EL PAIS › LOS PLANES ELECTORALES DE JULIO COBOS

Corre rumbo al 2009

Cerca del vice consideran que dos elecciones serán clave para su futuro: las mendocinas y las porteñas, para las que mencionan a Terragno o Caputo como sus posibles candidatos.

 Por Sebastian Abrevaya

Julio Cobos está convencido, más que nunca, de que su destino está en sus propias manos. Pero sabe que para llegar con posibilidades al 2011, primero debe sortear airoso el 2009, sobre todo en dos distritos: Mendoza y la Capital Federal. “Tenemos que ganar las elecciones mendocinas aunque sea por un voto para que al día siguiente digan que recuperamos la provincia”, explican alrededor del vicepresidente, e imaginan para eso confluir en un armado que incluya a los radicales Ernesto Sanz y Víctor Fayad. De la ciudad de Buenos Aires dicen que “hay que hacer un buen papel porque es la vidriera del país” y, para empezar, mandaron a sondear la aceptación electoral de Dante Caputo, Rodolfo Terragno y Nito Artaza. Sin juego por ahora en la estructura orgánica de la UCR, Cobos profundizará la incipiente construcción del partido Consenso Federal (ConFe) y tratará de atraer a su armado a sus viejos correligionarios. “Nos interesan los radicales, no el radicalismo”, explicó unos de los cerebros de la estrategia cobista.

Cerca de la presidencia del Senado explican que uno de los principales objetivos que tiene el vicepresidente es cuidarse de no cometer errores. Le advierten de la volatilidad de la opinión pública y afirman que la sobreexposición puede jugarle muy en contra. Sin embargo, los que lo conocen desde su tiempo de gobernador cuentan que la sorpresa forma parte de una constante en la vida del vice y que muchas veces le trae más inconvenientes que satisfacciones. En ese plano pusieron la reunión con el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri. “Fue un error”, reconocieron cerca del vice, aunque aclararon que no se trató de un desacierto por la posición política de Macri, sino porque “le pagó un fin de semana en todos los medios sin ningún beneficio”. A la cuenta de las equivocaciones del vice cargan también su reunión con Jorge Pereyra de Olazábal, tras la cual el dirigente de la UCeDé anunció que iban a trabajar juntos.

Si bien en la Capital Federal Cobos tiene buena aceptación, el escenario porteño no le resultará fácil porque todavía no tiene ningún referente instalado en el distrito. De todas maneras, los estrategas cobistas consideran posible transferir su buena imagen a quien sea su candidato. “Es el abecé del marketing político”, se ufanan.

Uno de los que disputan la bendición de Cobos es el capocómico Artaza. Cerca del vicepresidente hablan también de Caputo o Terragno como eventuales candidatos.

Los operadores de Cobos están sondeando la aceptación de esos nombres en dos frentes. Por un lado, en el electorado porteño; por otro, dentro de la estructura del radicalismo. “Por ahora es más fácil con el partido que con la gente”, detallaron.

En las oficinas del Senado hablan con entusiasmo de la “empatía” entre vice y la opinión pública como la mayor de sus virtudes. Los mendocinos que lo acompañan en Buenos Aires relatan que cuando vuelve a su provincia, puede tardar una hora en cruzar la plaza principal de la ciudad debido a la gente que se acerca a saludarlo. “Cobos es auténtico”, definen.

Sin embargo, la estantería cobista podría venirse abajo si en Mendoza no gana un hombre suyo en las elecciones del año próximo. “Al día siguiente los diarios tienen que decir ‘Cobos recuperó la provincia’”, afirman sus colaboradores. El año pasado, el vicepresidente apostó en su distrito a la Concertación Plural, que perdió a manos del candidato peronista Celso Jaque, hoy gobernador.

Los cobistas admiten que la situación política mendocina “es un quilombo”. “A Sanz sólo le importa renovar su banca como senador, Roberto Iglesias está solo y Fayad es un dirigente respetado que además es intendente de la capital.” Así resume un hombre de confianza la situación de la UCR mendocina. De todas maneras, auguran que la unificación no está tan lejos y especulan que incluirá un lugar importante para Fayad, un espacio en las listas para Sanz y el resto para los cobistas.

En Corrientes, las cosas son más sencillas. Aunque el gobernador Arturo Colombi está duramente enfrentado con su primo Ricardo, los operadores radicales ya empezaron a negociar una tregua que permita la convivencia pacífica de ambos dirigentes. En Entre Ríos, los cobistas insinuaron el posible regreso a la arena política de un ex diputado y embajador: Ricardo Laferriere.

Catamarca está gobernada por otro radical cercano a Cobos, Eduardo Brizuela del Moral. Allí no habría problemas entre el radicalismo oficial y el cobismo.

Varios alfiles del vicepresidente le reconocieron a Página/12 las limitaciones del ConFe en la provincia de Buenos Aires. La recepción de Cobos es buena en localidades rurales del interior bonaerense, pero el conurbano es todavía un terreno impenetrable. El ex intendente de Mar del Plata y jefe del bloque de diputados, Daniel Katz, y los intendentes de Junín, Mario Meoni, y de Pergamino, Héctor Gutiérrez, son el tridente con mejores chances. “Aunque siempre en términos radicales”, se atajan. Por las dudas, mantienen conversaciones con la dirigente Margarita Stolbizer, de la Coalición Cívica, con quien aseguran que existe una “buena relación”.

En Santa Fe, Cobos apuesta a una alianza con el socialista Hermes Binner. El frente progresista cívico y social que gobierna allí es, en buena medida, la alianza que se imagina el vice a nivel nacional para el 2011. Sin embargo, el acuerdo con el radicalismo que planteó el presidente del socialismo, Rubén Giustiniani, no les cayó muy simpático a los cobistas. Aseguran que el intendente socialista de Rosario, Miguel Lifschitz, tampoco aprobó la declaración realizada por Giustiniani en la Convención radical de Mina Clavero.

Aunque la cúpula de la UCR mantiene su resistencia al liderazgo del vice, los viejos militantes radicales que están a su lado aseguran que la Convención aceleró las conversaciones de ambos sectores. “Si antes teníamos una soga de lado a lado, ahora nos tendieron un puente de hormigón”, aventuran. Igualmente, la relación con el radicalismo oscilará hasta que se resuelva la tensión interna que hay dentro del propio cobismo. El vice, en tanto, seguirá haciendo equilibrio.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.