EL PAíS › SE SUICIDO UN SUBCOMISARIO INVESTIGADO POR APROPIADOR

La búsqueda continúa

Guillermo Devoto era buscado por Interpol luego de que saliera del país con papeles falsificados. Murió en Miami. Las Abuelas quieren saber si se apropió de un hijo de desaparecidos.

 Por Adriana Meyer

“Nuestro objetivo es saber si esta persona es otro nieto apropiado”, dijo Agustín Chit, abogado de Abuelas.

Otro represor habría buscado la absolución quitándose la vida. En el marco de la megacausa sobre los crímenes cometidos en el Primer Cuerpo del Ejército, Interpol internacional informó al juez federal Daniel Rafecas que el prófugo Guillermo Devoto, subcomisario retirado de la Policía Bonaerense radicado en Estados Unidos desde 1985, se suicidó con un disparo en la cabeza en su casa de Miami. Estaba siendo investigado por la presunta apropiación de quien figura como su hijo, Alejandro Carlos Devoto, nacido a comienzos de 1979 y que podría ser hijo de desaparecidos. Si bien no trascendieron las razones del suicidio, sobre Devoto pesaba una orden de captura que violó a mediados del año pasado, cuando estuvo en Argentina. “Este hecho no modifica la cuestión de fondo, es decir, nuestro objetivo es saber si esta persona es otro nieto apropiado”, dijo a Página/12 Agustín Chit, uno de los abogados de Abuelas de Plaza de Mayo.

En tal sentido, una alta fuente judicial confirmó a este diario que la noticia del suicidio de Devoto “no cierra la causa” en la que se investiga si quien figura como su hijo es, en realidad, un niño sustraído a sus padres desaparecidos.

El caso comenzó hace más de dos décadas con la sospecha de que Alejandro Devoto podría ser nieto de Rosa Roisinblit. Tras la aparición del nieto de esta Abuela, vicepresidenta de la institución, el expediente había sido archivado. Pero a la luz de los avances respecto de la determinación de identidad a través de estudios de ADN se reactivó la búsqueda con la intención de cotejar el material genético de esta persona con la información del Banco Nacional de Datos Genéticos (BNDG). Como los Devoto vivían ambos en Estados Unidos, como también la ex esposa del presunto apropiador, inicialmente se hizo un contacto informal para que fuera en forma voluntaria a la Cancillería. Ante la negativa de Alejandro Devoto, de 33 años, la Justicia argentina solicitó en varias ocasiones a las autoridades estadounidenses la realización de un allanamiento en su domicilio para obtener las muestras, pero las respuestas fueron negativas.

A mediados del año pasado, el juez Rafecas comprobó que el subcomisario Devoto estaba circunstancialmente en el país y procuró obtener de él muestras biológicas para un estudio genético. Entre otras medidas, se le prohibió la salida del país, pero Devoto se fugó el 1º de julio en un vuelo que partió de Ezeiza con destino a Miami, presentando un certificado judicial falsificado que fue aceptado por las autoridades del aeropuerto. Esto sucedió con la aparente complicidad de un funcionario de Migraciones, quien fue detenido y procesado por este hecho en la Justicia Federal de Lomas de Zamora.

En 2004, Guillermo Devoto había denunciado como domicilio ante la Policía Federal una dirección que fue sede de la empresa Martiel S.A., vinculada con el represor Jorge Radice, condenado en octubre de 2011 por sus crímenes en la ESMA y mediante la cual se habrían reducido bienes robados a los secuestrados de ese centro clandestino.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.