EL MUNDO › ALAN GARCIA NOMBRO PRIMER MINISTRO A UN GOBERNADOR VINCULADO CON LA GUERRILLA

De la cárcel a la jefatura de Gabinete

Yehude Simon, ex diputado de Izquierda Unida, intentará abrir un diálogo con los sectores progresistas para salir de la crisis. Durante el gobierno de Fujimori, Simon pasó ocho años preso por supuestos vínculos con la guerrilla.

 Por Carlos Noriega

Desde Lima

Sorpresivamente, el presidente Alan García convocó a un político que proviene de la izquierda y ajeno al oficialista partido aprista para ocupar el cargo de primer ministro y formar un nuevo gabinete, luego de que el viernes cayera, en medio de un escándalo de corrupción, el gabinete que presidió por más de dos años Jorge del Castillo, hombre fuerte del partido de gobierno y ligado a los sectores empresariales.

El nuevo primer ministro es Yehude Simon, que hasta ayer era el presidente regional (cargo equivalente al de gobernador en Argentina) de Lambayeque, región costeña ubicada a unos 800 kilómetros al norte de Lima. Ex diputado por Izquierda Unida en los años ’80 y ocho años en prisión acusado de terrorismo durante el régimen de Alberto Fujimori (1990-2000), Simon anunció que su primera medida para enfrentar la crisis política que acosa al gobierno será convocar a un diálogo a todos los sectores políticos y sociales, incluidos el Partido Nacionalista del ex candidato presidencial Ollanta Humala, la principal fuerza de la oposición, los partidos de izquierda y los sindicatos, a quienes el ex premier Del Castillo había acusado reiteradamente de “extremistas” y “desestabilizadores”.

La designación de Simon enfría la crisis y abre la posibilidad de tender puentes entre el gobierno y la oposición política y social, en momentos en que la aceptación de García ha caído por debajo del 20 por ciento y el país enfrenta una ola de huelgas y protestas sociales. “Quiero hacer una gran alianza entre los sectores de izquierda y el gobierno y no tengo la menor duda de que la gente empresarial, lo que llaman la derecha, también se va a acercar”, señaló Simon en sus primeras declaraciones luego de oficializada ayer su designación como nuevo primer ministro. Si el nuevo primer ministro logra llevar a la práctica su propuesta de abrir el gobierno a un diálogo con la izquierda, los sindicatos y los movimientos sociales, estaría produciendo un giro radical en la conducta del gobierno de García, que hasta ahora se ha caracterizado por su alianza con la derecha y su enfrentamiento con los sectores de izquierda y los gremios laborales. Simon pretende lograr un acercamiento a la izquierda sin descuidar las buenas relaciones del gobierno con los sectores empresariales. Una tarea difícil. Resta ver cuál es el margen de maniobra que le da el presidente García.

Desde la izquierda destacaron la trayectoria de Simon vinculada con los movimientos progresistas, mientras que desde la derecha ven a Simon con un ex izquierdista convertido a la economía de mercado y elogiaron su capacidad de gestión frente al gobierno regional de Lambayeque y su apoyo a las inversiones privadas. “Simon es un hombre progresista y con su nombramiento esperamos que se cambie la política económica neoliberal. Parece que el gobierno se ha dado cuenta de que ha fracasado su alianza con la extrema derecha y ahora está yendo hacia las fuerzas progresistas del país. Esperemos que esto no sea simplemente una pantalla para apaciguar los conflictos sociales, sino que realmente se trate de una enmienda de la política económica”, le señaló a Página/12, Daniel Abugattás, congresista del Partido Nacionalista. Por su parte, Luis Bedoya, parlamentario de la derechista Unidad Nacional, afirmó que Simon “es un político que tiene credibilidad y con su nombramiento el gobierno busca recuperar la confianza”.

Aunque la oposición de izquierda espera un cambio en el modelo económico neoliberal, ayer Simon ratificó la continuidad del ministro de Economía, Juan Valdivieso, economista ligado al Fondo Monetario Internacional. Esto descarta un probable giro en la política económica, pero la llegada de Simon al gobierno le daría un rostro más amigable a la política neoliberal, tal vez un mayor interés en el gasto social y más capacidad de diálogo con los sectores opuestos al modelo neoliberal. El nuevo primer ministro también ratificó la continuidad de los ministros de Relaciones Exteriores, José García Belaunde, y de Comercio Exterior, Mercedes Aráoz. Hasta ayer en la noche no se habían dado los nombres de los otros ministros que formarán el nuevo gabinete.

La trayectoria política de Simon comenzó en 1985, cuando llegó al Congreso como diputado de la izquierda por Lambayeque. Desde el Parlamento fue un duro opositor al primer gobierno de García (1985-90), de quien ahora es primer ministro. En 1992, poco después del golpe de abril de ese año, Fujimori encarceló a Simon, entonces dirigente de la izquierda, acusándolo de tener vínculos con el Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA), guerrilla de inspiración guevarista. Simon negó los cargos pero igual fue condenado por los tribunales fujimoristas a 20 años de prisión. Estuvo ocho años en la cárcel, hasta que el año 2000, luego de la caída de Fujimori, fue indultado al ser considerado inocente de los cargos de apoyo al terrorismo que se le imputaron. En 2002 fue electo presidente regional de Lambayaque y en 2006 fue reelecto. Hace unas semanas, Simon hizo pública su intención de postular a la presidencia en las elecciones de 2011.

Compartir: 

Twitter
 

Alan García con el ex primer ministro Jorge del Castillo, que renunció bajo sospecha.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.