ECONOMíA › SI LAS RETENCIONES SE MANTIENEN, EN 2009 SE RECAUDARíA MáS QUE ESTE AñO

Espantando los fantasmas

La crisis financiera internacional está provocando una fuerte baja en la cotización de los granos y algunos pronósticos alarmistas sobre el impacto fiscal. Sin embargo, un informe oficial descarta una caída en la recaudación que aportan las retenciones.

 Por Fernando Krakowiak

La crisis financiera internacional está provocando una fuerte baja en la cotización de los commodities agrícolas. Durante los últimos años, los fondos especulativos apostaron por los alimentos provocando una verdadera fiebre alcista en los mercados y un aumento de la pobreza en el nivel mundial. Ahora, en medio del tembladeral, comenzaron a correr tras el dólar y los precios de la soja, el maíz y el trigo retrocedieron. Esta situación está generando en el país algunos pronósticos alarmistas sobre el impacto fiscal que tendrá la baja. Sin embargo, en el Ministerio de Economía aseguraron a PáginaI12 que la recaudación no se verá afectada. Una primera proyección oficial, a la que accedió este diario, indica que en 2009 la exportación de granos aportará 25.100 millones de dólares, un 9 por ciento menos que este año debido a la caída de precios, pero la recaudación por retenciones subirá de 7000 a 7890 millones de dólares (12,7 por ciento). La diferencia surge porque el derecho de exportación efectivo promedio trepará de 25,6 a 31,4 por ciento. Esto es porque en noviembre de 2007, justo antes de que el Gobierno subiera las retenciones a los granos entre 5 y 10 puntos, las cerealeras se adelantaron a declarar sus ventas futuras, lo que les permitió eludir el pago de ese aumento durante gran parte de este año.

En el estudio oficial se contemplan las exportaciones de trigo, maíz, soja, aceites y pellets de soja y aceites y pellets de girasol. El cálculo de lo que se recaudará en 2008 surge de lo ya exportado, según datos de Aduana, más una proyección para lo que queda del año. Las exportaciones que ya se efectivizaron representan 20.058 millones de dólares y las retenciones cobradas suman 4695 millones (equivalentes a 23,4 por ciento en promedio). En el último trimestre, por su parte, se exportarían 7400 millones y lo recaudado por derechos de exportación llegaría a 2340 millones (31,6 por ciento). La menor alícuota registrada en la primera parte del año se explica por las operaciones de elusión de las cerealeras. Entre lo efectivamente vendido y lo proyectado, se cerraría el año con exportaciones de granos y derivados por 27.500 millones y una recaudación por retenciones de 7000 millones (25,6 por ciento en promedio).

El interrogante está centrado en 2009, pero las proyecciones oficiales no prevén un impacto fiscal por la baja de precios. Se calculan exportaciones de granos y derivados por 25.100 millones y una recaudación por retenciones de 7900 millones (31,4 por ciento). El cálculo se obtiene a partir de los precios FOB registrados en el Puerto de Buenos Aires el pasado jueves 2 de octubre y se toma como supuesto que las cantidades demandadas se mantendrán estables. Ese día la soja, por ejemplo, cotizó a 395 dólares por tonelada. La cifra parece un poco optimista si se toma en cuenta que este último viernes cayó a 362 dólares, pero no hay que olvidar que el 2 de octubre de 2007, cuando la cotización ya era alta y el entonces ministro de Economía Miguel Peirano evaluaba la suba de las retenciones que aplicaría en noviembre, la oleaginosa cotizaba justamente a 362 dólares. Luego siguió subiendo y el 11 de julio de este año llegó a 582 dólares. Por eso ahora se habla de “derrumbe”.

Cuando se analiza el impacto fiscal, se observa la cotización de la soja, pero los mayores ingresos que obtiene el Estado no provienen de la venta del grano sino de los pellets y el aceite que se elaboran a partir de la oleaginosa. En el cálculo oficial, se estima un precio promedio de los pellets para el año próximo de 300 dólares. El viernes pasado la tonelada cerró a 285 dólares, lo que también podría dar lugar a pensar que se recaudará menos de lo proyectado. Sin embargo, hace exactamente un año cotizaba a 282 dólares. Lo que pasa es que en julio de este año llegó a 464 dólares. Eso es lo que explica que ahora los precios parezcan bajos. Algo similar ocurre con el aceite de soja. El cálculo de la recaudación para 2009 está hecho tomando como referencia el precio del pasado 2 de octubre (893 dólares). El viernes cerró a 790, pero en julio estaba por encima de 1350 y en octubre del año pasado superaba los 800 dólares.

Situaciones semejantes se repiten con los otros granos. Para calcular los ingresos generados por el trigo y el maíz, Economía tomó las cotizaciones del 2 de octubre, 270 y 174 dólares por tonelada, respectivamente. La última semana el trigo cayó por debajo de esa cifra y el maíz se mantuvo estable, pero la mayoría de los analistas consideran que la fuerte baja de las últimas semanas es producto de una sobrerreacción motivada por la crisis y afirman que la tendencia es que la cotización se estabilice en valores un poco más altos que los actuales. De este punto de vista, la proyección oficial podría ser vista incluso como conservadora.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

La soja en Buenos Aires bajó a 262 dólares, el mismo precio de hace un año, cuando se decía que estaba alta.
Imagen: Ana D’Angelo
SUBNOTAS
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.