EL MUNDO › LA POLICIA RUSA REPRIMIO UNA MARCHA LIDERADA POR EL AJEDRECISTA

Putin metió preso a Garry Kasparov

Los manifestantes de Otra Rusia sintieron el rigor de nueve mil policías antimotín. Hubo 250 presos por “criticar al gobierno”.

 Por Andrew Osborn *

Desde Moscú

Una protesta convocada por los opositores del presidente Vladimir Putin en el corazón de Moscú terminó ayer cuando unos nueve mil policías reprimieron a los manifestantes. Uno de los principales organizadores de la marcha, el ex campeón mundial de ajedrez Garry Kasparov, fue detenido junto a otros 250 disidentes. Después de cinco horas en la comisaría, Kasparov fue liberado tras pagar una multa de 40 dólares por “hablar en contra del gobierno”. El resto de los detenidos también fueron liberados, aunque tendrán que volver a declarar ante la Justicia. Los cerca de dos mil manifestantes habían ignorado la advertencia del gobierno cuando éste les negó el permiso para marchar desde la plaza Pushkin, la más importante de Moscú, hasta otra plaza del centro de la capital. Mientras los opositores sostenían ayer que la libertad de expresión era más importante, los miles de policías antimotín camuflados no dudaron en reprimir.

A sólo diez minutos de iniciada la marcha, Kasparov, uno de los más duros críticos de Putin, fue detenido y llevado inmediatamente a una comisaría. Al menos 250 manifestantes más sufrieron la misma suerte, algunos después de haber sido golpeados y arrastrados hasta los autos de la policía. A la noche, Kasparov aparecía en los tribunales de Moscú, acusado de violar el orden público. “Hoy el régimen mostró su verdadera naturaleza, su verdadera cara”, aseguró el ex campeón de ajedrez. También denunció que otros manifestantes habían sido golpeados brutalmente. “Fue simplemente un ataque criminal de los policías antimotines contra ciudadanos rusos que solamente caminaban por la calle”, sostuvo. “Se cometieron todas las violaciones posibles. Desde el momento en que fuimos detenidos hasta que nos trajeron aquí a este tribunal”, agregó.

Los manifestantes son parte de un movimiento llamado la Otra Rusia. Pertenecen a grupos políticos diferentes, incluyendo a los liberales y a los nacionalistas radicales. Sin embargo, todos ellos se unificaron bajo la categoría de disidentes. Están unidos por una sola cosa: una oposición implacable contra Putin, a quien acusan de restringir la libertad de opinión y dirigir al país hacia un régimen cada vez más autoritario. Entre los opositores que ayer marcharon se encontraba el ex primer ministro Mijail Kasyanov y el ex asesor presidencial Andrei Illarionov.

La marcha llegó en medio de un clima de creciente tensión en Rusia por la centralización del Kremlin y sus supuestos intentos de monopolizar la escena política nacional. Además, el país enfrentará unas cruciales elecciones parlamentarias en diciembre próximo y en marzo del año que viene Putin tendrá que dejar el poder y cedérselo a alguien de su círculo cercano. Consciente de que las elecciones presidenciales sólo ocurren cada cuatro años, la oposición está intentando desesperadamente movilizar a sus simpatizantes.

Desde su autoexilio en Londres y con miles de millones de dólares para gastar, el controvertido oligarca Boris Berezovsky está intentando dar una mano al nuevo movimiento disidente. La semana pasada lanzó una amenaza inédita contra el Kremlin. Aseguró que está complotando para derrocar por la fuerza a Putin y que, además, está financiando a fuerzas clandestinas que se oponen al presidente ruso. Actualmente, sus palabras le costaron que Scotland Yard y la Cancillería británica lo investigaran para ver si rompió alguna ley al amenazar al mandatario ruso.

El movimiento La Otra Rusia ya tiene programada otra manifestación para hoy en San Petersburgo. La policía realizó varias redadas ayer en esa ciudad y confiscó 200 mil ejemplares de un periódico opositor que se distribuiría hoy en la marcha. Según los aliados de Kasparov, el ex campeón de ajedrez no llegará a viajar a San Petersburgo para la movilización. “Lo detuvieron para que no pudiera participar en la marcha”, aseguró Ludmila Aleexeva, la fundadora de una organización de derechos humanos. La manifestación de hoy será la cuarta en menos de dos meses. Las primeras dos, en marzo, también habían dejado un saldo de decenas de detenidos.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.

Compartir: 

Twitter
 

Kasparov levanta los brazos y pide calma a los manifestantes ante la amenaza policial.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.