EL PAíS › SEGUNDA REUNION DE FRANCISCO TRAS SU ENCUENTRO CON CRISTINA KIRCHNER

Dilma invitó al Papa a viajar a Brasil

La invitación al Papa a participar de la Jornada Mundial de la Juventud, que se celebrará del 23 al 28 de julio en Río de Janeiro, fue el tema principal del encuentro entre Francisco y la presidenta brasileña en el Vaticano.

Un día después de la misa de inauguración del pontificado de Francisco en la plaza de San Pedro, la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, fue recibida ayer por el Papa en su biblioteca privada en el Vaticano. El pontífice le confirmó a la mandataria su deseo de viajar en julio a Brasil para participar de la Jornada Mundial de la Juventud, que se realizará en Río de Janeiro.

Se trató del segundo encuentro con un jefe de Estado latinoamericano, ya que Francisco recibió el lunes en audiencia privada a la mandataria argentina, Cristina Fernández de Kirchner. Durante el encuentro con Rousseff, que duró media hora, la presidenta de Brasil renovó al Papa la invitación para que asista a la Jornada Mundial de la Juventud, declaró el portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, quien no quiso confirmar oficialmente si el viaje se celebrará. El vocero papal tampoco quiso confirmar si el Papa aprovechará la ocasión para visitar también la Argentina. Al término de la reunión, el Papa le regaló a la presidenta brasileña un documento sobre la Iglesia Católica en América latina. “El encuentro tuvo momentos simpáticos”, dijo Lombardi, quien relató que el Papa le indicó a Rousseff los capítulos más interesantes del informe final de la conferencia organizada por el Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam) en Aparecida, Brasil, en el 2007, del que es uno de los autores.

“No lo lea todo porque se puede aburrir. Así que escoja unos pocos capítulos del índice”, aseguró la mandataria que le sugirió Francisco sobre el texto. A la conferencia de Aparecida, un punto de referencia para la Iglesia de la región, asistió el papa emérito Benedicto XVI, uno de los dos viajes que realizó a América latina en ocho años de pontificado. La agenda de Benedicto tenía previsto efectuar este año el viaje a Brasil para asistir al encuentro con los jóvenes, una cita agotadora para el anciano pontífice que renunció en febrero por “falta de fuerzas”, poco antes de cumplir 86 años.

Fue la Jornada Mundial de la Juventud, que se celebrará del 23 al 28 de julio, el tema principal del encuentro entre Francisco y la presidenta de Brasil. En relación con este tema, ambos coincidieron en que los jóvenes son vitales para la construcción del futuro de la humanidad. La mandataria del país con más católicos en el mundo, que prepara el encuentro multitudinario, también dio detalles sobre la reunión. “Dijo que espera una presencia grande de los jóvenes”, expresó Rousseff en declaraciones a la prensa al término de la reunión. Además, contó que ambos consiguieron entenderse en “portuñol” –una mezcla de portugués y español– y elogió el carisma y compromiso con los pobres del nuevo pontífice. En este sentido, ponderó la homilía del Papa, pronunciada desde San Pedro, para el centenar de representantes y jefes de Estado y de gobierno que asistieron. Según la jefa de Estado, Francisco dijo que va a visitar el Santuario de Nuestra Señora de Aparecida, en San Pablo, después de la Jornada de la Juventud y relató que conversaron también sobre el combate a la pobreza y a las drogas y el crack.

La mandataria destacó el “gran compromiso con los pobres” y más necesitados del flamante papa. “Su compromiso con los pobres nos une mucho, ya que los gobiernos brasileños en los últimos años nos hemos ocupado de buscar la superación de la pobreza”, afirmó la presidenta. Al tiempo que detalló que le explicó al pontífice las políticas adoptadas para erradicar esa problemática. Respecto de este tema, la mandataria brasileña transmitió al pontífice su admiración por su decisión de invitar a un recolector de cartones argentino a sentarse el martes entre los gobernantes durante la ceremonia de inicio de pontificado. “Este es un papa que habla a los más frágiles, a los jóvenes, a los ancianos y a quienes necesitan ayuda”, resumió la presidenta. En relación con otras cuestiones abordadas en la reunión, Rousseff destacó que el nuevo papa se declaró “conmovido” con la muerte de 241 jóvenes en el incendio en una discoteca el 27 de enero en el sur de Brasil, una tragedia que estremeció a toda la región. “Dijo que en Santa María, Brasil ha demostrado fuerza y ternura. Estaba muy agradecida. Creo que es un Papa muy importante para el momento en que vivimos”, añadió e informó el diario brasileño O Globo.

Al responder a la prensa que le preguntó qué opinaba de que el religioso sea procedente de Argentina, Rousseff bromeó y contestó: “Tienen mucha suerte porque es un gran papa, pero como nuestra gente siempre dice, el papa es argentino, pero Dios es brasileño”. Tras el encuentro con Francisco, la jefa de Estado se dirigió al aeropuerto para regresar a su país.

El martes, y en un breve encuentro con la prensa, Rousseff manifestó su expectativa por la visita de Francisco al país latinoamericano. “Creo que será el mayor evento al que el papa argentino asistirá. Se espera una multitud de católicos. Lo recibiremos de la mejor manera, como siempre”, anticipó. Ese mismo día, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner –antes de emprender su regreso a Buenos Aires– pasó por el hotel donde se aloja su par de Brasil y ambas mantuvieron un breve encuentro, en el que intercambiaron sus impresiones sobre el pontífice.

Compartir: 

Twitter
 

Dilma y el Papa sonríen tras el encuentro que mantuvieron ayer en el Vaticano.
Imagen: AFP
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.