EL PAIS › OPINION

Ni una sola clase

 Por Martín Viale *

Egresé hace dos años de la Escuela Carlos Pellegrini, colegio del cual estoy orgulloso y al cual le debo mucho. Es por eso que, ante la actual situación, no puedo quedarme callado.

Más allá de que la elección del rector de la escuela es absolutamente antidemocrática (el titular de la UBA, Ruben Hallu, puede elegir a quien le plazca), hoy lo que me preocupa es algo más grave aún, si bien está relacionado con esto último.

Escribo para contarles sobre la persona que ha sido electa: Jorge Fornasari.

Es profesor de Matemática del colegio desde hace varios años y yo lo tuve en quinto. Sinceramente, no dio una clase en todo el año y, si la dio, fue cualquier cosa. No aprendimos nada. Estoy estudiando Ingeniería Civil en la UBA y a cursar Análisis Matemático del Ciclo Básico Común la verdad es que podría haber llegado con un montón de cosas sabidas (ya que el programa de la materia Matemática de quinto año del Pelle es muy parecido al de Análisis del CBC), pero gracias a Fornasari llegué sabiendo nada. (A continuación copio el link de un topic del foro del colegio, creado mucho antes de que Fornasari se postule como rector, en el cual se ven las opiniones de otros alumnos que lo han tenido: http://www.foropelle.com.ar/colegio/17136-fornasari.html) Claramente, quien lo ha tenido como profesor puede dar fe de que lo que menos hace es enseñar.

El colegio tiene muchos docentes que son excelentes y da mucha bronca que una persona que no da clases cobre igual que otra de las antes mencionadas. Y mucha más bronca que llegue a ser rector.

Personalmente, creo que esto es una clara evidencia de que el puesto de rector no es más que un mero formalismo y que las decisiones del colegio son tomadas directamente por el Consejo Superior de la UBA, centralizando todo el poder en una pequeña cúpula. En otras palabras, ponen a alguien que sea fácilmente manipulable y luego “lo manejan” desde arriba. Ya ocurrió en 2007, cuando tuvimos el conflicto de Juan Carlos Viegas, una persona totalmente ajena y sin contacto con la escuela que luego de cinco meses debió renunciar al cargo de rector, por un rechazo mayoritario de la comunidad educativa. Mientras duró el conflicto, se nos trató de vagos, “tomaescuelas”, cuando lo único que queríamos era dialogar (cosa que desconoce el Consejo Superior) para tener un mejor futuro, no sólo nosotros, sino también las generaciones venideras del colegio.

Por eso, creo necesario que la opinión pública conozca esta realidad, para que la gente ajena al colegio se entere de esto. Porque después se escucha decir: “Ahh, estos del Pellegrini o el Nacional que no estudian nunca y viven tomando el colegio”, y da mucha bronca porque es la misma gente que luego se queja de que la educación es mala y los niveles son bajísimos. Poniendo a un profesor que no daba clases al frente de una institución es como realmente se baja el nivel educativo. A veces es preferible perder una semana de clases por una toma que aceptar que una persona totalmente incompetente para el cargo conduzca un colegio y lo desprestigie. Yo ahora soy egresado y, créanme, me duele muchísimo que le hagan este tipo de cosas a la escuela, porque es sabido que ayudan a destruirlo como institución.

Para terminar, quiero decirles que no escribo esto con una intención política ni nada similar, sino simplemente porque cuando uno se siente bien y está agradecido con alguien, lo menos que puede hacer es defenderlo. Y yo quiero defender al Pelle.

* Egresado de la Escuela Carlos Pellegrini, promoción 2009.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
  • Ni una sola clase
    Por Martín Viale *
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared