ECONOMíA

Economía colocó un nuevo bono en clima de fiesta

La emisión fue por 500 millones de dólares, a una tasa de 8,03 por ciento anual. Las acciones y bonos siguen subiendo. Y el Banco Central continúa comprando dólares en cantidad.

Noviembre finalizó con un saldo muy positivo para el mercado bursátil. Las acciones cerraron ayer en un nivel record y los títulos públicos volvieron a subir. El Gobierno aprovechó la bonanza financiera para colocar papeles de la deuda. En la suscripción de una nueva serie de Bonar VII, por 500 millones de dólares, consiguió una tasa del 8,03 por ciento anual, por debajo del 8,40 que pagó a comienzos de septiembre por una colocación similar.

El índice de acciones líderes MerVal subió ayer el 0,3 por ciento y consiguió terminar el mes en el nivel record de 1967 puntos. Durante noviembre acumuló un avance del 10,4 por ciento. En la city existe consenso de que el indicador se mantendrá por encima de los 2000 puntos durante este mes. Las principales agencias de Bolsa escribieron en sus últimos informes que la fiesta bursátil se mantendrá. Existe un interesante volumen de operaciones que está respaldando la tendencia alcista –ayer se transaron papeles por 85 millones de pesos– y, cuando las cotizaciones caen, lo hacen con volúmenes notablemente inferiores.

La suba de los papeles empresarios es la continuación de las continuas alzas en el mercado de bonos. Los títulos de la deuda se encuentran entre los preferidos de América latina ya que la Argentina demuestra solvencia fiscal, que viene enlazada de un fuerte crecimiento económico. Ayer, los bonos volvieron a repuntar, un 0,5 por ciento en promedio.

Felisa Miceli aprovechó el escenario favorable para pasar la gorra entre los financistas. La operación en el mercado local fue similar a las últimas encaradas por Economía. Se lanzó un bono en dólares a siete años de plazo. Se recibieron ofertas por 1634,5 millones de dólares, poco más del triple del monto licitado. El Gobierno utilizará esas divisas para cubrir las necesidades financieras de 2007 ya que desde la Secretaría de Hacienda se dejó trascender que ya tienen los 392 millones de dólares para pagar a los inversores que poseen cupones atados al PIB. Ese compromiso se abonará dentro de dos semanas.

La mejora de los activos financieros está directamente relacionada con el favorable panorama internacional. Desde que la Reserva Federal (banca central estadounidense) dejó trascender que detendría el proceso alcista de la tasa de interés, los inversores se volcaron a los mercados emergentes. A los preferidos de los operadores extranjeros, México y Brasil, otros mercados están bajo la lupa de los grandes fondos de inversión. El argentino y el peruano forman parte de la lista. La percepción de que la economía estadounidense seguirá creciendo, a niveles más modestos, pero con menores presiones inflacionarias, tranquilizó a los financistas, que ahora van en busca de alternativas financieras más rentables. En Wall Street y en la city porteña destacan que la tasa de corto plazo caerá del actual 5,25 por ciento anual al 4,0/4,5 por ciento durante 2007. Y que la tendencia bajista proseguirá al año siguiente.

En este contexto, el rendimiento de un bono del Tesoro estadounidense cayó ayer al 4,45 por ciento anual. Los inversores extranjeros se muestran cada vez más tentados a conformar sus carteras de inversión con activos más riesgosos pero mucho más rentables. Un papel argentino, que prácticamente no tiene riesgo de default en el mediano plazo, rinde casi el doble que un similar de los Estados Unidos. Así se entiende la ola de fondos que llegan a los emergentes.

El Banco Central también aprovecha el viento de cola. Las reservas, que una semana atrás quebraron la barrera de los 30.000 millones de dólares, ya alcanzaron los 30.302 millones. En este lapso, el BC engrosó sus ahorros a un promedio diario de 50 millones de dólares, y debe tenerse en cuenta que en el medio hubo dos días de feriado en los Estados Unidos y, por lo tanto, se reduce prácticamente a cero la actividad en el mercado cambiario. Además de proseguir con la acumulación de divisas, el Central está logrando mantener estabilizado el tipo de cambio. Ayer, el dólar cerró en 3,09 pesos para la venta en las casas de cambio.

Compartir: 

Twitter
 

El índice MerVal cerró en el record de 1967 puntos. En noviembre subió 10,4 por ciento.
Imagen: DyN
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.