EL PAIS

Mauricio Macri, candidato de la alianza Cambiemos

 Por Werner Pertot

Se juntan religiosamente todos los lunes. Por lo general, a almorzar y a evaluar los temas de la semana. Son el círculo áulico con el que Mauricio Macri consulta sus principales decisiones. En la jerga del PRO, se refieren a ellos simplemente como la “mesa chica”, aunque también hay “mesa chica ampliada”. Uno de los consiglieri del candidato a presidente de Cambiemos los describe (más bien: se describen) de la siguiente forma: si lo imagináramos como un cuadro, del estilo de La última cena, con el líder del PRO en el centro, a su lado se ubica el confidente y contratista Nicolás Caputo y José Torello, ambos del grupo de los amigos del Cardenal Newman, el jefe de Gobierno electo Horacio Rodríguez Larreta, junto con la gobernadora bonaerense electa María Eugenia Vidal y el secretario general Marcos Peña. Esa es la mesa en su estado más puro. A continuación un repaso por la historia de quienes integran el círculo rojo de Macri.

La candidata a vicepresidenta Gabriela Michetti también tiene un lugar allí, pero no siempre lo tuvo. El consigliere se ensaña con la metáfora de la última cena y suma participantes: “Daniel ‘El Tano’ Angelici observa desde el hueco debajo de la escalera. (El consultor) Jaime Durán Barba y (el ministro de Gobierno) Emilio Monzó están parados detrás de la mesa. Desde la cocina, se los puede ver al (presidente del Banco Ciudad) Rogelio Frigerio, (el ministro de Desarrollo Económico) Francisco Cabrera, (el de Educación) Esteban Bullrich, (el de Modernización) Andrés Ibarra, (el subsecretario de Transporte) Guillermo Dietrich y al (secretario legal y técnico) Pablo Clusellas”. Estos últimos integrarían lo que se conoce como “mesa chica ampliada”. ¿Y Jorge Macri? “En la entrada de proveedores, pero del lado de afuera”, describe, revelando lealtades y rencillas internas.

La mesa chica está sujeta a reposicionamientos, alianzas internas y enemistades perdurables. ¿Y los aliados cívicos y radicales? “Bueno, la mesa chica es chica. Pero Ernesto Sanz y Elisa Carrió están invitados de ahora en más”, sostienen.

- Los Newman: “Un amigo. Un hermano de la vida. Por suerte, fuimos al colegio juntos desde el primer grado”. Así lo definió Macri a Nicolás Caputo, el consejero con perfil más bajo, pero con una influencia imposible de exagerar: fue quien llevó en 1991 el dinero del rescate del secuestro de Macri, testigo de su casamiento con Juliana Awada, se conocen desde los seis años. Al igual que Macri, Caputo heredó un imperio familiar, la constructora Caputo S.A., que construyó su abuelo italiano. Caputo fundó en los noventa Milgor S.A. que se dedicó a hacer aires acondicionados para autos. Macri fue socio en esa empresa hasta 1994. También tiene Sadesa, una empresa del rubro energético. En su primer año de gobierno, Macri lo quiso nombrar como asesor ad honorem, pero su doble rol como contratista del Estado porteño generó un escándalo que lo obligó a dar marcha atrás. Igual, siguió ocupando ese rol sin cargo formal. En los años en los que Macri fue jefe de Gobierno pasó de 200 millones de pesos en contratos a 1400 millones a través de la empresa SES SA. Macri fue denunciado penalmente porque en su declaración jurada incluyó 18 millones que Caputo le debe. El segundo integrante del grupo de amigos del secundario es José Torello, quien es el apoderado del PRO y figura siempre en las listas como suplente. Es abogado especializado en negocios inmobiliarios. La lista de amigos de Macri especializados en el área jurídica se completa con Pablo Clusellas y Fabián Rodríguez Simón.

- Horacio Rodríguez Larreta: El flamante jefe de Gobierno fue de los primeros en sumarse con sus equipos del Grupo Sophia al partido de Macri. Había tenido un extenso paso por los gobiernos de Carlos Menem y Fernando de la Rúa. Formó parte del ministerio de Domingo Cavallo, de la Anses, fue subsecretario de Políticas Sociales con Ramón “Palito” Ortega como ministro y recaló en el PAMI con De la Rúa. Más tarde dirigió el Instituto de Previsión Social bonaerense con Carlos Ruckauf de gobernador y dirigió la DGI cuando Cavallo volvió antes del 2001.

