EL PAíS › LOS SECTORES DE RICARDO ALFONSIN, JULIO COBOS Y ERNESTO SANZ PREFIEREN DIFERENTES SOCIOS ELECTORALES

Los radicales entreverados por las alianzas

La disputa amenaza con terminar fracturando al partido. Alfonsín prefiere mantenerse cerca del socialismo y el GEN. Sanz y Cobos no descartan buscar un perfil de centroderecha y acordar con el PRO o el peronismo disidente.

 Por Sebastian Abrevaya

Cancelada la interna del 30 de abril por el abandono de Ernesto Sanz y proclamado Ricardo Alfonsín como candidato presidencial, la UCR se encamina ahora a una fuerte disputa en torno de la política de alianzas. El Movimiento de Renovación Nacional, que lidera Alfonsín, aspira a consolidar lo más pronto posible un “frente progresista” con el Partido Socialista y el GEN con el objetivo de ratificar su perfil del centro hacia la izquierda. Por otro lado, dirigentes del entorno del vicepresidente Julio Cobos, como el intendente Mario Meoni, hablan públicamente de buscar otros socios como el peronista disidente Francisco de Narváez o Mauricio Macri. “A lo mejor el radicalismo va con su grupo de centroizquierda y nosotros vamos con esos grupos de centroderecha”, advierte otro hombre del despacho de Cobos. El propio Sanz hizo un guiño en el mismo sentido, para juntar todo lo posible: “Estoy dispuesto a profundizar el diálogo con todos los dirigentes políticos de este país que creen que el cambio es necesario y voy a hacerlo sin condiciones previas y sin prejuicios”, aseguró Sanz.

El debate que hoy desvela a la UCR es la estrategia electoral. Saben que sus chances quedaron magulladas luego de la sorpresiva derrota en Catamarca y que el tercer puesto en Chubut los relegó del protagonismo que necesitaban para erigirse como alternativa nacional. En ese contexto, en el que el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, parece encaminado a pelear por la presidencia y aliarse con un sector del PJ federal, los tres dirigentes radicales imaginan una estrategia diferente, que incluso amenaza con terminar fracturando al partido.

La estrategia del alfonsinismo es mantener su perfil de centroizquierda, contra lo que le dicen algunos consultores al oído de Ricardo. “Hacer un armado de centroderecha es regalarle todo el espacio del centro hacia la izquierda al kirchnerismo, lo que significa que indefectiblemente Cristina gana en primera vuelta”, sentencia uno de los operadores políticos más cercanos a Alfonsín. El Morena, la línea integrada por el senador Gerardo Morales, el chaqueño Angel Rozas, el diputado Ricardo Gil Lavedra, entre otros, considera que deben mantenerse junto al socialista Hermes Binner y la del GEN, Margarita Stolbizer, tratando de sumar a la Coalición Cívica de Elisa Carrió. “Si logramos instalarnos como alternativa al Gobierno, un sector del peronismo disidente que no está dispuesto a votar a Macri pero tampoco a Cristina va a terminar con nosotros”, agrega el cerebro alfonsinista.

El principal problema, dicen, es que necesitan salir lo antes posible a recorrer el país y los países limítrofes con la fórmula Alfonsín-Binner para instalarse desde ahora en el electorado independiente. Pero el gobernador de Santa Fe debe sortear primero la primaria del 22 de mayo en su provincia, en la que su delfín enfrentará al titular del PS, el senador Rubén Giustiniani. Si llegase a perder, Alfonsín tendría que buscar otra figura como compañero.

Los otros dos candidatos, en cambio, se manifestaron a favor de un acercamiento con otros espacios por fuera del eje PS-GEN-CC. Sanz se cuida de no nombrar específicamente al PRO o al peronismo disidente y utiliza una ambigüedad muy distante de la contundencia con la que critica al Gobierno. “Voy a hacer todo lo posible para que el sectarismo del Gobierno no nos contagie a los demás. Que el sectarismo sea sólo cosa de ellos y lo nuestro sea la apertura, las ganas de futuro, la firmeza democrática y la voluntad de llegar a acuerdos lo más amplios posibles”, aseguró ayer, mediante un comunicado.

Esta semana, el vicepresidente volvió a escena con un libro sobre educación y un mensaje que ya le trajo problemas con los sectores orgánicos de su partido: replicar el modelo del Frente Cívico mendocino, que incluyó a un sector del peronismo disidente. Los operadores del vice aseguran que lo va a plantear “cuando llegue el momento” para que sea discutido hacia adentro del partido. “Está todo bien con Ricardo, llegado el caso, si hay una estrategia clara que pinta que puede ganar, podríamos acompañarlo. Pero si no, nosotros vamos a morir en la nuestra, como lo hicimos con la idea de no ir a la interna”, amenazó un hombre que visita a diario el despacho del vice en el Senado.

Más allá de las estrategias de cada dirigente, la libertad que la ley de primarias abiertas le otorga a cualquier a afiliado radical para presentarse como candidato presidencial se acota enormemente a la hora de establecer los frentes con otros partidos políticos. En el caso de la UCR, es la Convención Nacional la que tiene la facultad para aprobar la política de alianzas elaborada por el Comité Nacional y luego llevarla a la Justicia Electoral.

Es decir que cada sector deberá pelear hacia adentro de la Convención para torcer la balanza en favor de una u otra estrategia. En el escenario actual, Alfonsín tiene una mayoría consolidada en ese órgano partidario, principalmente por su reciente alianza con su ex enemigo, Leopoldo Moreau. El camino que desanduvo Cobos respecto de su partido, el ConFe, y la falta de estructura propia por parte de Sanz, hacen complicado prever un escenario en el que terminen conformando una alianza con un partido propio. A fin de cuentas, la pelea interna está planteada.

Compartir: 

Twitter
 

Ricardo Alfonsín, por el momento candidato presidencial de la UCR, y Ernesto Sanz, que desistió de la interna.
Imagen: DyN
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.