SOCIEDAD › LAS COOPERATIVAS DENUNCIAN A UNA DEPENDENCIA DEL GOBIERNO PORTEñO Y A EMPRESAS RECOLECTORAS

Una mafia les roba a los cartoneros

Los recicladores denuncian que una organización “desvía hacia negocios particulares” el material reciclable que producen los grandes generadores y que, por ley, deben ser llevados a los centros verdes que administran los cartoneros.

 Por Eduardo Videla

Cinco cooperativas de cartoneros denunciaron ayer que existe “una mafia enquistada en la Dirección General de Limpieza” del gobierno porteño, que “opera desde hace muchos años y a la que funcionarios macristas de la Subsecretaría de Higiene Urbana se adaptaron con sorprendente rapidez”. Esa organización, según la denuncia de las cooperativas, se dedica a “desviar hacia negocios particulares el material reciclable” que debería ser destinado a los cartoneros. Se trata del producto de la separación en origen que hacen los grandes generadores (edificios de más de 18 pisos, hoteles cinco estrellas y oficinas públicas), que deberían ser llevados a los centros verdes operados por las cooperativas. “A cambio, nos llenan de basura orgánica que no es reciclable”, protesta Cristina Lescano, de la Cooperativa El Ceibo. Para ello, sostiene la denuncia, cuentan con la complicidad de empleados de las empresas recolectoras. En el gobierno investigan la denuncia, que amenaza con desatar una nueva interna en el Ministerio de Ambiente y Espacio Público, el que más renuncias lleva en su cuenta desde que se inició la gestión macrista.

La denuncia fue realizada por las cooperativas El Ceibo, El Alamo, Del Oeste, Reciclando Sueños, El Amanecer de los Cartoneros y el Movimiento de Trabajadores Excluidos. En un documento que difundieron anoche, le reclamaron al gobierno de Mauricio Macri que desplazara a los funcionarios que están a cargo de ese sector.

La Dirección General de Limpieza, organismo encargado del control de las empresas recolectoras, está a cargo de Alberto Términe. Si bien no hay acusaciones contra este funcionario, se sabe que no cuenta con el respaldo del ministro de Ambiente y Espacio Público, Juan Pablo Piccardo, al punto que ocupa el cargo sin que haya sido firmada su designación, según pudo saber este diario. Términe llegó a ese lugar de la mano del ex subsecretario de Higiene Urbana Gustavo Grasso, un hombre del también renunciado Carlos Tramutola, pero pese a la dimisión de su mentor, permaneció en ese lugar. Ahora, depende de Eduardo Terregni, otro hombre de Grasso que quedó a cargo de Higiene Urbana. Terregni se desempeñó en Manliba y es uno de los principales redactores del pliego para la futura licitación de la recolección de residuos, que en los próximos días el gobierno enviará a la Legislatura.

Términe también tiene antecedentes en la empresa privada: como gerente de inversiones de la AFJP Siembra, fue investigado en una causa por estafa contra los afiliados, un caso que el periodista Julio Nudler publicó en Páginal12. La Justicia le dictó a Términe la falta de mérito.

La denuncia formulada por los cartoneros hace referencia a episodios que se vienen produciendo desde “hace años” en la Dirección de Limpieza, pero que los funcionarios a cargo no deberían desconocer. “No hemos visto hasta ahora ningún movimiento para desarticular esa mafia”, sostienen.

Concretamente, las cooperativas sostienen que han detectado que empleados de las empresas recolectoras desvían los materiales reciclables que deberían llevar a los centros verdes, galpones donde los recuperadores los clasifican. De acuerdo con las resoluciones 50 y 808 del ministerio, los grandes generadores de residuos tienen la obligación de separar en origen los residuos reciclables y los orgánicos. En esa categoría entran los hoteles 5 estrellas, las oficinas públicas y los edificios de más de 18 pisos. Esos materiales son levantados por las empresas y llevados a los dos centros verdes.

Los cartoneros señalan a empleados de las empresas Cliba y Aeba. “Tenemos filmaciones que demuestran cómo esos materiales son desviados, vendidos a particulares, mientras que a los centros verdes llevan basura reciclable mezclada con orgánica”, dijo a Páginal12 Cristina Lescano, de El Ceibo. Esta situación, según la presidenta de la cooperativa, está haciendo fracasar las políticas oficiales de reciclado. “Recolectamos más materiales en nuestra recorrida por Palermo que lo que traen las empresas”, agregó.

Las cooperativas proponen que el Movimiento de Trabajadores Excluidos “realice la recolección diferenciada”.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

Las cooperativas aseguran que tienen filmaciones del desvío de materiales reciclables.
Imagen: Leandro Teysseire
SUBNOTAS
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.