SOCIEDAD › COMO SE TRANSFORMARAN EN DATOS LAS ENTREVISTAS DE LOS CENSISTAS

De las planillas a los números

Después del censo, llega otra tarea monumental: convertir en estadísticas los resultados de cada una de las entrevistas. Cómo es el proceso técnico para lograrlo y cómo se corrigen los posibles errores que hubiese en las planillas.

 Por Carlos Rodríguez

Terminada la tarea de los 600 mil censistas en todo el país comenzará ahora una labor titánica destinada al acopio y al análisis de los datos recogidos, cuyos primeros resultados se conocerán antes de la Navidad, el 15 de diciembre próximo. Lo primero que se sabrá del Censo Nacional de Población, Hogares y Viviendas 2010 es la cantidad de habitantes –se estima que hay unos 40 millones 500 mil– y la cifra global de viviendas. Se conocerán entonces los totales del país, de cada provincia y de cada departamento o partido. Estos datos provisorios corresponden a las respuestas más elementales contenidas en el “cuestionario básico”, mientras que los datos que se requirieron en el “cuestionario básico ampliado” (si las viviendas tienen luz eléctrica, agua corriente, cloacas, etcétera) recién comenzarán a saberse en el 2011, esta primera parte complementaria en junio y los datos totales en el mes de diciembre de ese año.

En diálogo con Página/12, Roberto Muiños, secretario ejecutivo del Comité Operativo del Censo, explicó que una vez terminada la tarea de los censistas “ellos entregaron el material reunido a su Jefatura de Radio”. La entrega comprendió las planillas de control de recorrido, los cuestionarios básicos y los ampliados, tanto de viviendas como de personas. Los jefes de Radio guardaron los formularios y planillas en cajas debidamente protegidas para evitar cualquier adulteración o pérdida. Las cajas fueron remitidas luego a los jefes de Fracción. En cada provincia o zona del país, las cajas ya están siendo remitidas, por medio del Correo Argentino, a la ciudad de Buenos Aires, donde se realizará el procesamiento de todos los datos.

Para recibir y trabajar ese material, el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) dispone de un Centro de Procesamiento, en la localidad bonaerense de Don Torcuato. Muiños estimó que todo el proceso de acopio de planillas y formularios demandará “entre 14 y 20 días”. Como el trabajo por realizar “es muy complejo, no se puede dar un tiempo preciso, dado que tiene que confirmarse que estén completos todos los segmentos censales. De haber faltantes, el problema tendrá que ser solucionado”.

En el Censo 2001, por ejemplo, hubo deficiencias como la falta de cobertura en algunas villas, en barrios como Lugano y también en localidades del partido de La Matanza. Uno de los problemas, en ese año, fue el conflicto docente, que hizo que muchos de ellos desistieran de participar en esa tarea. El Censo 2001 se hizo un fin de semana, el 17 y 18 de noviembre, poco antes de la crisis que determinó la caída del gobierno de Fernando de la Rúa.

Las planillas y formularios del Censo 2010 fueron confeccionados con una tinta de pigmento especial y los censistas utilizaron lápices con un grafito también especial, a fin de garantizar que los veinte scanners de última generación que se utilizarán para armar la base de datos registren imágenes nítidas que impidan cualquier tipo de error. “Por esa misma razón, los censistas han sido instruidos para que dibujen los números y los demás datos con buena letra, para que no haya dudas.”

En abril ya estarían incorporados al sistema todos los datos reunidos por los censistas, y hasta el mes de junio se realizará un proceso de “consistencia de la base de datos” para corregir “cualquier tipo de error o incompatibilidad que se haya deslizado en la base” de información. Muiños precisó que a veces puede ocurrir que “en los datos correspondientes a un chico de dos años figure que tiene el secundario completo; ésos son problemas habituales que se corrigen”. Explicó que se cuenta “con programas estadísticos diseñados para corregirlos” en forma automática.

Para este Censo 2010, el Indec cuenta con un Programa de Consistencia desarrollado por el Instituto de Estadística de Canadá, “reconocido a nivel internacional como uno de los mejores del mundo”, aseguró Muiños. El programa que se aplicará es el Canceis (Canadian Census Edit Imputacion Sistem). Por medio de la tecnología disponible se podrá contar, hacia mediados de mayo, con todos los datos correspondientes al “cuestionario básico ampliado”, que se darán a conocer en junio.

Además del número total de habitantes y viviendas, ese cuestionario ampliado especifica los lugares en que están instalados esos hogares y si cuentan con servicios tales como luz eléctrica de red, cloacas, gas natural, agua corriente, si se registraron inundaciones en la zona en los últimos cinco años y si hay basurales permanentes, entre otros datos.

Por último, la información recogida por los censistas en el “cuestionario ampliado de viviendas particulares y personas” recién se dará a conocer en diciembre de 2011. Allí se describe el tipo de vivienda (casa, departamento, rancho, casilla), el número de habitantes en cada hogar, el número de personas que estaban viviendo en la calle entre la noche de ayer a hoy, y datos personales como si tiene cobertura de salud, si tiene jubilación o pensión, si tiene educación primaria, secundaria o universitaria, si tiene trabajo y qué tipo de trabajo, etcétera.

Compartir: 

Twitter
 

Lo primero que se sabrá es la cantidad de habitantes y viviendas.
Imagen: Bernardino Avila
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.