blunt, jefe del comité selecto parlamentario sobre relaciones exteriores, que había liderado la oposición a los bombardeos en Siria, indicó ayer al matutino The Guardian que el premier había satisfecho las condiciones que habían exigido para un cambio de posición.

Cameron cuenta con un claro respaldo público. Una encuesta posterior a los atentados de París muestra que un 60 por ciento está a favor de incursiones aéreas y, más sorprendente aún, un 50 por ciento por una intervención terrestre. Este fin de semana todos los estadios de fútbol de la Premier League están cantando “La Marsellesa” como lo hicieron el martes al comienzo del amistoso Inglaterra-Francia. En este contexto la posición de Jeremy Corbyn luce más solitaria que nunca. El líder laborista ha quedado aislado en el seno de su propio partido y, con el peso de las imágenes televisivas de la cacería humana que fue la masacre parisina, pocos están dispuestos a escuchar el argumento que explicitó este lunes ante la BBC de que Estado Islámico es un producto de la intervención occidental en Irak.

Corbyn ha indicado que cambiaría de posición si una resolución de la ONU apoya la intervención militar. No está claro si la resolución del Consejo de Seguridad aprobada 15 a 0 este viernes cumple con este requisito ya que por un lado apoya una “acción concertada internacional”, pero no especifica exactamente a qué tipo de intervención y evita mencionar el capítulo 7 de la Carta Orgánica de la ONU que autoriza la respuesta militar.

Más allá del tema de la legitimidad internacional de los bombardeos a posiciones de EI en Siria, Corbyn es escéptico sobre su eficacia. En esto cuenta con el respaldo de una decena de diputados de su propio partido, de algunos conservadores, del Partido Verde y muchos estudiosos del conflicto para quienes la reacción militar “implacable” que prometió Francois Hollande es exactamente lo que desea EI. “Es uno de los principios básicos de su accionar, delineados en el manifesto-manual de acción de 2004 de ese precursor de EI que fue la rama iraquí de Al Qaida. Uno de los principios del manual era que el accionar debía exponer la debilidad de Estados Unidos para que abandonen la guerra psicológica e indirecta y se vean forzados a intervenir directamente. Es el objetivo de los atentados de París”, indicó a Página/12 Scott Atran, autor de Talking to the Enemy: Faith, Brotherhood and the (Un) Making of Terrorists.

Compartir: 

Twitter
 

Cameron plantea acompañar a Francia en la ofensiva contra el EI.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.