EL PAíS › MAURICIO MACRI INAUGURó LA NUEVA SEDE DEL GOBIERNO PORTEñO

Una mudanza para la campaña

El Ejecutivo local se mudó al edificio que hizo el Banco Ciudad para su casa central. Macri decidió usarlo luego de que la violenta represión en el Borda terminara con su idea de construir allí el centro cívico; ayer presentó la mudanza como un éxito de gestión.

 Por Werner Pertot

La luz entraba por todas las paredes. El techo ondulado, sujeto por pilares grises, regulaba el calor y el aire que entraban como la respiración de un animal de cemento. No se trata de un cuento de Isaac Asimov, sino la nueva sede de gobierno porteño que presentó ayer Mauricio Macri con tono de campaña. “Esta belleza arquitectónica es el emblema de un compromiso mucho mayor, no sólo para el sur sino como país”, señaló el candidato presidencial del PRO. También aprovechó para agradecer a su preferido para reemplazarlo, Horacio Rodríguez Larreta, por la mudanza. Las ovaciones y los aplausos lo cubrieron ante la mirada de su contrincante, Gabriela Michetti.

Se sabe: Macri buscaba una obra magna para inaugurar en 2015 durante su campaña presidencial. En un principio, iba a ser el centro cívico, que iban a construir en el Borda. La represión sin precedentes a pacientes, trabajadores, periodistas y diputados opositores por parte de la Policía Metropolitana cerró esa posibilidad a los balazos. En paralelo, el Banco Ciudad construía en Parque Patricios una nueva sede central. La idea surgió de la entonces directora Alejandra Caballero, quien se reunió con el arquitecto Norman Foster. Cuando fracasó el centro cívico, Macri decidió obtener la sede del Banco Ciudad y convertirla en la nueva sede del gobierno porteño. En un correcto inglés, ayer Foster le agradeció a Macri a quien trató de “jefe de Gobierno visionario”.

La presentación del edificio no ahorró en grandilocuencia: una orquesta de violonchelos tocaba en la puerta, donde circulaban delicados bocadillos de pollo en salsa teriyaki o queso de cabra. Entre los asistentes estuvieron los empresarios Cristiano Rattazzi (Fiat), Eduardo Elsztain (IRSA), Juan José Aranguren (Shell) y el conductor Marcelo Tinelli. El actual presidente de la Sociedad Rural, Luis Etchehevere, llegó escoltado por sus antecesores Luciano Miguens y Hugo Biolcati. También fueron invitados los ex jefes de Gobierno. El único en asistir fue Fernando de la Rúa, quien no quiso hacer declaraciones: “La política en la Ciudad está complicada. No quiero opinar”.

Parado en las escalinatas, Macri introdujo un video de once minutos con propaganda sobre la gestión PRO. “Es un día verdaderamente histórico. Esto tiene que ver con terminar con la división norte-sur”, afirmó antes de destacar algunas de las virtudes del edificio: está diseñado con todos los frentes vidriados para aprovechar al máximo la luz natural, el agua se reutiliza en distintas etapas. También utiliza un sistema de ventilación que se sincroniza con el clima.

El cambio de función del edificio (del Banco Ciudad a la sede del gobierno) viene recibiendo críticas de la oposición porteña. Ayer la jefa del bloque kirchnerista, Gabriela Alegre, presentó un informe en el que recordó la historia del edificio y señaló que esta transferencia significó un perjuicio al patrimonio del banco. El terreno fue comprado por el Instituto de la Vivienda de la Ciudad por 13 millones de pesos y el Banco Ciudad invirtió allí un capital que se podría haber destinado –según recordó la legisladora– a créditos hipotecarios.

Alegre destacó que las demoras que provocó en la ejecución de la obra llevaron a que costara el doble de lo que estaba previsto originalmente. La empresa constructora fue Criba, a la que Macri le agradeció ayer en varios tramos de su discurso. No hacía falta: el costo final superó los 400 millones de pesos. La legisladora también advirtió que unos 1500 empleados del banco que buscaban mejorar sus condiciones de trabajo y revertir el hacinamiento deberán seguir esperando.

Por el uso del edificio, el gobierno porteño acordó un alquiler al Banco Ciudad de 35 millones de pesos al año. La comisión interna del Banco Ciudad lo consideró “un paliativo que no garantiza la transparencia de los pagos ni resuelve el problema de fondo”. Todavía no se anunció si finalmente el gobierno porteño comprará el edificio o si lo permutará por otro (se mencionaba el Edificio del Plata). “Si bien la mudanza puede ser positiva para el desarrollo del sur, por detrás de la modernidad que se publicita existen oscuros manejos presupuestarios que demuestran la ineficiencia de la administración de recursos públicos por parte de Macri –advirtió Alegre–. Macri hizo uso del banco público como si fuera una de las empresas de su familia y convirtió la mudanza de su administración en un hecho de campaña.”

Compartir: 

Twitter
 

Macri y Vidal encabezaron el acto de inauguración de la nueva sede del gobierno porteño.
Imagen: José Casal
SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.