DEPORTES › INDEPENDIENTE NO PUDO ANTE HURACAN Y RESIGNO LA PUNTA DEL CLAUSURA

Muchas chispas, poco fuego

El partido que se jugó en el Ducó fue intenso y entretenido. Los de Avellaneda fueron superiores pero fallaron en la definición y debieron conformarse con el empate sin goles. Los de Parque Patricios se fueron satisfechos.

Independiente no dudó un instante y salió a jugar el partido decidido a imponer su fútbol y a no dejar pasar la oportunidad para mantenerse en la punta del torneo y no perderle la pisada a Estudiantes, que con su triunfo sobre River quedaba como único puntero.

El equipo de Gallego no tardó en arrimar peligros sobre el arco del local, pero no encontraba la claridad suficiente como para plasmar lo que insinuaba en el marcador.

Pero Huracán no se quedó de brazos cruzados y, cuando reaccionó, obligó sobre el arco de Gabbarini, quien debió apelar a sus buenas condiciones para salvar el cero en su arco. Primero ante un remate de Clara, después ante un potente zurdazo de Peralta que terminó enviando al córner. Después se lo perdió Benegas, en la jugada de tiro de esquina, con un derechazo toque de derecha se fue apenas desviado.

El partido ganó en intensidad y en situaciones, porque el Rojo no se quedó atrás y volvió a ejercer presión sobre el arco de Monzón. La pelota comenzó a correr de un lado al otro de la cancha, porque los dos intentaban jugar y llegaban, aunque no conseguían definir.

Para el final de la primera parte, apoyado en el juego de Gracián y de Piatti, Independiente era apenas superior y parecía estar más cerca de abrir la cuenta, pero ni Silvera ni Núñez conseguían imponerse en la zona de peligro.

Empujado por sus hinchas, Independiente salió a jugar la segunda parte como lo había hecho en el arranque y no tardó en controlar la pelota. El equipo de Gallego llegaba tocando a las cercanías del arco de Monzón pero seguía fallando en la definición. Lo tuvo Núñez, tras una buena habilitación de Gracián, y remató por arriba; probó suerte desde afuera Mareque y también se le fue alta. Y Piatti falló una chance increíble, tras enganchar ante la marca de Rodríguez. No eran precisamente emociones lo que le faltaba al encuentro.

A Huracán le costaba todo un poco más. Pero no resignaba sus chances. Toranzo intentó sorprender con un remate desde afuera que encontró atento al bueno de Gabbarini. El partido era entretenido.

Gallego buscó darle un golpe de timón y mandó a la cancha a Patricio Rodríguez y Gandín, por Mancuello y Gracián, que ya daban muestras de cansancio. Pero el partido siguió más o menos igual. Tampoco desniveló el ingreso de Franzoia por Clara, que se fue disconforme por la decisión de Rivoira.

Los hinchas del Rojo volvieron a la carga y, después de que Pezzotta le anulara un gol a Eduardo Domínguez por una posición adelantada de centímetros, les pedían a sus jugadores un último esfuerzo, que no dejaran pasar la chance que tenían por delante.

Esa oportunidad la tuvo Silvera, a los 86, cuando quedó mano a mano con Monzón, pero remató sobre el cuerpo del arquero y la desperdició. Después, en el descuento, se lo comió Gandín: y sí, era el gol del campeonato.

Compartir: 

Twitter

Gandín la para con el pecho, presiona Rodríguez.
Imagen: Fotobaires
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.