DEPORTES › ARGENTINA GANO UN CLASICO QUE TUVO MUCHO MAS DE BOXEO, LUCHA Y RUGBY QUE DE FUTBOL

Negocio redondo en un partido ovalado

Fin de la mala racha: Argentina ganó un partido: 2-1 a Uruguay. Los goles fueron de Messi y Agüero. El descuento, de Lugano, todos en el primer tiempo. El segundo período fue horrible. Riquelme y Tévez no jugarán contra Chile, el miércoles.

 Por Juan José Panno

La actuación del equipo argentino fue como el sábado porteño: amaneció lindo, luminoso, se nubló sobre la mitad del día, llovió un poquito y hubo una amenaza de temporal que no se comcretó, pero que obligó a llegar a la nochecita con el paraguas y el piloto en la mano, mirando hacia el cielo. Ganó Argentina, con lo justo y hasta con un poquito de susto en el corner del final, pero ganó. No hubo tormenta ni habrá inundación que tape a Basile, Riquelme y compañía, como muchos lo deseaban.

Si uno formara parte de la legión resultadista que giraba cualquier análisis previo en torno de la “terrible” racha de cinco partidos debería resaltar que Argentina se impuso por 2 a 1, que la seguidilla se acabó, que no hay más nada que discutir, buenas noches. Pero por suerte, se trata de comentar partidos y no resultados. Y se sabe que no siempre que se pierde fue porque se jugó mal ni siempre que se gana es porque se jugó bien.

Argentina ganó con justicia (nadie podrá negarlo), pero no jugó bien, no todo lo bien que puede, no todo lo que bien que podría haber jugado luego de alcanzar dos goles muy tranquilizadores en el arranque del partido, no todo lo bien que pudo hacerlo si no hubiera entrado ingenuamente en el juego mañero, confuso y enredado que propusieron los rivales. Jugó bien un rato, amenazó con la gran actuación que le sigue debiendo a la gente, pero por diversos motivos tampoco esta vez la pudo concretar.

Con Agüero metido entre los centrales uruguayos, con Tevez bien abierto por la izquierda y Messi por la derecha, con Cambiasso predispuesto para el toque, con Riquelme enchufado, Argentina además de ofensivo en los palos lo fue en la cancha. Se puso en ventaja con un pase preciso de Riquelme que concretó Messi, aumentó en otra jugada parecida pero con otros protagonistas: Tevez (centro), Cambiasso (remate de derecha al palo) y Agüero (zapatazo al tomar el rebote). Enseguida casi gol de Messi y un ratito después cabezazo a la red de Demichelis, un milímetro en offside.

Uruguay, poquito. Voluntad, confusión y alguna gambeta de Suárez. Argentina empezó a funcionar a media máquina y daba la sensación de que en cuanto pisara el acelerador se metía de nuevo en el arco de Castillo. Pero en una distracción de los defensores y una avivada de Suárez que aprovechó un mal pique de la pelota, llegó un centro a ras del piso y el descuento de Lugano. El gol de-sencadenó un segundo tiempo espantoso. ¿Por qué? Porque a Argentina le empezaron a sobrevolar los fantasmas, a los uruguayos se les dio por desempolvar la mal entendida garra (pegar patadas, ensuciar, vender caras las casi seguras derrotas), se cebaron con un árbitro complaciente e hicieron entrar en el torbellino a los argentinos que se quejaron, protestaron y respondieron con alguna patada a las patadas en vez de jugar y demostrar su indudable supremacía futbolística. El segundo tiempo fue de rugby, o sea una porquería, como siempre que un partido de fútbol se parece a uno de rugby. Un poquito de toque de primera y triangulación se dio cuando entró (tranquilo, incontaminado) el Lobo Ledesma y se juntó con Tevez, tirado unos metros atrás y con Cambiasso. No fue mucho, pero sí lo suficiente como para que se tuviera en cuenta que de eso se trata el fútbol y no de esa cosa que estaban haciendo dentro de la cancha los jugadores y el árbitro.

Ganó Argentina. Para la tabla, fenómeno. Pero de esta Selección se sigue esperando otra cosa.

2- ARGENTINA

Carrizo; Zanetti, Demichelis, Burdisso, Heinze; Mascherano, Cambiasso; Riquelme; Tévez, Agüero, Messi.

DT: Basile

1- URUGUAY

Castillo; Fucile, Lugano, Godin, Cáceres; Pereira, Pérez, Eguren, Rodríguez; Suárez, Abreu.

DT: Tabárez

Estadio: River.

Arbitro: Carlos Torres ( Paraguay).

Goles: 5m. Messi (A), 12m. Aguero (A), 39m. Lugano (U).

Cambios: 23m. Cavani por Fucile (U); 72m Ledesma por Riquelme (A); (A) y Milito por Aguero (A), 73m Bueno por Rodríguez (U), Chevanton por Abreu (U), 89m Díaz por Messi (A).

Compartir: 

Twitter
 

Lionel Messi anota el primer gol del equipo argentino en la tarde de ayer en el Monumental.
Imagen: Bernardino Avila
SUBNOTAS
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.