DEPORTES › ARGENTINA SE IMPUSO EN EL DOBLES Y SUPERó 3-0 A KAZAJSTáN

Trámite para pensar en Belgrado

Juan Ignacio Chela y Eduardo Schwank le dieron al conjunto argentino el tercer punto al superar 6-3, 6-2 y 7-5 a Schukin y Korolev. El posible rival es Serbia, que vence 2-0 a Suecia.

 Por Facundo Martínez

El equipo argentino volvió a meterse en semifinales de Copa Davis, algo que viene repitiendo en los últimos años y que lo llevó a colocarse entre los cinco mejores equipos del mundo: España, Serbia, República Checa y Francia. Los héroes de la jornada fueron el bonaerense Juan Ignacio Chela y el rosarino Eduardo Schwank, quienes se impusieron cómodamente en el dobles a la dupla conformada por Yuriy Schukin y Evgeny Korolov por 6-3, 6-2 y 7-5 y le otorgaron el punto que le dio la victoria al equipo nacional sobre Kazajstán para avanzar a la próxima ronda, donde deberá enfrentarse con el vencedor de la serie que disputan Serbia y Suecia, en Halmastad, Suecia, en la que los visitantes se adelantaron por 2-0, con triunfos de Viktor Troicki y Janko Tipsarevic sobre Michael Ryderstedt y Ervin Eleskovic, respectivamente.

En la mañana de ayer, el estadio Mary Terán de Weiss se fue llenando lentamente, incluso con el partido ya comenzado. No llegó a ocuparse en su totalidad, ni siquiera estuvo cerca de la cantidad de público que presenció las dos primeras victorias de la serie: el triunfo de Juan Mónaco sobre Andrey Golubev y el de Juan Martín Del Potro, que volvió tras una larga ausencia de 32 meses, sobre Mikhail Kukushkin.

Pero igual había clima de Copa Davis, con hinchadas y todo. La de Kazajstán, una treintena de personas vestidas con remeras azules con guardas amarillas, el color de la particular bandera de ese país, desbordaba de alegría y alentaba con ahínco cada punto ganado por sus compatriotas. Incluso antes del comienzo del encuentro había logrado meterse al público local en el bolsillo, con coreografías bailando al ritmo de Erasure. La de Argentina, comandada por los bombos y redoblantes de un grupito de amigos de Del Potro, acompañó y alentó en cada momento, pero sobre todo cuando Chela y Schwank atravesaron su peor momento del partido, cuando fueron quebrados dos veces en la tercera manga.

El triunfo fue bastante cómodo. En el octavo game del primer set, los argentinos quebraron a los kazajos y después definieron con su saque para cerrar el primer parcial 6-3. Schwank hacía un buen trabajo sobre la red y Chela mejoraba su juego de derecha hasta terminar siendo decisivo en el triunfo. La segunda manga fue todavía mejor: con quiebres en el tercero y séptimo game, Argentina se impuso por un contundente 6-2, y para el tercer set se esperaba un cierre rápido. Sin embargo, Kazajstán reaccionó y, tras perder su servicio en el tercer juego, recuperó en el cuarto, quebrando a Schwank y estiró la ventaja haciendo lo propio con el saque de Chela, para ponerse 4-2 arriba.

El partido parecía encaminarse a un cuarto set, sobre todo porque los kazajos habían demostrado su poder en la primera ronda ante los checos Thomas Berdych y Lukas Dlouhy, en Ostrava, a quienes vencieron por 6-4, 6–4 y 7-6 (4); sin embargo, los argentinos reaccionaron rápido y descontaron el segundo quiebre en el séptimo juego, y después volvieron a quedarse con el servicio de la visita en el undécimo juego para ponerse 6–5 arriba. Schwank sacaba para partido, y de repente los argentinos se pusieron 40-0. Pero desperdició los primeros tres match point ante una Kazajstán que no se entregaba; hasta que, en la cuarta oportunidad, el rosarino metió un buen saque y la respuesta de Korolev se fue a cualquier parte, para terminar de darle el triunfo en la serie al equipo argentino, más allá de que hoy se completarán desde las 10 los restantes puntos de singles.

El festejo inmediato fue medido. Recién cuando el público comenzaba a retirarse del estadio apareció el champán y se encendió el festejo. El público agradeció la última imagen que le regaló la jornada: el abrazo entre Del Potro y Nalbandian, que no jugó la serie por lesión, pero viajó en auto desde Córdoba para presenciar el duelo, que simbolizó la unión que necesita el equipo para intentar vencer en las semifinales que se jugarán entre el 16, 17 y 18 de septiembre próximos, y así llegar por cuarta vez en su historia a una final de Copa Davis, el torneo que todavía no logró conquistar.

Compartir: 

Twitter
 

Chela y Schwank se dan un panzazo para festejar el triunfo y la clasificación a las semifinales de la Copa Davis.
Imagen: DyN
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.