EL PAíS › OPINIóN

El camino para recuperar las islas

 Por Oscar Laborde *

En el último mes, dos acontecimientos sobre Malvinas han puesto en evidencia la importancia que el tema sigue teniendo en lo profundo del pueblo argentino y en el contexto internacional, donde se desarrolla.

El primero de ellos ha sido el estupor con el que se recibió la resolución de la Corte Suprema de Justicia de la Nación al señalar que las torturas a los soldados conscriptos en Malvinas no son considerados delitos de lesa humanidad. El reclamo, frente a esta decisión, ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos planteado por la presidenta de la Nación, y que se está implementado en estos días, y el silencio de la oposición política ante este hecho demuestran que la cuestión Malvinas merece desde lo cultural y lo histórico una lectura más abarcativa y compleja.

El otro hecho es la ratificación por parte del gobierno nacional de una estrategia que ha puesto a Malvinas en todos los foros internacionales, no sólo en el marco de la ONU –sosteniendo sus resoluciones sobre colonialismo y sus reclamos de diálogo a las partes–, sino en otras instancias donde se debaten temas económicos, culturales y políticos.

El consenso de todos los países latinoamericanos, aun de los de origen anglófono, o ex colonias británicas, pone en evidencia que no es una mera consigna el hecho de que Malvinas ya no es una causa argentina sino de todo el continente al sur del río Grande.

Inglaterra está aislada en el contexto de las naciones y éste es el primer paso concreto para construir otro escenario para el diálogo, la paz y la negociación. Una prueba de ello es que frente a la actitud británica de acrecentar sus gastos militares, agitando el peligro que representa el gobierno nacional, sólo pudo ser sostenido por una prensa adicta a sus intereses coloniales pero no tuvo repercusiones más allá de las declaraciones de los funcionarios.

Argentina volvió a ratificar la paz como un elemento esencial de su estrategia y las notas enviadas a distintos organismos internacionales, desde la OEA, pasando por la Unasur, el Mercosur, hasta el G+77, demuestran la capacidad de maniobra y de consenso que se ha logrado en distintos estamentos de la política internacional.

Estamos transitando el camino para recuperar las islas Malvinas, con la firmeza de las convicciones pero abiertos al diálogo entre naciones soberanas. Más temprano que tarde, el status en que se encuentra la situación sufrirá un cambio cualitativo.

Se están generando las condiciones para ello, en donde el pueblo argentino percibe que detrás de cada hecho, alianza y posicionamiento que se realiza, está la convicción de construir un camino que permita cumplir con ese objetivo trazado.

* Director del Instituto de Estudios de América latina, CTA.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.