EL PAíS › JULIO COBOS OCUPO SU DESPACHO EN LA CASA DE GOBIERNO

Otra vez en la Rosada

El vicepresidente aprovechó la ausencia de Cristina Fernández. No retornaba a su oficina desde el voto “no positivo”. Tuvo varias audiencias. No se cruzó con ningún funcionario K.

 Por Sebastian Abrevaya

Por protocolo, el jefe de destacamento del Regimiento de Granaderos tuvo que disimular su sorpresa. Hacía cuatro meses que no se lo veía por allí y era poco probable que volviera, aun cuando institucionalmente posee un despacho que le corresponde hasta el 2011. Eran casi las diez y media de la mañana y, sin previo aviso, Julio Cobos regresó ayer a la Casa Rosada, lugar que no frecuenta desde que decidió botar el proyecto oficial de retenciones móviles. Con la presidenta Cristina Fernández de viaje por Egipto, el vice aprovechó su tiempo a cargo del Ejecutivo para llevar a cabo una apretada agenda de reuniones en su oficina de Balcarse 50. Según explicaron, el acceso de esas visitas al edificio del Senado se hubiera dificultado debido al tratamiento del proyecto de eliminación de las AFJP. Por la noche habló con el presidente de General Motors, Edgar Lourençon, y con el gobernador santafesino Hermes Binner para interiorizarse del conflicto laboral.

“Lo decidió sobre la marcha”, relataron cerca del vice, que prefirió no movilizar a todo su equipo y solo llevó consigo un reducido grupo de asesores de prensa. Armó una seguidilla de audiencias con el diputado radical rionegrino Jorge Escalesi y el de la Concertación mendocina Jorge Luis Albarracín. Luego recibió al ministro de Salud de Catamarca, Juan Ferreira; a la titular del Instituto de Obras Sociales entrerriana, Silvia Moreira, y a la representante de la Asociación Amigos de la Avenida de Mayo, María Cristina Salinas de Urquiza. Voceros del vicepresidente dieron a entender que “no hubo conversaciones políticas”.

La última reunión fue con el arzobispo de la Iglesia Ortodoxa de Antioquía, Siluan Muci, y posteriormente partió hacia la localidad bonaerense de Ezeiza –donde vive actualmente– para visitar la escuela Eva Perón a la que lo invitaron días atrás. Almorzó al mediodía en la Casa de Gobierno y durante toda su estadía no se cruzó con ningún funcionario del kirchnerismo, ni tuvo contacto telefónico con ellos. Sólo llamó personalmente al gobernador bonaerense, Daniel Scioli, para avisarle de su paso por el establecimiento educativo.

Más tarde conversó con Lourençon. Según contaron cerca de Cobos, lo hizo para ponerse al tanto de la situación de los trabajadores y arreglaron volver a comunicarse hoy para seguir de cerca el devenir de las negociaciones que continuaban realizándose en ese momento. A última hora y por el mismo tema, dialogó con Binner, que se manifestó optimista ante una posible solución del conflicto. Con el gobernador santafesino quedó en volver a dialogar si fracasaban las negociaciones entre los mecánicos de Smata y la automotriz.

Para el miércoles próximo, a las 12, Cobos, tiene confirmado un encuentro que difícilmente caiga bien en las filas kirchneristas: recibirá en la Cámara de Senadores a los integrantes de la Mesa de Enlace rural y a un grupo de intendentes “autoconvocados” para hablar de los problemas del sector agropecuario. Fuentes de la presidencia de la Cámara alta aclararon que la reunión fue pedida para esta semana, pero el vice consideró que no era oportuno y por eso la pospuso hasta que la Presidenta regresara de su viaje y finalizara su período en el cargo.

Compartir: 

Twitter
 

Julio Cobos en su audiencia con el arzobispo de la Iglesia Ortodoxa de Antioquía, Siluan Muci.
Imagen: DyN
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.