SOCIEDAD › CAMPAÑA CONTRA EL ROBO DE BIENES ARQUEOLOGICOS

Los fósiles no son un souvenir

Prender un ventilador para soportar los días de calor sí está permitido, pero usar el abanico conmemorativo del centenario con una vista de la Plaza de Mayo, definitivamente, no lo está. Este es uno de los pares de imágenes de la campaña gráfica lanzada por la Secretaría de Cultura de la Nación que, a partir de comparaciones graciosas, busca instalar un tema serio y grave: el robo y venta de bienes arqueológicos y paleontológicos, delito que ocupa el tercer lugar en el ranking mundial de tráficos ilícitos.

Si cada una de las piezas audiovisuales no genera risa, por lo menos, arrancará una sonrisa a los turistas y viajeros ocasionales que acudan a uno de los 14 aeropuertos, los dos puertos internacionales o los más de 50 pasos de frontera del país donde se implementará la iniciativa que acaba de lanzarse y finaliza a fines de marzo de 2007.

Se trata de nueve pares de imágenes que, por oposición, señalan cuáles son los bienes artísticos que es necesario proteger apelando a situaciones que atrapan la atención de los transeúntes, como por ejemplo la panza de una joven con un tatuaje de un pez con la consigna “Llevar éste, sí” y al lado la foto de una laja con impresión de pez óseo con el mensaje “Llevar éste, no”.

Además de los afiches y carteles, la campaña será acompañada de un video institucional que será difundido en los medios masivos y en los pasillos y salas de espera de los puertos y el envío de información por correo electrónico. Todas estas herramientas tienen el mismo objetivo: sensibilizar a la población sobre la importancia de los bienes culturales y además alentar a conocer, respetar y preservar la herencia cultural.

“Es la primera vez que se lanza una iniciativa de este tipo. No tiene como eje difundir las penas por robar estas piezas, sino que la gente sepa que si continúa este saqueo seguirá el proceso de depredación del patrimonio cultural del país”, sostuvo a Página/12 el secretario de Cultura, José Nun. Luego remarcó la importancia de aumentar los esfuerzos en la capacitación del personal aduanero para que se evite el tráfico de bienes a otros países.

El tráfico de bienes culturales genera seis mil millones de dólares al año en el mundo y la Argentina no se encuentran exceptuada de este delito. Por ello, desde la secretaría acaban de armar la Lista Roja Argentina, una herramienta que contiene los bienes más expuestos al saqueo y cuya comercialización y exportación definitiva están penadas por la Ley 25.743. El registro, elaborado por el Museo Argentino de Ciencias Naturales Bernardino Rivadavia y el Instituto Nacional de Antropología y Pensamiento Latinoamericano, está a disposición del público en la página de Internet de la cartera www.cultura.gov.ar.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.