EL PAíS › INVESTIGAN LA PROCEDENCIA DE LOS BIENES DE SERGIO SCHOKLENDER

Un entramado bajo la lupa

Se habría encontrado una propiedad más y otra a nombre de su hermano. Schoklender sostiene que gran parte de sus bienes son de los ex titulares de las sociedades que adquirió. Bonafini dijo que “estos días difíciles no serán los últimos” de las Madres.

 Por Raúl Kollmann e
Irina Hauser

Los fiscales del caso Schoklender siguen avanzando en la determinación del patrimonio del ex apoderado de Sueños Compartidos, pero todavía no lograron establecer los mecanismos con los que, supuestamente, Sergio Schoklender derivó fondos de Madres de Plaza de Mayo a las sociedades en las que tiene mayoría. Ayer se habría encontrado una propiedad más, de dos pisos, en Núñez, otra propiedad a nombre de Pablo Schoklender en un country bonaerense y se reunió más documentación sobre barcos, aviones y sociedades. Schoklender sostiene que gran parte de esos bienes no son de él, sino que los aviones, por ejemplo, siguen perteneciendo a los ex titulares de las sociedades que él adquirió y que el resto lo compró con la plata que hizo con sus trabajos como abogado a lo largo de diez años y la venta de las patentes relacionadas con tecnología de construcción y transporte de casas ya construidas. Los fiscales, en cambio, creen que el dinero fue sustraído de los proyectos de Madres. “Uno vive del amor, no de la plata”, dijo ayer Hebe de Bonafini al referirse al tema en la habitual ronda de los jueves. La titular de la Asociación Madres de Plaza de Mayo dijo que “estos días difíciles no serán los últimos en la vida” de la agrupación.

El fiscal federal Jorge Di Lello, el fiscal de Casación Raúl Plee, especializado en lavado de dinero, y el titular de la Unidad de Investigación Financiera (UIF), José Sbatella, tienen el peso de juntar las evidencias para que el juez Norberto Oyarbide determine si llama a indagatoria a Schoklender la semana próxima. Por ahora, surgen elementos para realizar imputaciones por lavado de dinero, esencialmente porque existe un entramado sospechoso de sociedades y una cantidad de bienes cuyo origen no está claro. A eso hay que agregar las llamadas operaciones sospechosas, en especial cursadas a través del Banco Supervielle, en el que se depositaron a nombre de la empresa Antartica unos siete millones de pesos provenientes de la Fundación Madres de Plaza de Mayo y se retiraron luego en efectivo entre 2009 y 2010. Schoklender afirma que el dinero se usó para pagar sueldos, pero los fiscales creen que eso fue así con fondos depositados en el Banco de Santiago del Estero, pero no los que pasaron por el Supervielle.

En el escenario también aparece el financista José Caparrós Gómez, quien verdaderamente sería el propietario de la mayor cantidad de autos, barcos y aviones que se le atribuyen a Schoklender. Caparrós Gómez, un hombre de fortuna, titular del Club Ferrari de la Argentina, habría financiado parte de los movimientos de cheques de Schoklender.

Un trabajo no menos arduo es el que afrontan el juez Marcelo Martínez del Giorgi y el fiscal Miguel Angel Osorio. Ambos investigan los contratos capitaneados por Schoklender de Madres con el Estado. Deberán chequear si se construyeron la cantidad de casas convenidas y si hubo sobreprecios o no. La tarea no es sencilla, porque la documentación está en cada uno de los municipios donde se llevaron adelante las construcciones.

Compartir: 

Twitter
 

Sergio Schoklender, ex apoderado de la Fundación de las Madres de Plaza de Mayo.
Imagen: Martín Quintana
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.