EL PAíS › DOMINGUEZ HABLO DE LA DISPUTA CON LOS FONDOS BUITRE Y DEL VIAJE DE LOS LEGISLADORES A WASHINGTON

“No sólo está en juego la Argentina”

El presidente de la Cámara de Diputados destacó la unidad que oficialistas y opositores exhibieron en la capital norteamericana. Dijo que en las distintas reuniones que tuvieron dejaron en claro que defienden una causa nacional.

 Por Fernando Cibeira

Desde Washington

Aunque se sabe que aquí el fútbol no es pasión de multitudes, también hay cierto clima de expectativa por el Mundial que se nota en las conversaciones de los norteamericanos –además vive una importante comunidad latina– y en las vidrieras de los negocios. La delegación argentina hizo su aporte al regalarle a cada legislador con el que se entrevistó la camiseta de Lionel Messi. “Gustó mucho”, comenta el presidente de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez, en el bar del hotel donde se alojó parte de la comitiva de legisladores que llegó el lunes a Washington. Al mismo tiempo que se realiza la entrevista, a unas treinta cuadras de distancia, la Corte Suprema de Estados Unidos analiza qué resolución tomar respecto de la causa que el fondo buitre NML Capital le inició al Estado argentino. Domínguez, que organizó la visita de la que formaron parte kirchneristas y opositores, entiende que pudieron dejar bien en claro que se trata de una causa nacional pero que lo que está en juego excede incluso la situación argentina y afecta la posición soberana de los Estados ante el sistema financiero.

–¿Cómo surgió la idea de armar este viaje y esta comitiva?

–Los funcionarios de los diferentes organismos que estuvieron trabajando en la defensa de la posición argentina nos planteaban que quedaba pendiente una relación con los representantes republicanos y demócratas en el Parlamento, que es el lugar donde se hace el lobby en Estados Unidos y que los lobbies de los fondos buitre habían hecho una campaña furiosa en contra del país. Empezamos a reflexionar sobre el asunto con los diferentes bloques, coincidimos con que era una “causa país”.

–¿Costó armar la representación multipartidaria?

–Se planteó desde el comienzo, lo mismo que la redacción de un documento común. El bloque del FA-Unen hizo un documento de iguales características pero con correcciones por su lado. Y los demás bloques hicieron un documento común destacando que la deuda es causa nacional, de interés para las políticas públicas y para el pueblo argentino. La conformación de la delegación se complicó porque fue el día que la oposición no asistió al informe del jefe de Gabinete, pero luego Federico Sturzenegger confirmó su asistencia y Darío Giustozzi también.

–¿Las invitaciones fueron a título personal a cada legislador o se dejó a criterio de los bloques?

–Se invitó a todos los bloques. El bloque Unen no confirmó la presencia de nadie, aunque sí me alcanzaron su documento. Después yo invité a Martín Lousteau para que participara y él decidió ser parte de la delegación.

–¿A los diputados de la izquierda los invitaron?

–Fueron parte de la convocatoria, pero tienen una posición muy crítica. Lo mismo que Claudio Lozano, que dijo que tenía una postura contraria a la estrategia argentina.

–¿Recibió quejas de parte de algún sector de la oposición por el viaje y las invitaciones, por los que vinieron o no vinieron?

–No, es una causa país, superior a cualquier mezquindad partidaria o sectorial. No vale la pena siquiera analizar posiciones en contrario. Aquí fue altamente valorado el documento compartido y la presencia de legisladores de todas las fuerzas políticas. Cuando se producen estas cosas, al país le hace bien. Acá no está sólo en juego el rol de la Argentina, también está en juego el rol de los Estados soberanos frente al sistema especulativo financiero internacional. No es un tema menor la defensa de los Estados como instituciones que garanticen la organización de los pueblos. Si renunciamos a esto, renunciamos a la política y aceptamos entregarle al sistema financiero internacional la conducción de los países.

–¿Cuál fue el encuentro más productivo y qué sacaron en claro de las reuniones?

–Lo más positivo fue la representación multipartidaria. Se cumplió con el propósito de decir que Argentina tiene una posición común, que no es un tema de gobierno, sino que es un tema de Estado. Entre las reuniones más importantes estuvo, obviamente, la que tuvimos con Nancy Pelosi, la líder de los diputados demócratas. Tal vez la mayor sorpresa fue la que mantuvimos con Spencer Bachus, presidente emérito de la Comisión de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes, porque es un republicano que expresa su apoyo a la posición argentina contra los fondos buitre. Encontramos un republicano con comprensión de la Argentina y reconocimiento de la gestión de Néstor Kirchner y de nuestra Presidenta, de porfiar de la prepotencia de quienes han hecho del sistema financiero internacional una especulación carroñera.

–¿El resto de los legisladores conocía bien el caso argentino?

–Pedían más información, tenían una percepción bien difusa. Por ejemplo, no sabían del canje 2005, 2010, 2013 y que hoy estaba abierto para el 7 por ciento que no ingresó. Sí conocían la normalización con el Ciadi, el Club de París y el éxito de la gestión de YPF en esta etapa.

–Una de las reuniones más extensas fue la que mantuvieron con las autoridades de la Comisión de Relaciones Exteriores de Diputados, el republicano Ed Royce y el demócrata Elliot Engel. ¿Diría que fue donde se plantearon más cuestiones en concreto?

–Fue una reunión muy rica. Obviamente, el republicano planteó que las obligaciones estaban para cumplirlas en todos sus términos, desconociendo el acuerdo alcanzado con el 93 por ciento de los acreedores.

–¿Fue el único que les planteó una defensa de la posición de los fondos buitre?

–Exactamente. Le respondimos que los fondos buitre habían tenido ganancias extraordinarias con nuestros títulos de deuda. Creo que lo comprendió. Además, nos dijo que en Estados Unidos no sería posible conformar una comisión en defensa de un tema común y quedó abierta una agenda de trabajo para el futuro.

–¿También plantearon allí la necesidad de anular el Memorándum de Entendimiento con Irán?

–Sí, el representante demócrata, Elliot Engel, mostró una clara comprensión del tema de los fondos buitre, pero planteó su reserva, y el desconocimiento, del convenio de cooperación procesal alcanzado con Irán. Nosotros planteamos, y en esto también tuvimos una posición común, que el propósito era el esclarecimiento, la verdad y la justicia, que los muertos son argentinos y, lo que planteó la Presidenta, que al no tener resultados por otras vías se planteaba otra instrumentación que permitiera llegar a la justicia.

–Un tema recurrente fue sobre las posibilidades que se abrían a partir del descubrimiento del yacimiento de Vaca Muerta. ¿Hubo interés norteamericano al respecto?

–En el Consejo de las Américas quedó en claro, en un paralelismo de las dos economías, que el diferencial de competitividad está en el costo energético. Que el desafío de autoabastecimiento energético que planteó Cristina al Congreso va en la misma dirección que lo que plantea Obama, de alcanzar competitividad por tener energía en el propio país. Nos hemos encontrado además con una elevada consideración del gerenciamiento de YPF.

Compartir: 

Twitter
 

Julián Domínguez estuvo con James Clyburn, representante demócrata de Carolina del Sur.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.