EL PAíS › CRUCE DE LAS CANCILLERIAS BRITANICA Y ARGENTINA

Aniversario con mal clima

La decisión argentina de dar por caído un acuerdo para la explotación de hidrocarburos en el Atlántico Sur provocó ayer la reacción del Foreign Office, que lo consideró un “retroceso” en la relación bilateral. Taiana respondió que no abandonará sus reclamos.

El gobierno británico consideró “lamentable” la decisión argentina de cancelar un acuerdo sobre hidrocarburos y advirtió que se trata de “un retroceso” en la relación bilateral. En respuesta, el canciller argentino, Jorge Taiana, señaló a Página/12 que el propio Reino Unido reconoció en su comunicado que el acuerdo estaba paralizado y advirtió que “nada acallará” el reclamo por la soberanía sobre las Islas Malvinas.

El conflictivo anuncio que puso fin al acuerdo de exploración y explotación de hidrocarburos fue realizado anteayer por el propio Taiana, luego de un encuentro con el presidente Néstor Kirchner y la primera dama, Cristina Fernández. Al respecto, los medios de prensa británicos, como el Daily Telegraph, The Guardian y The Times, calificaron en sus ediciones de ayer de “preocupante señal de deterioro de las relaciones” bilaterales.

Pero el Foreign Office –la cancillería británica– no fue menos dura. En un comunicado difundido ayer señaló:

- “Lamentamos la decisión argentina de retirarse del acuerdo emanado de la Declaración Conjunta del 27 de septiembre de 1995 sobre Cooperación en Actividades Offshore en el Atlántico Sudoccidental. Esto constituye un retroceso”.

- “La decisión argentina hará que cualquier cooperación futura en este ámbito se torne más difícil. Esta lamentable medida no ayudará de ninguna forma a la Argentina en su reclamo por la soberanía de las Islas”.

Taiana consideró exagerada la reacción británica, sobre todo porque en un tramo del propio comunicado del Foreign Office reconoce que el acuerdo sellado en 1995 no caminaba. En rigor, el textual de los británicos es que “durante varios años se registró escasa actividad conjunta en el marco de la declaración de 1995”.

“La verdad –consideró el canciller argentino– no tenía sentido mantener ese acuerdo porque del ’95 al 2000 se la pasaron reuniéndose para ver qué habían firmado. En el 2000 abrieron un ‘período de reflexión’, lo que se convirtió en una suerte de congelamiento virtual. Al final, terminó siendo un acuerdo que sólo le servía al gobierno británico, quien decidía unilateralmente para la explotación de las áreas petroleras sin la participación argentina.”

–El comunicado de la cancillería británica señala que el Reino Unido realiza permanentes gestos hacia la Argentina y que es nuestro país el que se muestra renuente a un entendimiento –observó Página/12.

–La comunidad internacional viene reclamando que Argentina y Gran Bretaña se sienten a negociar la soberanía de las islas y son ellos los que no se sientan.

–Uno de los gestos a los que los británicos aluden es a la invitación realizada a la Argentina para participar de un acto de conmemoración por el 25o aniversario de Malvinas.

–Ellos decidieron hacer una celebración militarista. El propio Tony Blair dijo que hubiera hecho lo mismo que Margaret Thatcher de haber estado en su lugar. Pero nosotros no vamos a participar: políticamente ellos quieren hacer que esta celebración por los 25 años sirva para acallar nuestros reclamos de soberanía. Pero nada nos acallará, el gobierno de Kirchner ha mantenido su reclamo en todos los foros internacionales, con lo que la disputa mantiene vigencia.

A pesar de semejantes posturas –de uno y otro lado–, el gobierno argentino amaneció negando que planee entorpecer el vínculo con el Reino Unido, pero explicó que la cancelación del acuerdo suscripto en 1995 sobre explotación y exploración de hidrocarburos en el Atlántico Sur es resultado de “una política de reafirmación plena de los derechos soberanos de la Argentina” sobre el archipiélago, según textuales del jefe de Gabinete, Alberto Fernández.

“Las islas Malvinas son argentinas y, por lo tanto, tenemos que preservar nuestra soberanía y decir claramente que el único que tiene derechos, inclusive comerciales, sobre esas islas es la Argentina”, aseveró Fernández.

De algún modo, el jefe de Gabinete también terminó haciendo un contrapunto con los británicos, que en su comunicado ratificaron su postura respecto de la soberanía sobre las Islas: “El Reino Unido –dice el escrito– cree firmemente que los isleños tienen derecho a la autodeterminación y no negociará sobre soberanía a menos que y hasta que los isleños así lo deseen”. A propósito de los isleños, el gobierno de las islas evitó polemizar con el gobierno de Kirchner y aprobó “recibir la visita de familiares” de soldados argentinos caídos en la guerra para que recorran el cementerio de Darwin, en un viaje que viene organizando la embajada del Reino Unido en Buenos Aires.


Diputados

La guerra de Malvinas es aún un tema difícil de abordar para la sociedad y para los propios políticos. Lo reflejó el homenaje que la Cámara de Diputados rindió ayer a los caídos a 25 años del conflicto, en el que cada orador mostró sus dudas sobre cómo abordar políticamente la controversia. Pero casi no hubo fisuras para apoyar la decisión del gobierno nacional de abandonar la “política de seducción” hacia Gran Bretaña y así obligarla a sentarse a la mesa de negociaciones para resolver el tema de la soberanía.

Compartir: 

Twitter
 

El gobierno de Blair consideró lamentable la decisión argentina.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.