SOCIEDAD › CONCENTRACION Y RECLAMOS POR EL DIA DE LA INFANCIA

Los pibes que se ponen en marcha

 Por Adrián Figueroa Díaz

Por esa tendencia a los onomásticos, ayer fue el Día Internacional de la Infancia, una fecha en que se cumplieron 19 años desde que la ONU firmara la Convención sobre los Derechos del Niño, una serie de normativas que adoptaron varios países (salvo Somalia y Estados Unidos, que rechaza la prohibición de la pena de muerte a chicos menores de 18 años). Distintos actos se formalizaron en salones de la ciudad de Buenos Aires. Pero en Moreno, los pibes salieron a la calle para sacudir la tarde de uno de los barrios menos visibles para los medios y no sólo reclamar que se cumplan sus derechos, “que sólo están en los papeles”, sino también para rechazar el endurecimiento de la legislación penal juvenil impulsado por el gobierno bonaerense y gritar lo que Aluminé definió como “la consigna que ya es de todos: el hambre es un crimen”.

“Con los pibes no”, sintetizaba uno de los carteles de uno de los educadores que encabezó la caravana de tres cuadras con chicos por el Barrio Lomas, de Moreno. La caminata sobre la calle Shakespeare sorprendió a vecinos en cuero o musculosa, y a doñas agarradas de las rejas. “Que quede claro que no estamos pidiendo comida ni planes sociales, no queremos parches”, dejó en claro la pequeña Cyntia, de Camino Solidario, una organización del distrito.

Los cartelitos de los pibes de Chicos del Sur, una organización de Fiorito, Lomas de Zamora, eran elocuentes: “Ropa digna”, “Que no me mate la desnutrición” y “Queremos alimentarnos bien”. Para hablar de sus “derechos que están en papel y no se cumplen”, no precisaron de los adultos. Lo hicieron ellos mismos, desde un palco montado en la plaza del Barrio Satélite: “¿Qué estamos haciendo con los pibes que anestesian sus vidas con drogas, cuál es la solución? ¿Desaparecerlos por un tiempo y llevarlos al frío de una cárcel?”, remató otra pequeña.

“Es una locura bajar la edad de imputabilidad, no se soluciona nada. Ya sabemos lo que pasa con los pibes que caen en los institutos, donde caen en el individualismo de tener que robar una zapatilla o comida. La solución es que ellos vean que sus papás salen de su casa con ropa de trabajo”, graficó Aluminé de Ruca Hueney, una organización de General Rodríguez.

La suma de consignas a favor de la infancia de los últimos tiempos es directamente proporcional al incremento de situaciones de riesgo de los derechos establecidos nacional e internacionalmente. Para Juan Olivera, sacerdote de la parroquia María Madre de Dios y miembro del Colectivo La Esperanza, que organizó la movida, la realidad es clara: “Es que cuando uno va a los barrios, se encuentra con que todas esas consignas juntas se hacen carne en los pibes. Pero cuando las consignas se llevan con generosidad, es posible que nos juntemos y seamos más”.

Miembros de la CTA y ATE, de Moreno, así como también docentes de Suteba, dieron muestra del ecumenismo del reclamo, junto con organizaciones del Movimiento Nacional de los Chicos del Pueblo. Con su rechazo a la variación de la edad de imputabilidad, la marcha sumó su eco a la que anteayer juntó a mil personas en el centro de José C. Paz para repudiar el secuestro que durante una movilización de la semana pasada en La Plata sufrió Viviana, una educadora del Hogar Belén, la cuarta agresión en los últimos dos meses a organizaciones de infancia.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.