EL PAíS › PABLO SCHOKLENDER PRESTO DECLARACION INDAGATORIA POR EL PRESUNTO DESVIO DE FONDOS PUBLICOS

Con su propio relato de los hechos

El menor de los Schoklender hizo una larga exposición ante el juez Norberto Oyarbide. También declaró el ex contador de la Fundación Madres de Plaza de Mayo Alejandro Gotkin. Ambos siguen detenidos en Devoto. Sergio Schoklender está en el penal de Ezeiza.

Dos de los tres principales imputados en la causa sobre el desvío de fondos de la Fundación Madres de Plaza de Mayo dieron ayer ante la Justicia extensas y minuciosas explicaciones durante sus declaraciones indagatorias. Fueron Alejandro Gotkin y Pablo Schoklender, en tanto su hermano Sergio se había negado a responder preguntas porque argumentó que le habían sumado imputaciones y debía estudiarlas. Todos siguen detenidos, Gotkin y Pablo Schoklender en la cárcel de Devoto, mientras que Sergio está preso en la de Ezeiza, porque el juez federal Norberto Oyarbide les negó el pedido de excarcelación. Al cierre de esta edición la declaración indagatoria de Gotkin no había terminado.

Luego del trámite judicial, trascendió que el menor de los Schoklender había afirmado que las decisiones en la fundación las tomaba Hebe de Bonafini. Sin embargo, en diálogo con Página/12 su abogado Pablo Slonimsqui lo desmintió. “Mi cliente no dijo eso, algunas decisiones las tomaba Bonafini, otras no, nombró a quién tenía que nombrar, explicó adónde fue el dinero y por qué se usaron sus cuentas”, afirmó el letrado. E insistió en que Pablo Schoklender “no le echó la culpa a Hebe, se limitó a explicar con todo detalle sus tareas en la fundación y a responder una a una las imputaciones de la causa, contó episodios pero de ninguna manera deslindó todo en Bonafini”. Según Slonimsqui, la extensa explicación del imputado y ex apoderado de esa entidad tiene como objetivo “ordenar los aspectos torcidos de la investigación”, y dio como ejemplo el hecho de que el juzgado “está convencido de que por la cuenta de Pablo pasó dinero proveniente de ilícitos, cuando la fundación estaba al tanto del uso de esas cuentas y de las razones para ello”. Según fuentes judiciales, ante una pregunta sobre por qué recibió en su cuenta cheques de la Fundación Madres por seis millones de pesos, aseguró que la entidad estaba impedida de librar cheques y por ello apeló a su cuenta personal para hacerlo. En la indagatoria, Pablo dejó en claro que estaba distanciado de su hermano pero no lo incriminó, a diferencia de Gotkin, quien dijo que el dueño de Meldorek era Sergio Schoklender. Gotkin dijo que él ejecutaba “técnicamente” las órdenes que le daba Sergio, ya que no tenía un manejo independiente de la empresa constructora en base a paneles prearmados.

La declaración indagatoria de Pablo Schoklender fue interrumpida porque el juzgado debía realizar otras medidas, y continuará cuando el juez Oyarbide fije la fecha para ello. Entre las cuestiones en las que sí fue mencionada Bonafini, presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, fue despedir a su hermano Sergio, no permitir que volviera a entrar a la fundación y pagar sueldos.

En tanto, el juez Oyarbide afirmó que las indagatorias a las que fueron citados los Schoklender y Gotkin, titular de Meldorek, son “muy importantes para la causa. El juez ordenó el martes la detención de Sergio Schoklender, que se concretó en su juzgado luego de negarse a declarar, al considerarlo jefe de una organización ilícita que desvió más de 260 millones de pesos del Estado, destinados a la construcción de viviendas sociales. También pidió el arresto de Pablo Schoklender y de Gotkin, como organizadores de esa asociación, al entender que en libertad podrían entorpecer la causa. El menor de los Schoklender se entregó ese día en la comisaría 23ª.

Tras las detenciones de los Schoklender, trabajadores de obras del programa Sueños Compartidos de las Madres denunciaron que siguen cobrando sus sueldos “en negro” y pidieron la detención de los “cómplices políticos” de los hermanos. En tanto, Oyarbide citó ayer a indagatoria para el 21 de junio a tres directivos de empresas para determinar si facturaron millonarias sumas a las Madres por tareas que nunca habrían cumplido. En el expediente también están imputados Alejandra Bonafini, hija de Hebe de Bonafini, que deberá presentarse a indagatoria el próximo 31 de mayo; Viviana Sala, ex mujer de Sergio Schoklender, citada para el 22 de mayo, Gustavo Serventich, piloto personal de Sergio Schoklender, y el financista Daniel Laurenti, el 29 de mayo.

Compartir: 

Twitter
 

Pablo Schoklender declaró ante el juez Norberto Oyarbide y continúa detenido en Devoto.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.