SOCIEDAD › DETECTARON RESTOS DE DROGAS EN LA MANSION DE DE CARLI

En busca del rastro perdido

Con un escáner enviado por la Procuración mexicana, se detectaron restos de efedrina, cocaína y metanfetaminas en la casona de General Rodríguez y pólvora en la camioneta Ram. La defensa dio una explicación médica. Analizan los videos del celular de Ferrón.

La búsqueda de rastros con el escáner de última generación aportado por la Procuración mexicana, junto con un experto en escaneo, en la mansión de Hernán De Carli, en su camioneta súper Ram y en los vehículos del ex penitenciario Miguel Lombardi, arrojaron datos que resultaron, prima facie, positivos. Prima, porque seconda facie el abogado de De Carli y de Lombardi, el múltiple Gustavo Hechem, echó por tierra todo lo positivo que estas pruebas tenían. Según fuentes judiciales, los mexicanos (los de la Procuración) habían hallado restos de cocaína y pseudoefedrina en unas cajas encontradas en la mansión de General Rodríguez; restos de pólvora en la camioneta Ram de De Carli y metanfetamina en dos autos y una camioneta de Lombardi. Más tarde, peritos de la Bonaerense dijeron que el cromatógrafo no detectó restos de drogas en las cajas. Hechem fue más terminante: dijo que la pólvora debe provenir “del arma reglamentaria de Lombardi” –aunque Lombardi sea ex penitenciario y ya no cuente con arma reglamentaria– y que la metanfetamina seguramente se debe a que Lombardi “fue operado de un quiste y toma medicamentos” y un jardinero de De Carli “tiene un dolor de muelas y toma muchos analgésicos”.

El escáner de los manitos especialistas en escaneo –un aparato del tamaño de un desodorante en aerosol, sin desodorante pero capaz de detectar ínfimas partículas de cualquier materia según el chip que se le incorpore– detectó en la mansión de la calle Los Tilos, de General Rodríguez, restos de drogas, medicamentos (metanfetamina) o precursores químicos (efedrina). El hallazgo, detectado por el escáner de los manitos, se produjo en unas cajas encontradas en un galpón de la residencia. Las cajas fueron secuestradas y enviadas a analizar a La Plata. Más tarde, fuentes periciales de la Bonaerense aclararon que el cromatógrafo utilizado no halló nada.

El múltiple defensor Hechem dio la última estocada a la sospecha con los incontrastables datos de la realidad, al agregar a la causa al jardinero de la mansión. Al jardinero y su dentadura. Según el defensor, el jardinero tiene un tremendo dolor de muelas y toma analgésicos para calmarlo desde hace unos 15 días. Según Hechem, lo que detectó el escáner era ni más ni menos que los restos del analgésico disipados por el tiempo y la desesperación del dolor de muelas.

El escáner manito también detectó pólvora en la fastuosa camioneta Dodge Ram de De Carli y metanfetaminas en dos autos y una camioneta del ex penitenciario Miguel Lombardi. La respuesta de Gustavo Hechem fue, quizá, más terminante aún que la anterior cuando explicó que “en la camioneta Ram estuvo sentado Lombardi y la pólvora seguro que proviene de su arma reglamentaria”, aunque es curioso que aún mantenga su arma provista por el Estado tratándose de un ex funcionario.

También dijo que las metanfetaminas deben provenir de los medicamentos que el ex penitenciario está consumiendo para calmar los dolores por una reciente intervención a la que fue sometido para extirparle un quiste. Y, por si cabe duda, también podrían provenir de los medicamentos que desde siempre consume, o debe consumir, por su padecimiento de alergia.

En la recorrida por la mansión participaron el juez federal de Zárate-Campana, Federico Faggionatto Márquez; los fiscales de delitos complejos de Mercedes Juan Ignacio Bidone y Daniel Vivanco; el mentado Gustavo Hechem con su defendido Hernán De Carli; el abogado de las viudas del triple crimen, Miguel Angel Pierri; funcionarios policiales de la Bonaerense y, por supuesto, los manitos y su escáner multipartículas.

A todo esto, se multiplicaron los detalles sobre los tres videos con grabaciones hallados en el celular de Damián Ferrón. Según los expertos, parecen haberse tomado detrás de una heladera y podrían corresponder a los momentos en que los tenían secuestrados. Se escuchan conversaciones subidas de tono e imágenes de un piso con baldosas cuadradas, una puerta de vidrio y un vehículo. El celular fue enviado a analizar a especialistas del Laboratorio Químico de la Bonaerense.

Compartir: 

Twitter
 

El juez Federico Faggionatto Márquez rodeado por sus expertos.
Imagen: Télam
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.