EL PAIS › TODO EL ARCO OPOSITOR Y LOS MOVIMIENTOS SOCIALES Y DE DERECHOS HUMANOS EN APOYO A CORREA

Rechazo unánime a la intentona golpista

Sin fisuras, las distintas fuerzas políticas condenaron la avanzada policial en Ecuador. La defensa de la institucionalidad como eje innegociable.

Unánime fue el apoyo de partidos políticos de todos los colores a la institucionalidad ecuatoriana ante el intento de golpe de Estado que sufre el presidente Rafael Correa. La Cámara de Diputados de manera conjunta, organismos de derechos humanos, gobernadores y partidos políticos dejaron de lado sus diferencias para manifestar su repudio al intento de quiebre institucional. Organizaciones sociales y militantes de todos los partidos se convocaron rápidamente ante la Embajada de Ecuador para mostrar su apoyo al gobierno de Correa.

La situación de tensión social que generó la asonada policial contra el presidente ecuatoriano generó la solidaridad de todos los estamentos de la política y de la sociedad argentinas. Los referentes de los bloques de diputados nacionales expresaron de forma conjunta su “más enérgico repudio a cualquier acto de sublevación armada que atente contra las autoridades democráticas legalmente constituidas en la hermana República de Ecuador”. Por su parte, los diputados de Proyecto Sur, los socialistas, el Nuevo Encuentro, legisladores porteños y personalidades de la cultura como Víctor Heredia, Teresa Parodi y León Gieco, entre otros, también demostraron su apoyo.

El presidente del radicalismo, el senador Ernesto Sanz, aseguró que “ninguna puja de poder interno ni disidencia con la gestión política nacional, cualquiera sea el país, pueden poner en riesgo la estabilidad democrática y la legitimidad de los gobiernos elegidos por voluntad popular”. Sanz habló en representación de su partido y afirmó que “los ciudadanos de la región no podemos ni debemos tolerar más interrupciones al orden democrático”. En tal sentido, el vicepresidente radical, Julio Cobos, se comunicó con el presidente de la Asamblea Nacional ecuatoriana, Fernando Cordero Cueva, a quien le dijo que “en estos momentos es necesario que prime el respeto irrestricto de los derechos de la ciudadanía, el sostenimiento del sistema democrático y de sus instituciones constitucionales”.

La sublevación policial que intentó poner en jaque a Correa hizo que algunos gobernadores mostraran su solidaridad. Tanto el mandatario de Salta, Juan Manuel Urtubey, como el de Entre Ríos, Sergio Urribarri, manifestaron su condena a los hechos. Por su parte, el Peronismo Federal también se expidió rápidamente sobre la situación en el país andino. El bloque del peronismo díscolo presentó un proyecto de resolución en el que propone “el total rechazo a las amenazas, intimidaciones y toda forma de alzamiento e insubordinación contra los representantes legítimos del gobierno ecuatoriano”.

En cuanto se difundió la información de que un grupo policial mantenía secuestrado a Correa en un hospital, diversas organizaciones sociales salieron a la calle para demostrar su repudio y a la vez la solidaridad y el apoyo al pueblo ecuatoriano. Así, el Movimiento Evita, la agrupación La Cámpora, la Central de Movimientos Populares de Luis D’Elía y militantes de partidos políticos se concentraron frente a la Embajada de Ecuador y algunos marcharon luego hasta el Palacio San Martín para apoyar también la reunión de los presidentes de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) que se convocaron ante un nuevo hecho de principio de quiebre institucional como el de Honduras.

Los organismos de derechos humanos también expresaron en conjunto su repudio a la intentona golpista ecuatoriana. “Sectores de la derecha más reaccionaria, escondiéndose detrás de presuntos reclamos laborales de la policía, pretenden quebrar el orden constitucional ecuatoriano y derrocar al presidente Rafael Correa, legítimamente electo en las urnas”, señalaron en un comunicado que firmaron las Abuelas de Plaza de Mayo, las Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas y la agrupación Hijos. Asimismo agregaron que “América latina ha pagado con la sangre y las lágrimas de sus hijos cada uno de los atentados contra la libertad y la democracia, por eso decimos nunca más a un golpe de Estado”. En la misma línea se expresó el Premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel, quien señaló que “el pueblo ecuatoriano ha construido con sus luchas un proceso democrático que no puede ponerse en peligro bajo ningún concepto”.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.