EL MUNDO › BUSCAN EVITAR QUE EL MAS CONTROLE LA CONSTITUYENTE

Cuatro vías para frenar a Evo

 Por Por Pablo Ortiz

Desde Sucre

El Movimiento Al Socialismo aprobó ayer un sistema de votación para aprobar la nueva Constitución boliviana que pone en peligro la viabilidad de la Asamblea Constituyente. Al hacer uso de su mayoría absoluta, el partido del presidente Evo Morales se aseguró escribir en solitario la Carta Magna y sólo tendrá que consultar a la oposición para la aprobación del texto final. En contrapartida, el partido oficialista también logró agrupar a todos los partidos de oposición en su contra, que se apoyarán en las movilizaciones regionales, recursos judiciales y su poder de veto, para tratar de convencer al MAS de que los tome en cuenta.

“El MAS cree que al final todos vamos a pensar como ellos, pero lo que proponen es muy peligroso. Sólo nos han garantizado la seguridad laboral hasta el final de la Constituyente, pero pueden crearle un gasto insulso al Estado, porque no aprobaremos su proyecto político”, dijo Willy Padilla, del movimiento evangelista Concertación Nacional.

El Movimiento Al Socialismo tendrá mayoría absoluta en todas las comisiones de la Asamblea y, como sólo habrá informes por mayoría, la minoría tendrá voz, pero no voto. La única posibilidad que tendrán los opositores de hacerse escuchar es en las sesiones de aprobación de los informes. Allí deberán juntar un tercio de votos para vetar hasta tres artículos. Después de eso, no les quedará otra solución que esperar hasta la decisión final.

Pero la oposición no se quedará de mirona. Ya ha puesto en marcha cuatro estrategias paralelas. Guillermo Richter, líder del otrora poderoso MNR, envió una carta a la directiva de la Asamblea para se reconsidere el artículo, pero la jefa de bancada del MAS, Mir-tha Jiménez, descarta por completo esta posibilidad.

Las otras medidas podrían ser más efectivas. Parte de la oposición que tiene sus nichos de votación en las ricas Santa Cruz y Tarija recurrirá a los comités cívicos y prefectos opositores a Evo Morales para igualar la fuerza electoral del MAS con la presión regional. Mientras que Tarija (departamento sureño de donde sale el 88% del gas boliviano) analizará las medidas a tomar el lunes, Santa Cruz ya definió que marchará el martes contra las medidas masistas.

La tercera estrategia está en construcción y es más difícil de articular: instalar una Asamblea Constituyente paralela. Según Oscar Urquizu, representante del opositor Podemos, en el seno de la Constituyente hay múltiples asambleístas que consideran una pérdida de tiempo seguir asistiendo a las sesiones. La idea es tomarle la palabra al presidente Evo Morales, que propuso en septiembre que se voten dos constituciones en el referéndum aprobatorio.

La cuarta estrategia va por la vía legal. Tras la resolución del Tribunal Constitucional que establece que tiene competencias para velar por los procedimientos de la reforma constitucional, toda la oposición piensa judicializar la Asamblea, a través de recursos de inconstitucionalidad en cuanto el MAS use su mayoría absoluta para aprobar cualquier artículo. Sin embargo, el masista Carlos Romero confía que ninguna de estas estrategias opere cuando el partido de gobierno comience a hacer los cambios en la Constitución. “Allí se darán cuenta de que nuestro proyecto no es hegemónico ni busca establecer un Estado comunista ni indigenista”, dijo.

La promesa no convenció al líder opositor Samuel Doria Medina, dueño de la franquicia Burger King en Bolivia, quien se declaró en huelga de hambre en disconformidad con el sistema de votación adoptado por el MAS.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.