- María Eugenia Vidal: Si bien viene del riñón de Larreta, a quien acompañó como cuadro técnico en el Grupo Sophia. Como vicejefa porteña cobró peso propio, pero la victoria en la provincia la hizo subir varios escalones en la cúpula del PRO, donde ya era una de las preferidas de Macri. Quienes la describen como “Heidi” no conocen su fuerte carácter. Vidal creció en una familia de clase media en Flores. Estudió en un colegio católico y en la UCA, donde conoció a su marido e intendente electo de Morón, Ramiro Tagliaferro. Acompañó a Larreta como su asesora en la Anses, el Desarrollo Social y en el PAMI. Cando Macri ganó la Jefatura de Gobierno, fue ministra de Desarrollo Social. Fue la cara de la gestión macrista a partir de que asumió como vicejefa.

- Marcos Peña: “Marcos” o “Marquitos” –como le dicen en el gabinete– es hijo de Félix Peña, actual presidente del Instituto de Comercio Internacional de la Fundación Standard Bank, quien lo incentivó para que se sumara con 18 años a la campaña de José Octavio Bordón en 1995. Estudió Ciencias Políticas e ingresó a Cippec y Poder Ciudadano. Se presentó luego a una entrevista para el equipo de colaboradores de Macri, algo que resultó ser más que un trabajo para él. Hoy es el principal referente en comunicación del PRO. Las principales decisiones en esa materia las toma él, en consulta con Durán Barba y el secretario de Medios, Miguel de Godoy.

- Gabriela Michetti: El padrino político de Michetti fue Carlos Auyero. La actual candidata a vicepresidenta tuvo cargos en la Municipalidad de Buenos Aires con Jorge Domínguez, en el Gobierno bonaerense con Antonio Cafiero y en el Ministerio de Economía durante el menemismo y la Alianza. Suele aclarar que fueron siempre cargos técnicos. Se sobrepuso al accidente que la dejó en una silla de ruedas y emergió como una de las dirigentes del PRO con mayor carisma, lo que la llevó a acompañar a Macri en la fórmula que le permitió ganar su primer cargo ejecutivo. Michetti aceptó abandonar la vicejefatura para encabezar la lista de diputados en 2009, pero fue la última vez que decidió hacer algo de lo que no estaba convencida. Este año lo enfrentó a Macri y compitió en la interna con Larreta. Macri apoyó públicamente a su jefe de Gabinete y Michetti perdió.

- Daniel Angelici: El Tano, como se lo conoce, en el PRO no sólo es el presidente de Boca, sino uno de los principales operadores judiciales del PRO. Creció en Villa Lugano, en una familia de clase media baja. Comenzó su militancia en la UCR y su carrera como empresario del juego con la venta de un Renault 12. El dinero lo usó para crear el Bingo San Bernardo, según relatan Federico Poore y Ramón Indart en El poder del juego. Su relación con Macri se resintió con el caso del Panadero en Boca Juniors.

- Jaime Durán Barba: El consultor político tiene una relación directa con Macri desde que lo contrató en 2003, lo que genera suspicacias entre los integrantes de la mesa chica. Durán Barba estudió Filosofía en Argentina (en Cuyo) y recuerda esa época como su etapa revolucionaria. Ya en 1980 fundó Informe Confidencial y comenzó a dedicarse a la encuestas y luego a la consultoría política. Tuvo un paso por el gobierno de Jamil Mahuad en Ecuador como su ministro de Estado (simil jefe de Gabinete), en la época en que su país se dolarizó. Luego se reconvirtió en consultor político y trabajó en campañas presidenciales en diversos países de América latina. En su libro, El arte de ganar, Durán Barba señala que no resulta “deseable una política vacía de contenidos, donde la publicidad reemplace el debate de los temas políticos”.

- Emilio Monzó: Es, quizás, la contraparte de Durán Barba. Un representante del “ala política” del PRO. Comenzó su militancia en la Ucedé y continuó en el peronismo. Fue ministro de Asuntos Agrarios de Daniel Scioli, cargo que dejó durante la crisis de 2008. Trabajó con Francisco de Narváez hasta 2009, pero en 2011 abandonó al Colorado –del que estaba harto– para sumarse al PRO. Macri le dio aire para armar primero un acuerdo con el peronismo opositor y luego la alianza que actualmente tienen con los radicales. Otros integrantes del PRO recelan su poder creciente.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.