DEPORTES › OPINION

Las sorpresas no duran noventa minutos

 Por Pablo Vignone

Sin duda, resulta improcedente sacar conclusiones con una sola fecha disputada, pero cuatro partidos de estas Eliminatorias Sudamericanas puestos en contexto permiten formular algunas preguntas con pretensión de incómodas. Desde muy diversos ámbitos del fútbol se produjeron argumentos falsamente sesudos sobre la creciente dificultad que entrañan estas Eliminatorias, mientras desde estas páginas viene batiéndose el parche desdramatizando el punto. Para los que ven este tramo premundialista como un suplicio, cuatro resultados no prueban nada. Pero como se necesitan 25 puntos para clasificarse, la Argentina está a solo 22 puntos de Brasil 2014, y si el martes vence a Venezuela, quedará a solo 19.

¿Son más difíciles estas Eliminatorias que de costumbre? El shock de la Copa América, con Brasil y Argentina fuera en cuartos de final, con Perú y Venezuela semifinalistas, sacudió al punto de producir demasiadas conclusiones precipitadas. Primero, confundir un torneo corto e intenso con otro de largo aliento como las Eliminatorias en el que –fundamentalmente– pesa el acervo futbolístico en tanto productor de riqueza en forma de jugadores; segundo, leer esos resultados de conmoción en la Copa América como la prueba contundente de una nivelación definitiva del fútbol de este continente.

La primera fecha no prueba nada más que el hecho de que ningún resultado sorprendió: las tendencias de las últimas Eliminatorias se mantuvieron y el hecho de que se repita la primera fecha desde la fase clasificatoria para el Mundial 2002 permite comprobarlo.

El viernes, Uruguay venció 4-2 a Bolivia; cuatro años atrás, la había superado 5-0, una goleada idéntica a la de 2003. En el 2000 el resultado también fue favorable a los uruguayos por la mínima diferencia. En cuatro partidos, siempre el mismo vencedor.

Ecuador le ganó a Venezuela 2-0 en Quito, antes de ayer: no es sorpresa sino una vuelta a la normalidad: había perdido 0-1 con los venezolanos en 2007, pero tanto en 2000 como en 2003, en el arranque de las Eliminatorias de los Mundiales de Japón-Corea y Alemania, los resultados fueron idénticos a los del viernes: 2-0

Quizá puede parecer sorpresa lo de Perú, que venció 2-0 a Paraguay en Lima, cuando cuatro años atrás sólo habían empatado sin goles; el equipo de Sergio Markarian fue tercero en la reciente Copa América; pero aquella de 2007 fue la única vez en que los paraguayos no cayeron como visitantes en Lima: en el arranque de las Eliminatorias para Alemania 2006, los peruanos habían goleado 4-1. Y en 2000 vencieron 2-0, el mismo marcador del viernes.

Igual que la Argentina, que en el Monumental reiteró el 4-1 del arranque de la fase clasificatoria para el Mundial 2002. El seleccionado albiceleste continúa sin ser derrotado en territorio nacional por Chile. El historial del enfrentamiento se refrescó en la previa al partido como para que merezca insistirse en ello: la calificación de “potencia mundial” le cayó varios números más grande.

¿Hay presunción de sorpresas en continuado? ¿De sucesivos batacazos que emparejen estas Eliminatorias más allá de lo previsible, de lo que es norma. Desde que las Eliminatorias se disputan al estilo todos contra todos, Argentina y Paraguay se clasificaron siempre; Ecuador y Chile compartieron la plaza restante (los trasandinos en 1998 y 2010, los ecuatorianos en los otros dos mundiales) y Colombia se aprovechó del hecho de que Brasil jugó el Mundial 2002 por haber sido campeón en 1998. ¿Uruguay? Fue a los últimos tres mundiales después de jugar el repechaje.

El martes, con otra tanda de resultados puestos, la tendencia será más firme, sin duda. Vale recordar los antecedentes:

l La Argentina siempre venció a Venezuela como visitante, aunque con resultado en declive: 4-0 en 2000, 3-0 en 2003, 2-0 en 2007. ¿Será 1-0 ahora? Sabella se conforma.

l Paraguay siempre derrotó a Uruguay como local: fue 1-0 en 2000 y 2007, goleada 4-1 en 2003. Ojo: a cuenta del momento de cada uno, no sería tan rara una victoria uruguaya, pero ¿sería eso un impacto? Hace tres mundiales que ninguno pega el faltazo.

l Perú no puede vencer en Chile: empató 1-1 hace once años, pero perdió 2-1 hace ocho y 2-0 cuatro años atrás.

l Lo mismo sucede con Colombia en terreno boliviano, aunque sacó dos empates en 2007 (0-0) y 2000 (1-1). Recibió un cachetazo en 2003, cuando cayó 4-1.

Valdrá la pena entonces comparar estos datos con lo que produzca la segunda fecha de las Eliminatorias, a nivel resultados. Por supuesto, jugar bien siempre es otra cuestión.

Compartir: 

Twitter
 

 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared