EL PAíS › SOLá DECIDIó NO POSTULARSE A GOBERNADOR BONAERENSE POR EL MASSISMO

“Mi candidatura no está más”

 Por Miguel Jorquera

Después de un amague de resistir los embates para que desistiera de su postulación, Felipe Solá terminó por bajar su precandidatura a gobernador bonaerense por el Frente Renovador. “Al haber dos candidatos seguros, no hay chances para un tercero de crecer”, se justificó Solá en alusión a la bendición que Sergio Massa dio a las candidaturas de Francisco De Narváez y Darío Giustozzi. Cerca de Solá sostienen que la decisión del diputado es porque no dispone de los recursos económicos para afrontar la interna massista bonaerense, pero que no abandonará su respaldo a la candidatura presidencial de Massa pese a los “tanteos” que hizo el macrismo para tentarlo de dar un salto a sus filas. En cambio, Mónica López se diferenció de Solá, ratificó su candidatura a gobernadora y dejó abierta la disputa que amenaza con resquebrajar al massismo provincial.

“Mi candidatura no está más. Tomé la decisión de retirar mi candidatura, frente a la proliferación de candidatos y sobre todo la reafirmación de parte de la jefatura del Frente Renovador de que había dos candidatos seguros; al haber dos candidatos seguros, no hay chances de un tercero para crecer”, anunció y se justificó Solá en una entrevista radial.

El diputado afirmó que “las razones” de su decisión “no son personales, sino políticas”, en un intento por bajar los decibeles de la confrontación interna que desató la idea de reducir los postulantes a la gobernación y en las que Solá tomó parte. “Alberto Fernández me presionó dos veces para que no volviera a ser gobernador. En 2006, por orden de (Néstor) Kirchner, y ahora, de Darío Giustozzi”, posteó entonces Solá en su cuenta oficial de Twitter, acusando al ahora operador massista de favorecer a otro candidato.

“Tengo muchos años de política y sé interpretar; no estoy con maracas festejando la decisión”, aclaró Solá sobre su frustrado intento por volver a ocupar el sillón de gobernador. El diputado apeló a un dicho campero para justificar su decisión: “Lo que pasa es que hay que tener cabaña en estos momentos, y yo no ando bien montado”. En el entorno de Solá tienen en claro la metáfora de su jefe: “Felipe no tiene los recursos económicos, que disponen De Narváez y Giustozzi para afrontar la campaña. Es un problema de dinero, no de votos”, afirmaron a Página/12.

Cerca de Solá también ratificaron su pertenencia al massismo, arriesgaron que podría ser parte de la lista “renovadora” al Parlasur, si finalmente se concreta la inclusión de las candidaturas de diputados al Parlamento del Mercosur en el proceso electoral en marcha, y descartaron otro destino político. Aunque admitieron que no faltaron tanteos desde el PRO para que pegara un salto a sus filas: “Miran a Felipe con bueno ojos, porque saben de su debilidad en la provincia. Están convencidos de que (Mauricio) Macri será el nuevo presidente y no quieren a un K puro ni al Colorado en la gobernación (bonaerense)”, dijeron a este diario.

Solá también dio muestras de su alineamiento con Massa. Reconoció que “está bien” que se “achique” la lista de candidatos a gobernador de ese espacio y sostuvo que Giustozzi y De Narváez “son los elegidos que seguro van a estar en la lista”. “Todos los candidatos tienen que ser clase A y si son clase A y B, no hay posibilidades”, afirmó.

Mónica López –que tampoco cuenta con el respaldo de Massa– no coincidió con la categorización de Solá: “Sigo siendo precandidata a gobernadora, no tengo más que decir, no adhiero a lo que dijo Felipe porque no lo he hablado en ese tono con Sergio”, afirmó.

Compartir: 

Twitter
 

El diputado Felipe Solá.
Imagen: Jorge Larrosa
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.