EL PAIS › RECHAZO DE LA UBA Y LA OPOSICION PORTEñA A UNA MEDIDA DE MACRI

El privilegio de pertenecer

El gobierno de la ciudad les concedió vacantes a diversas universidades privadas para que sus alumnos de Medicina hagan residencias en hospitales porteños. La UBA advirtió ayer que implica una transferencia de recursos del sector público al privado.

 Por Julián Bruschtein

Aprobada por Mauricio Macri, la concesión a universidades privadas de vacantes para realizar prácticas en los hospitales porteños generó el rechazo de la comunidad de la Universidad de Buenos Aires (UBA). También, de todo el espectro político opositor al gobierno de la ciudad, que ayer presentó en la Legislatura un proyecto de declaración contra la iniciativa. Los estudiantes de Medicina advierten que la concesión provocará una “pérdida de plazas para residentes provenientes de la universidad pública”, perjudicando el Estado a una de sus propias instituciones, en favor de la educación privada. En la actualidad, los 32 hospitales de la ciudad no tienen ni siquiera plazas suficientes para los miles de alumnos de la UBA.

El malestar académico fue manifestado ayer por profesores, graduados y alumnos, en el Consejo Superior de la UBA. El cuerpo declaró que la medida de Macri “representa un riesgo para la defensa de los intereses de la educación pública” e “implica un uso indebido de la infraestructura y de los recursos humanos de los hospitales dependientes del sistema público de salud, generando una transferencia directa de recursos del sector público al privado”. Tras expresar su “más profunda preocupación por la firma de los convenios”, solicitó a la Legislatura porteña que los derogue.

Los convenios que dispararon el conflicto fueron firmados a principios de mayo entre la ciudad y las siguientes instituciones privadas: Universidad Austral, Fundación Barceló, Fundación Iberoamericana de Estudios Superiores, Fundación Universitaria René Favaloro, Universidad Maimónides, Instituto Universitario de Ciencias de la Salud, Universidad Adventista de La Plata, UCES, Universidad del Salvador y Universidad Abierta Interamericana. Todas ellas fueron autorizadas a realizar “sus actividades académicas y capacitación de grado y posgrado”, a cambio de abonar “el 10 por ciento de la remuneración bruta del residente de primer año”.

“El gobierno de la ciudad está atentando contra la educación pública. Los estudiantes de la UBA vamos a terminar perdiendo las pocas plazas que tenemos en los hospitales porteños”, exigió Yamila Aparicio (QRS), presidenta del centro de estudiantil de Medicina.

En la Legislatura porteña, el edil Martín Hourest (bloque Igualdad Social) elaboró un proyecto de declaración en contra de lo firmado por Macri, sosteniendo que “estos convenios implican un paso hacia la privatización segmentada de los hospitales de la ciudad, y un subsidio encubierto a la educación privada, ya que la contraprestación convenida es irrisoria”. La iniciativa fue acompañada por diputados de todo el arco opositor y fue presentada ante la Comisión de Labor Parlamentaria. Pero la mayoría macrista votó en contra. La oposición intentará hoy que se trate sobre tablas, mientras frente a la Legislatura, desde las 19, diversas agrupaciones estudiantiles convocaron a una concentración.

Compartir: 

Twitter
 

La decisión de Macri reduce aún más las pocas plazas disponibles para los estudiantes de la UBA.
Imagen: DyN
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared