EL PAíS › ALICIA KIRCHNER PELEA POR LA GOBERNACION DE SANTA CRUZ

Un desafío en tierra propia

En la provincia hay ley de lemas. Por el oficialismo también se postula el gobernador Peralta. El candidato opositor es Costa.

 Por Alejandra Dandan

Desde Río Gallegos

Alicia Kirchner.
Daniel Peralta.
Eduardo Costa.

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner está en Santa Cruz. Emitirá su voto en Río Gallegos, a la misma hora y en la misma escuela donde lo hace desde años. Por la tarde, viajará de regreso a Buenos Aires. Los militantes esperarán los recuentos de votos en el Comando del Frente para la Victoria, el mítico pero ahora pequeñísimo bunker desde donde Néstor Kirchner inició la campaña en 2003. No son cábalas pero algo de eso hay. Gallegos duplicó los 40 mil habitantes de entonces. El kirchnerismo pasó a ser un símbolo de una construcción nacional pero aquí nadie parece dispuesto a despegarse de lo que trasuntan estos lugares. El camino de las elecciones de hoy, peliagudo, sobre el que hasta la oposición dice que es un escenario “para el infarto”, va a terminar de alguna manera el martes. A cinco años de la muerte de Néstor Kirchner, ese presidente cuyo cuerpo descansa entre cientos de remeras colgadas a modo de banderas por los militantes, se prepara un homenaje en el cruce de las calles Defensa y Pasteur, donde está hoy su monumento. Es el lugar donde inició las caminatas. Una imagen que lo muestra caminando, de saco desabrochado y al viento. El lugar, como finalmente dice la convocatoria, donde Néstor vive.

El camino desde el aeropuerto hasta el centro de Gallegos muestra el ritmo agitado de estas horas. Una gigantografía. Máximo Kirchner. Abrigado por una campera negra, los pelos un poco revueltos, abrazado a ese mismo viento patagónico. Siempre, dice el lema del Frente para la Victoria, abreviando el Siempre Santa Cruz. Mas adelante, afiches más o menos grandes, importantes o pequeños, ocupan todo espacio posible. Encimados entre postes de luz. En los puentes de la ruta. Sobre las escaleras. Son cientos en el ingreso a la ciudad, en los semáforos y las avenidas cortadas cada poco por pasacalles. Unos son los del FpV, con la fórmula encabezada por Daniel Scioli a presidente, Máximo a diputado nacional y Alicia Kirchner a gobernadora. Los otros pertenecen al principal arco opositor, el combo de Unión para Vivir Mejor que congrega aquí a Cambiemos y UNA con dos candidatos a gobernador: el radical con más chances, Eduardo Costa y el massista, Osvaldo Pérez.

Los viejos le siguen diciendo avenida Roca a la avenida que hoy es presidente Néstor Kirchner. La Kirchner enlaza los extremos de la ciudad. De un lado, la Casa de Gobierno donde hoy estará la mesa de cómputos provincial. A pocas cuadras, el centro de cómputos desde donde los radicales harán sus propias cuentas, en paralelo a las oficiales, esta vez, a diferencia de las PASO, con carga simultánea en Internet. A más cuadras todavía, el Comando del FpV que ayer preparaba su espacio. Entre militantes que iban y venían, mesas con boletas, un vecino que entra a preguntar y una invitación colgada y repetida que convocaba al “sé parte de la caminata eterna, publicá tu foto en nuestros perfiles”. A esa hora, mediodía, evaluaban ahí sacar el escenario que siempre está adentro y ponerlo afuera, sobre la calle. Todo un dato.

Santa Cruz tiene 237 mil electores habilitados para el voto. Río Gallegos con 87.743 concentra al 35 por ciento. Caleta Olivia con 41.493 concentra 17,5 por ciento. Son las dos ciudades mas importantes. La elección es por ley de lemas y no hay ballottage. Un candidato acumula los votos del que pierde dentro de su mismo espacio. Y se puede ganar por un voto. Por eso el infarto. El FpV lleva una sola lista de diputados nacionales encabezada por Máximo Kirchner y tiene dos candidatos a gobernador: Alicia Kirchner y el actual gobernador de la provincia, Daniel Peralta. El frente Unión para Vivir Mejor tiene hacia arriba una suerte de interna entre Mauricio Macri y Sergio Massa, y hacia abajo un candidato a diputado nacional, Héctor Roquel, y los dos candidatos a gobernador: Costa y Pérez. También se votan candidatos al Parlasur, diputados nacionales y provinciales, intendentes y concejales. Un enorme caudal de nombres multiplicados por los lemas. Boletas con diez cortes a la vista en cuartos oscuros donde se dice que habrá 100 tipos de boletas distintas. Las dos fuerzas principales esperan tener resultados provisorios a gobernador con tendencias ciertas cerca de las once de la noche. Los otros resultados se irán sumándose durante la larguísima madrugada.

La tensión más local está puesta en Gallegos y Caleta. Gallegos siempre fue dura con el kirchnerismo, la misma dinámica que ocurre en otros centros urbanos. Acá sostienen que Néstor ganaba la provincia porque ganaba el interior y Caleta Olivia, aunque perdía en Gallegos. En 2011, cuando Cristina ganó con el 76,46 por ciento, muy lejos del 11,86 de Ricardo Alfonsín, Peralta sacó 51 por ciento, seguido de cerca por Costa con 45,70. Peralta ganó Gallegos y Costa, Caleta.

En las últimas PASO las cosas salieron distintas. Scioli le sacó mas de 20 puntos de ventaja a Macri y a Massa. Máximo fue el candidato más votado individualmente. Pero como ahora están en juego los lemas, también se miran los números acumulados de esos espacios y cómo suman o dejan de sumar los dos candidatos que lleva la oposición. Por eso el infarto. En las PASO, el FpV ganó en Caleta Olivia pero perdió en Gallegos. La capital venía de 100 días paro por un conflicto disparado por una interna gremial con semanas de basura acumuladas en las calles. Tras los resultados, el FpV concentró parte de su campaña allí. Situación que no dan por revertida pero sí por mejorada. Cambió la gestión de gobierno, se asfaltaron 200 cuadras, se potenciaron las obras y atendieron demandas de salud y producción. Alicia y Máximo salieron a recorrer alternativamente cada localidad de la provincia con esa lógica del ir llegando desde adentro, como lo hacía Nestor, pero reforzaron Gallegos. También la última semana. El último spot de Máximo habla de eso. Un video que usa las redes para multiplicarse. “Acá en Río Gallegos hemos empezado a reconstruir la resurrección de una ciudad”, va diciendo mientras suceden imágenes de cambios. Y termina: “Prefiero perder una elección acá en Gallegos que ponerla de rodillas para irme contento a mi casa”.

Con Caleta siguen las dudas. Hasta las PASO había problemas con los petroleros y el conflicto medular del agua. El FpV ganó. Aún así se reforzó presencia. Cristina hizo desde ahí una de las últimas cadenas nacionales. Alicia y Máximo, que venían alternándose en el resto de las localidades, confluyeron ahí. Alicia entró a locales sin avisarle a nadie. Intentó ese contacto directo con la gente que buscó el FpV durante toda la campaña. Dicen que aunque los compañeros intentaban pararla, ella avanzaba lo mismo. Es que ese es un punto difícil. En Caleta está Facundo Prades, intendente y candidato a revalidarse que hizo alianza con Costa. Eso puede jugar en contra. O a favor si, como interpretan algunos, los lugareños entienden que esa alianza es una suerte de farsa entre candidatos que hasta hace poco se tiraban munición pesada. Pero ese escenario dice además otras cosas. Esta vez sobre los radicales. Saben que el FpV es fuerte en buena parte de los 14 municipios, tiene intendentes leales y los intendentes traccionan. Para evitar repetir errores de otras épocas, los radicales afirman que intentaron federalizar esta campaña. En esa línea aparece Pérez, que es de Pico Truncado.

Por algunas de estas cosas persisten las dudas en ambos espacios. Scioli no es Cristina. Pero puede traccionar. Alicia construyó a Peralta como su gran otro en muchos de discursos de campaña. Peralta habló de Costa. Costa de Alicia. Máximo apuntó, en cambio, a los poderes fácticos.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.