DEPORTES › SIMEONE DECIDIó IRSE DE RIVER TRAS LA ELIMINACIóN EN GUADALAJARA

La renuncia entre los dientes

Sin objetivos a la vista, último en el Apertura y abatido por la falta de respuestas del plantel, el Cholo les avisó a los dirigentes que mañana ante Huracán será su último partido. En la sucesión suenan Gallego, Pumpido y Ramón Díaz.

La eliminación de la Copa Sudamericana, el único objetivo en pie que tenía River para lo que resta del semestre, desencadenó finalmente la renuncia de Diego Simeone para la dirección técnica del equipo. El DT ya les comunicó la decisión a los dirigentes pero, atendiendo a la proximidad del partido ante Huracán por la decimocuarta fecha del torneo Apertura, en el que el conjunto de Núñez marcha sorpresivamente último, el entrenador dirigiría mañana, a modo de despedida. Por ahora no hay candidatos firmes para reemplazarlo, aunque suenan los nombres de Américo Rubén Gallego, Nery Pumpido y Ramón Díaz.

“Después del que quizás haya sido el mejor partido de la era Simeone, nos causó mucha sorpresa su renuncia”, admitió ayer el dirigente Rodolfo Cuiña, integrante del consejo de fútbol de River. Cuiña asistió a la reunión que el técnico y el presidente del club, José María Aguilar, sostuvieron tras la eliminación de la Copa Sudamericana, que significaba el objetivo número uno para los riverplatenses. En la última posición del torneo Apertura, River no tendrá más incentivo para lo que resta del torneo que intentar cambiar la mala imagen entregada durante el semestre, luego de haber obtenido el título del torneo Clausura que les aseguró un lugar en la Copa Libertadores del 2009.

La sensación de impotencia con la que Simeone terminó el partido ante las Chivas pudo más que las palabras de los dirigentes, que intentaron retenerlo en sus funciones, al menos hasta diciembre, cuando terminaba su contrato. Pero Simeone no cambió de idea, ya había tomado la decisión de abandonar el grupo, acaso para descomprimir la presión en la que terminó atrapado debido a la escasez de resultados positivos. Por eso, luego del entrenamiento que el plantel realizó ayer por la mañana en un campo deportivo de la ciudad de Guadalajara, Simeone volvió a reunirse con Aguilar y ratificó su decisión.

La buena presentación de River ante los mexicanos (que, si bien no alcanzó para lograr la clasificación, sirvió para levantar la moral de un grupo alicaído) dejó abierta una puerta para que Simeone dirija mañana por última vez a River ante Huracán. Debido a la proximidad del partido por el torneo local y a que River tenía previsto regresar hoy al mediodía al país, el DT consideró que no había tiempo para que alguien asumiera el interinato. De esta manera, Simeone concluirá su ciclo como entrenador millonario en el Monumental.

De su paso por River quedará el recuerdo del título obtenido en el semestre anterior, luego de cuatro años de desaciertos y sequía, la pelea con el ídolo Ariel Ortega, dos superclásicos perdidos y una mano fracturada por la bronca y el mal trago de haber conducido a River en la peor campaña de su historia. Todo eso condimentado por la eliminación de la Copa Libertadores en manos de San Lorenzo, en un partido que River ganaba en el Monumental por 2-0, tenía dos hombres más y acariciaba la clasificación, y en menos de cuatro minutos, con Andrés D’Alessandro como abanderado, San Lorenzo le empató para terminar quitándole el pasaje a los cuartos de final del certamen.

Muchas situaciones en menos de un año, ya que Simeone, después de ser campeón con Estudiantes en el Apertura 2006, llegó a River a mediados de diciembre de 2007. En total, el entrenador dirigió a River en 44 partidos, tomando en cuenta torneos nacionales e internacionales, obtuvo 20 triunfos, 11 empates y 13 derrotas. Su efectividad fue del 53 por ciento. Pero si se mira lo que va del torneo local, con apenas una victoria, 6 empates y 6 derrotas, la efectividad del DT es apenas del 23 por ciento.

Su reemplazante inmediato sería Jorge Gordillo, que ya cumplió un interinato en River tras el alejamiento de Daniel Passarella. Pero ya asoman algunos candidatos firmes: Gallego, Pumpido y Díaz. De los tres, el único que no está con trabajo es Gallego y se encuentra en el país. “El próximo DT debería ser alguien del club”, apuntó el vicepresidente de River, Julio Macchi. “Naturalmente, Gallego tiene un gran recuerdo en el club. Tiene sus posibilidades, lo analizaremos”, adelantó. Lo único concreto es que el ciclo de Simeone ya está cumplido.

Compartir: 

Twitter
 

Simeone se va de River con la cabeza gacha: sin objetivos y último.
Imagen: Télam
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.