EL PAíS › OPINION

El hombre que cambió el país

 Por Rodolfo Mattarollo *

Cuando aún no se habían disipado las tinieblas del 2001 apareció este Presidente casi desconocido para las vastas mayorías y tomó esas medidas sorprendentes, sin las cuales no habría hoy política de derechos humanos ni Estado de Derecho: esa depuración que llevó a establecer una Corte Suprema ejemplar, el cambio de las cúpulas militares y la anulación de las leyes de impunidad. Más tarde vendrían los actos simbólicos que quedarán en la historia, como el hecho de ordenarle al jefe del Ejército que descolgara los retratos de los dictadores en el Colegio Militar y la recuperación para la democracia de los centros clandestinos de detención, empezando por la emblemática ESMA. Y las medidas económico-sociales continuadas por Cristina que llevaron a la Cepal a afirmar que por primera vez en 500 años la región crece sin aumentar las desigualdades y que la creación de empleo está liderada por la Argentina.

A veces nos es difícil sentir que sopla el viento de la historia. En ocasiones se diría que cuesta ser contemporáneos de nuestro propio presente. Ahora que él no está quizá se comprenda retrospectiva y, ¡ay!, tardíamente, la contribución audaz y decisiva de Néstor Kirchner para hacer de la Argentina un país más digno y más humano para todos. En efecto, cuando él se va deja un país más igualitario y menos discriminatorio que el que recibió en aquel lejano y pronto olvidado 2003: pueden dar testimonio de esto desde los jubilados hasta las minorías sexuales.

Le debemos a Néstor haber encontrado con inesperada genialidad política la brecha del laberinto neoliberal, la puerta escondida de una democracia avanzada, que él tuvo la insolencia de franquear en cuestiones clave de la economía y de la sociedad. La tarea es ahora evitar el retroceso y cerrar filas en torno de la Presidenta de la República, ayudarla en este momento de dolor y de zozobra. El desafío es profundizar el camino por el que gracias a la sorpresa del gobierno de Néstor Kirchner –esa verdadera primavera democrática– hemos transitado todos hacia un país mejor, incluso muchos que en el campo popular han recorrido ese camino, a veces se diría, casi sin darse cuenta.

* Embajador. Representante de la Unasur en Haití.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.