EL PAíS › EL ACUERDO ENTRE LOS PERONISTAS DISIDENTES COMPLICA A MAURICIO MACRI

Los compañeros se la hacen difícil

Felipe Solá dijo que el jefe de Gobierno porteño “no es peronista” y que “el PJ nunca fue de derecha”. Jorge Busti se manifestó en el mismo sentido. Eduardo Duhalde no descartó sumarse, pero aclaró que no lo dejarán encabezar la fórmula presidencial.

 Por Nicolás Lantos

El pacto entre los caciques del Peronismo Federal para llegar a 2011 alineados detrás de un solo candidato tuvo su eco en el PRO, cuyo jefe, Mauricio Macri, también aspira a llegar a la Casa Rosada y sabe que, para lograrlo, necesita el apoyo al menos parcial del justicialismo antikirchnerista. Aunque el jefe de campaña del jefe de Gobierno porteño, Humberto Schiavoni, le aseguró a Página/12 que “el acuerdo tiene efecto neutro”, lo cierto es que desde ambas partes salieron a marcar la cancha. Uno de los más duros fue Felipe Solá, ex socio del procesado titular del PRO y de Francisco de Narváez en las últimas elecciones parlamentarias, que recordó que Macri “no es peronista” y descartó un frente común, mientras que el mismo De Narváez y Eduardo Duhalde dejaron abierta la puerta para alianzas. Desde el entorno PRO, en cambio, les restaron importancia a los entredichos e insistieron en patear todas las decisiones para el año que viene.

El jefe de Gobierno “no es peronista, y el PJ nunca fue de derecha”, se plantó Solá. El entrerriano Jorge Busti, uno de los que más trabajó para que se firmara el documento entre los popes disidentes, se manifestó en términos similares. “Macri es presidente del PRO, no tienen nada que ver”, lo descartó. “Felipe tiene algo particular con Mauricio”, trató de restar importancia uno de los hombres del PRO encargados de articular políticas con los peronistas. Schiavone, en tanto, consideró que este tipo de declaraciones, “en esta etapa, son hasta lógicas, porque cada uno trata de fortalecer su propio piso para negociar en mejores condiciones”.

En cambio, Cristian Ritondo, jefe del bloque macrista en la Legislatura de la ciudad, salió a devolverle munición pesada al titular de la bancada del PJ Federal. No es “necesario hacerle a Macri un ADN de identidad política para conformar a Felipe Solá”, aseguró Ritondo, que recordó también que “cuando él formó triunvirato con Mauricio y De Narváez no exigió este requisito”. Otros macristas, más conciliadores, hacen hincapié en que “se sigue trabajando en un mismo bloque en la Legislatura bonaerense, que es lo que la gente votó el 28 de junio” y en “la coordinación en la Cámara baja”. El diputado Jorge Triaca recuerda que “la fórmula PRO más peronismo disidente ya ha dado excelentes resultados”.

Eso mismo parecen pensar Francisco de Narváez y Eduardo Duhalde, que le han tendido lazos al mandatario porteño para que se sume a su armado. El colombiano sostuvo que “si Mauricio decide venir, será bienvenido” ya que el único límite a la hora de forjar alianzas son “Néstor y Cristina Kirchner y Daniel Scioli”, mientras que el hombre de Lomas de Zamora admitió que una alianza con el PRO “está en el terreno de las posibilidades”, aunque muy rápido puso un límite: “Si él tiene pretensiones de encabezar la lista presidencial, debe saber que los líderes del justicialismo jamás permitirán eso”.

Aunque estuvo coqueteando con el ex presidente del Banco Central Martín Redrado, desde el entorno de Duhalde saben (y hacen saber) que el procesado jefe de Gobierno es una buena carta para la ciudad. Por ahora, Macri “sólo tiene en su cabeza y en su acción la carrera para Presidente”, juran en su entorno. Pero también reconocen que “en el 2010 nadie va a sacar los pies del plato”, por lo que sólo queda ver en qué condiciones llegan al año que viene.

Compartir: 

Twitter
 

Mauricio Macri no despierta mayores simpatías en el nuevo entramado de peronistas disidentes.
Imagen: DyN
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.