SOCIEDAD › UNA VIOLENTA PELEA ENTRE GREMIALISTAS DEJO UN MUERTO Y UN HERIDO EN GRAVE ESTADO

La guerra del petróleo en La Pampa

Con palos y armas de fuego, se enfrentaron militantes de dos gremios que se disputan la afiliación de los trabajadores petroleros, en Colonia 25 de Mayo. Murió un afiliado de la Uocra. El intendente dice que el lugar “se convirtió en tierra de nadie”.

 Por Laura Vales

“Esto se convirtió en tierra de nadie”, se queja David Bravo, intendente de 25 de Mayo. “Ya habíamos tenido un tiroteo por el conflicto entre los sindicatos, hace un mes y medio. Fuimos a la gobernación y les anticipé, les dije: ‘Acá va a haber problemas’. Porque andan con armas en la calle, intimidando a la gente para que se afilie.” La voz del intendente se acelera al contar los detalles de lo que finalmente pasó en ese pueblo pampeano, afectado por la fiebre del petróleo, donde una pelea entre dos gremios que se disputan la afiliación de los trabajadores terminó con un muerto y un herido de gravedad. Al muerto lo sacaron de una acequia, con la frente hundida por un golpe. El herido está grave, internado en el hospital de General Acha con una fractura de cráneo. Como parte de los enfrentamientos, integrantes de uno de los grupos quemaron autos, entre ellos los de dos turistas que pasaban por el lugar. La policía detuvo a doce personas.

Colonia 25 de Mayo está situada a 415 kilómetros de Santa Rosa, en el sur de La Pampa, sobre el límite con la provincia de Río Negro. La zona era un área petrolera de poca actividad hasta que hace cuatro años el pueblo salió a cortar la ruta –el intendente era en esa época uno de los líderes de los piquetes– y consiguió que se instalaran bases operativas en la región. 25 de Mayo pasó así a tener otro ritmo. Llegaron empresas petroleras a hacer tareas de exploración, abrieron puestos de trabajo con sueldos altos, que van de los tres mil a los ocho mil pesos. Atraída por la posibilidad de conseguir empleo en la petrolera, mucha gente empezó a llegar a la colonia, que creció de cuatro mil a 14 mil habitantes. En la colonia estiman que cada día desembarcan diez personas buscando trabajo.

Con ese crecimiento empezó también la disputa entre dos sindicatos, el Sindicato Petrolero de Río Negro, Neuquén y La Pampa, que históricamente tuvo la representación del lugar, y el Sindicato del Petróleo de Bahía Blanca, que desembarcó con el argumento de que legalmente, por una cuestión de jurisdicción, los afiliados le pertenecen. La pelea es por fondos millonarios, ya que los aportes sindicales son, cada mes, de entre 300 y 700 pesos por afiliado.

El enfrentamiento se agudizó el miércoles, cuando el primero de los sindicatos anunció que al día siguiente ingresaría sí o sí al yacimiento El Corcovo, dominado por el Sindicato de Bahía Blanca y la Uocra de Mendoza (con presencia allí porque el yacimiento es compartido por las provincias de La Pampa y Mendoza).

Al amanecer, los petroleros de Bahía Blanca y los de la Uocra mendocina se apostaron, para cortarles el camino a los otros, sobre el puente Dique de 25 de Mayo, que comunica a la colonia con Río Negro. Cuando llegaron los petroleros de Río Negro con un grupo mucho más numeroso, los del sindicato de Bahía Blanca habrían huido. Quedaron solamente unos treinta de la Uocra y se enfrentaron contra 200 petroleros. La policía, que tiene un destacamento en el lugar con tres efectivos, fue superada.

La pelea fue con palos y armas de fuego. El muerto es un sindicalista de la Uocra que habría sido golpeado con palos y patadas. Fue identificado como Ariel Quiroga, de 31 años, de Malargüe. Según la versión policial, Quiroga se tiró al canal tratando de escapar. La corriente era muy fuerte y se agarró a unas ramas para no ser arrastrado. Un policía intentó rescatarlo, pero los agresores le tiraron piedras y Quiroga se soltó. Encontraron su cuerpo cinco horas más tarde. Las primeras pericias indican que habría muerto por los golpes que, arrastrado por la correntada, sufrió contra las paredes del canal.

El herido, de apellido Vázquez, también integrante de la Uocra, fue internado en grave estado, en el hospital de General Acha. Los doce detenidos son integrantes del Sindicato de Petroleros de Río Negro y fueron trasladados al juzgado de la misma localidad.

Para el intendente, “el conflicto sindical dejó al pueblo como prisionero”. Bravo detalla un tiroteo anterior, en el que miembros del Sindicato de Bahía Blanca habrían emboscado a sus rivales cuando intentaban ir a hacer una asamblea en el yacimiento. Según el jefe comunal, el responsable de los conflictos es el gremio de Bahía Blanca, que –asegura– “vino a romper la paz social”. Pero los de Bahía Blanca rechazan la acusación e insisten en que la representación de los petroleros les corresponde. Salido de cauce y regido por la ley del más fuerte, el conflicto provocó ayer como colofón la llegada a la localidad del Grupo Especial de Operaciones (GEO) y el refuerzo de la dotación de policías.

Compartir: 

Twitter
 

“Andan con armas en la calle, intimidando a la gente para que se afilie”, cuenta el intendente Bravo.
Imagen: Fernando Avila
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.