EL MUNDO › LA BEBE SALVADA EN EL MAR Y LLEVADA A LAMPEDUSA PLANTEA GRAVES INTERROGANTES

Favour, el milagro de sobrevivir

Desde el 15 de mayo, han llegado a Europa 196 mil migrantes y 976 de ellos han muerto en la travesía.

 Por Elena Llorente

Desde Roma

Favour sensibiliza a un público que cada vez se interesa menos por los migrantes.

Mientras los siete grandes del mundo discuten en Japón, una vez más, sobre qué hacer con los migrantes, los pobres y perseguidos siguen llegando a Europa a millares. Y si no alcanzan a llegar ellos, al menos creen dejar en buenas manos a sus hijos, como ha ocurrido con los 6.000 menores que han llegado a Italia en 2016 sin familiares. Incluida la bebita de 9 meses salvada esta semana y conducida a la isla de Lampedusa mientras su mamá y su papá habían muerto durante el trayecto.

Favour –el nombre de la pequeña– estaba en una lancha inflable con otras 120 personas. La lancha comenzó a desinflarse y a un cierto punto a hundirse. Los desesperados fueron avistados por una nave de transporte noruega, la Nord Gardeni, que avisó a la Guardia Costera Italiana. La nave noruega embarcó a muchos de los migrantes, pero algunos no lo lograron. La pequeña Favour al parecer fue entregada por su madre a otra mujer que viajaba en la lancha y que logró salvarse pese a tener buena parte del cuerpo quemado de modo grave, por el sol y tal vez porque estuvo en contacto con el motor del lanchón. La mayoría de los que venían en esa lancha eran africanos, de Mali y Nigeria principalmente, y fueron destinados a distintos centros de recepción en Lampedusa y otras localidades de Italia. La pequeña Favour, que ahora ríe pero que estaba resfriada y desnutrida cuando llegó a Lampedusa según los médicos que la recibieron, el viernes debería ser trasladada a la capital de la isla de Sicilia, Palermo, a un centro especial para menores. El Tribunal de Menores debería buscar una familia que quiera adoptarla.

Historias como éstas enternecen el corazón de mucha gente que así se interesa en las noticias de los miles de migrantes que mueren cruzando el mar y que, lamentablemente, alguna prensa europea publica en recuadros cada vez más pequeños. Pero Favour no es el único caso. Otro, más afortunado que ella porque la madre se salvó, fue el de Alex, un bebé nacido ayer en la nave militar que acababa de rescatar a su mamá embarazada. La madre, originaria de Camerún quiso darle al bebé, como modo de agradecimiento, el nombre del capitán de la nave que los estaba conduciendo a un centro de recepción en la isla de Cerdeña.

El miércoles, 540 personas fueron rescatadas en el Mediterráneo por naves de la marina Militar y de la Guardia Costera italianas. Las imágenes que las naves italianas filmaron son impresionantes porque ellos se estaban acercando cuando la barcaza, esta vez de madera, se dio vuelta. Las fotos mostraron que solo unos pocos de los migrantes tenían salvavidas. La barca se hundió frente a las costas de Libia desde donde, ahora que la primavera europea está ofreciendo muy buen tiempo, han recomenzado a partir naves con migrantes, un gran negocio para los traficantes de seres humanos. Se contaron al menos cinco muertos en este salvataje. Ayer, las naves italianas hicieron al menos 22 operaciones de salvataje y fueron rescatadas unas 4.000 personas en distintos puntos del mar Mediterráneo, según un comunicado de la Guardia Costera. En uno de esos casos se estima que podrían haberse ahogado unas 30 o 50 personas, una cifra que por ahora no ha sido confirmada.

Son más de 40.000 los migrantes llegados a tierras italianas desde enero de este año. Principalmente de Nigeria, Gambia, Mali y Somalia.

Según Datos de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), hasta el 15 de mayo habrían desembarcado en tierras de la Unión Europea unos 190.000 migrantes, casi 32.500 de los cuales en Italia y el resto en Grecia. Pero las aguas mediterráneas cercanas a Italia tienen el record de ahogados este año: 976 contra los 376 de las aguas cercanas a Grecia. A Grecia, por una cuestión de cercanía y de seguridad, llegan sobre todo refugiados de los países en guerra de Medio Oriente como Siria. A Italia llegan más que nada de África subsahariana que se embarcan en Libia.

En Ise-Shima, Japón, donde los 7 grandes están reunidos para discutir también sobre cuestiones económicas, el primer ministro Matteo Renzi recordó que “sin un plan estratégico para ayudar a los migrantes en sus lugares de origen, no ganaremos jamás el desafío africano. Si se hacen una serie de inversiones en esos territorios y trabajos con organizaciones internacionales en esos países, y si apoyamos a gobierno de Fayed Al-Sarraj –gobierno apoyado por la ONU– en Libia, el número de migrantes se reducirá”.

Como era de esperarse, la derecha italiana se hizo notar. Matteo Salvini, máximo exponente del partido de extrema derecha Liga Norte que brega por impedir la llega de los inmigrantes a toda costa, sobre todo si son negros y pobres, acusa a Renzi de ser “cómplice” de las muertes en el mar. Según Salvini hay que imponer uh bloqueo naval total para que las naves con migrantes no puedan partir de ningún puerto africano.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.