EL MUNDO › PANAMA DESTITUYO A SU EMBAJADOR ANTE LA OEA TRAS LOS EXABRUPTOS CONTRA VENEZUELA

Un embajador panameño en bajada

El embajador Cochez había criticado al titular de la OEA, Insulza, por haber aceptado la postergación de la jura de Hugo Chávez en Venezuela. Su gobierno lo despidió y aclaró que respetaba el proceso interno venezolano.

El ex embajador panameño Guillermo Cochez, en una de sus últimas intervenciones en la OEA.

El gobierno panameño destituyó ayer a Guillermo Cochez como su embajador ante la OEA, según anunció el propio funcionario, después de desautorizar sus declaraciones contra el gobierno de Venezuela. El presidente panameño, Ricardo Martinelli, consideró ayer los dichos de su embajador como “opiniones muy personales” que no compartía el Estado de Panamá, mientras que distintos sectores políticos de ese país manifestaron que Cochez debía renunciar al cargo. Por su parte, el vicepresidente de Venezuela, Nicolás Maduro, agradeció las excusas de Panamá y consideró “miserable” que Canadá sugiriera una misión de la OEA que analice la situación de su país.

“Me acaban de destituir”, declaró Cochez al diario panameño La Prensa en su versión web. En forma inusitada, el canciller se había referido el miércoles a la decisión del secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, quien indicó el 10 de enero que respetaba cabalmente la decisión tomada por los poderes Legislativo y Judicial de Venezuela de postergar indefinidamente la asunción formal de Hugo Chávez en ese país hasta que el gobernante se recupere de su enfermedad. El embajador panameño ante la OEA manifestó que Insulza se había “precipitado” al convalidar los sucesos acaecidos en Venezuela y pidió a la organización hemisférica no ignorar la potencial violación de su Carta Democrática. “Sólo voy a decir que estoy muy satisfecho con mi conciencia de lo que hice y no me arrepiento de ello”, aseguró antes de conocer su destitución el embajador cuestionado. Cochez reiteró que su intención fue llamar la atención a Insulza. “Le guste a quien le guste, el asunto está ya dentro de la OEA, eso fue como una bomba expansiva”, aseveró.

“Nosotros no compartimos esa opinión del embajador Cochez, igualmente el Estado panameño no la comparte, son opiniones muy personales de él”, afirmó ayer Martinelli a los periodistas. El jefe del Ejecutivo recordó que la cancillería de su país emitió un comunicado en el que rechazó por “inconsultas” las declaraciones emitidas horas antes por el embajador de Panamá ante la OEA. “Espero que eso clarifique nuestra posición”, añadió el mandatario. Aunque el gobierno de Panamá rechazó de inmediato las declaraciones de su representante ante la OEA, la permanencia de Cochez en su puesto había generado malestar en los medios diplomáticos y políticos latinoamericanos, y políticos panameños de distintos sectores pidieron su renuncia.

Pero los dichos del representante panameño no sólo repercutieron en su país. El embajador de Venezuela ante el organismo, Roy Chaderton, atribuyó el miércoles el revuelo a una “alocada, persistente y patológica” cadena de intromisiones en asuntos de democracia interna venezolana y calificó a Cochez de “patán”. El vicepresidente agradeció ayer las excusas de Panamá e indicó que el mandatario de ese país y su ministro de Exteriores conversaron en privado con el canciller venezolano, Elías Jaua. “Le presentaron sus excusas y le dijeron que públicamente lo iban a expresar. Muchas gracias al gobierno de Panamá, es un gobierno hermano”, sostuvo. Al tiempo que rotuló como “miserable” la sugerencia de Canadá que impulsa que una misión de la OEA analice la situación de su país. “La propuesta del gobierno de Canadá es una propuesta miserable que no tiene nada que ver con la vida democrática, independiente, de nuestro país”, precisó. A estas consideraciones se sumaron las de Jaua, que en una entrevista con la emisora colombiana Blu Radio, calificó de “lamentable” la intervención del embajador panameño, aunque destacó que afortunadamente fue rápidamente desautorizado por el gobierno. “El presidente de Panamá (Ricardo Martinelli) tuvo la gentileza de comunicarse con mi persona manifestando su pesar y excusa a la familia del presidente Hugo Chávez y al pueblo venezolano por la lamentable intervención”, comentó. El ex vicepresidente y nuevo canciller de Venezuela se refirió también a la salud de Chávez. Para el ex vicepresidente nadie debe tener “la menor duda” de que desde La Habana el mandatario venezolano está ejerciendo el poder y le solicitó a la oposición que respete la legitimidad del gobierno bolivariano de Venezuela y que abandone el camino de generar zozobra e incertidumbre.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.