EL PAíS › EN LA CASA ROSADA NO VAN A RESIGNAR LA DISPUTA POR LA GOBERNACION DE CHUBUT

Una pelea que se dará hasta el último día

En el kirchnerismo sólo piensan “en ganar la elección” a gobernador, que a dos semanas de su realización aún no está definida. Las especulaciones sobre un posible acercamiento del dasnevista Martín Buzzi al gobierno nacional y las perspectivas para octubre.

 Por Nicolás Lantos

“Tenemos que apretar el acelerador.” Esa es la instrucción que la presidenta Cristina Fernández impartió en relación con la disputa por la gobernación de Chubut y por eso en el kirchnerismo sólo piensan por ahora “en ganar la elección” si la Justicia provincial decide que se convoque a votar de nuevo en las mesas que fueron anuladas. No descartan que el dasnevista Martín Buzzi intente acercarse a la Casa Rosada si finalmente es proclamado gobernador ni tampoco la alternativa de intervenir la provincia, o la posibilidad de que el kirchnerista Carlos Eliceche se postule a diputado en octubre, pero todo eso se evaluará una vez que esté cerrado el resultado.

Para hacer una lectura cabal de lo que ocurrió en las últimas dos semanas en Chubut, durante los comicios y el todavía inconcluso escrutinio, hay que tener en cuenta que se trató de un proceso electoral sumamente atípico, y no sólo por las irregularidades que se observaron en el recuento y por lo exiguo del resultado (la diferencia entre los dos candidatos en pugna no superará en ningún caso el 0,2 por ciento de los votos válidos emitidos). En este pleito se dirimieron viejas internas del peronismo local, se dio por tierra con el anhelo presidencial del gobernador Mario Das Neves y se pusieron en juego viejas rivalidades que van más allá de la política.

Contabilizadas 1124 de las 1133 mesas de la provincia, Buzzi, el candidato del Partido Justicialista-Modelo Chubut y delfín de Mario Das Neves aventaja a Eliceche, su rival por el Frente para la Victoria, por apenas 401 votos sobre algo más de 240 mil sufragios emitidos. Las nueve urnas restantes están siendo evaluadas por el Supremo Tribunal de Justicia (STJ) provincial. Cinco de ellas fueron anuladas por el Tribunal Electoral a pedido del kirchnerismo, decisión que fue apelada por los dasnevistas. Sobre las cuatro restantes, el TEP falló en contra del pedido de anulación y el FpV pide que se revise esa decisión.

Aunque ambas partes pueden acudir a la Corte Suprema de la Nación ante una resolución adversa del STJ, es difícil que el máximo tribunal se declare competente en un tema electoral provincial. El STJ deberá decidir cuál será finalmente el número de mesas anuladas y si eleva al Ejecutivo provincial el pedido de llamar a elecciones complementarias. Pueden ser hasta casi tres mil chubutenses los que deberían volver a votar, por lo que el resultado está abierto.

En el kirchnerismo se manifiestan “optimistas” respecto de la posición que adoptará el STJ. “Ha mostrado independencia”, argumentan, trayendo a cuento el fallo que no le permitió a Das Neves utilizar “listas espejo” en favor de Buzzi. “En ese momento había que tener mucho huevo porque Das Neves estaba muy en ganador”, recuerdan. Frente a esa decisión, grupos que responden al gobernador escracharon el Palacio de Justicia, rompiendo vidrios, hicieron pintadas contra sus miembros e incluso su presidente, Jorge Pfleger, recibió amenazas y fue acusado de pedofilia.

Más allá de quién termine proclamado gobernador, el gran perdedor tras estas dos semanas fue Das Neves. Quien fuera el hombre fuerte de la provincia durante ocho años venía acostumbrado a imponerse en las elecciones con más del 70 por ciento de los votos y pensaba utilizar una victoria “contra Cristina Fernández” como un trampolín a la candidatura presidencial por el PJ disidente. En pocos meses perdió la mitad de su caudal electoral y –tras un prematuro festejo– tuvo que reconocer que sus cartas no le alcanzan para jugar en la mesa grande. Desde el llano se le hará cuesta arriba mantener el control de la tropa.

Dentro del dasnevismo ganó varias posiciones el electo intendente de Trelew, Máximo Pérez Catán, un ex miembro del gabinete provincial que sucederá en ese cargo al candidato a vicegobernador Gustavo Mac Karthy. En caso de que Modelo Chubut finalmente se imponga, Mac Karthy podría aprovechar el retroceso de Das Neves para empezar a armar juego a su alrededor: en Chubut coinciden con que es la figura política emergente del Peronismo Federal y que no encabezó la boleta sólo por viejas rencillas entre su padre César (un ex senador nacional) y el mandatario.

En otro nivel, Ricardo Sastre, candidato a intendente de Puerto Madryn (por ahora se impone por treinta votos con una mesa en la que debería volver a votarse), se juega además de la jefatura municipal un viejo duelo contra Carlos Eliceche que excede lo político: uno y otro fueron durante mucho tiempo presidentes de Madryn y Brown, los dos principales clubes de la ciudad balnearia, cimentando una fuerte rivalidad.

Por su parte, Eliceche supo sacarle el máximo provecho a la exposición que recibió durante estas dos semanas y, gane o pierda, ya es el referente de casi el cuarenta por ciento del electorado chubutense y encabeza un sector que tendrá la mayoría legislativa y la intendencia de la capital, Rawson, y la ciudad más importante, Comodoro Rivadavia. Las perspectivas para el kirchnerismo con vistas a las elecciones presidenciales son auspiciosas: calculan que si se obtuvo el 38 por ciento en esta elección, con Cristina en la boleta podrían arañar el 50, más aún tras el desplome de Das Neves.

Por esto es que se ha especulado sobre un posible acercamiento de Buzzi a la Casa Rosada en caso de que finalmente sea proclamado gobernador. Ayer mismo, Mac Karthy anunció su intención de “reestablecer el diálogo” con el gobierno nacional. El kirchnerismo quiere unificar al PJ provincial detrás de la figura de la Presidenta pero no es seguro que la bandera de la paz sea bien recibida: las acusaciones cruzadas han abierto algunas heridas que costará cerrar. “Van a venir a golpear la puerta seguro, pero no sé si se la van a abrir –analizan en Balcarce 50–. No tienen nada para ofrecernos.” Otra alternativa que se analiza es la intervención.

Sin embargo, eso se evaluará una vez que esté cerrado el resultado porque en el gobierno nacional no piensan resignar la pelea por la gobernación. Lo mismo sucede con una eventual candidatura de Eliceche a diputado nacional en octubre, en caso de terminar relegado. “Lo único en lo que piensan ahora es en ganar la elección” si se llevan a cabo los comicios complementarios (probablemente a fines de mayo o principios de junio). “La instrucción de la Presidenta –le confía a Página/12 un interlocutor de Cristina– es que tenemos que apretar el acelerador.”

Compartir: 

Twitter
 

Carlos Eliceche y Martín Buzzi, protagonistas de una pulseada que aún no se definió.
Imagen: Télam
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.