EL PAíS

Una marcha por López bajo el peso de temer una vuelta de la derecha

Fue un acto triste y hubo fuertes críticas al Gobierno. El tema recurrente fue que cada tanto “la derecha vuelve a aparecer”.

 Por Werner Pertot

“Se repite el dolor. Se repite el horror.” Las dos palabras enmarcaban la foto de Julio López, cuya ausencia impregnó todas las imágenes del albañil que recorrieron la marcha para pedir por “la aparición ya con vida” a dos meses de su segunda desaparición. Las caras adustas, bajo un cielo plomizo, combinaron la tristeza con los reclamos al presidente Néstor Kirchner, al que le solicitaron que investigue dentro de la Policía Bonaerense. Al final del acto –convocado por Encuentro Memoria, Verdad y Justicia– se leyó un documento en el que sostuvieron que “el silencio del Gobierno, a esta altura, hace presuponer un alto grado de complicidad”.

La marcha sacudió la modorra del sábado por la tarde en el Congreso, al ritmo de los bombos y los redoblantes. Detrás de la bandera de “Aparición con vida ya de Julio López”, estaban Emiliano Hueravillo, de HIJOS La Plata, Nilda Eloy y Adriana Calvo, de Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos, a quienes acompañaban los dirigentes de izquierda Patricia Walsh y Néstor Pitrola, entre otros. “López no se perdió. A López lo secuestraron. El Estado tiene que poner todo el poder en encontrar a los responsables”, planteó Calvo a Página/12. “Muchos piensan que López está muerto, aunque hay temor a aceptarlo. La familia –y todos– preferiríamos creer otra cosa. Es muy duro entender que se ha vuelto a instalar la desaparición como método represivo”, sostuvo la ex detenida desaparecida. Tras la bandera que encabezaba la marcha, se agruparon las columnas de la FUBA, Izquierda Socialista, MST, CCC, PTS, MTL, PO, PCR, Movimiento Teresa Rodríguez, y Ceprodh, entre otros, que coreaban:

“Basta de chamuyo y de impunidaaaaaad / que están todos libreeeees / salvo Etchecolatz”.

De barba blanca, Aquilino, un ingeniero de 56 años, avanzaba por la vereda de la mano con su esposa, al margen de las columnas. “Hay que presionar para que no desaparezca el pedido que hacemos por López. Cada vez está menos en los medios. Entre la gente está instalado el reclamo pero está desmovilizada. Esto es algo que empezó ya con Menem”, comentó a este diario. “Estamos acá para que los testigos que quedan no tengan miedo y se animen a hablar. Y para que se termine la impunidad”, acotó.

A pocos metros, Ricardo ondeaba un banderín naranja de la Uocra. “Queremos la aparición con vida de López, que es uno de nuestro gremio. Un albañil. Pero aunque no hubiese sido estaríamos acá”, sostuvo Ricardo, de tez trigueña y barba rala. “Queremos respuestas del Gobierno y de la CGT, que debería tomar medidas porque se trata de un obrero”, exigió.

Con pelo largo y rubio, Diego, de 14 años, sujetaba una bandera azul de la Escuela Carlos Pellegrini. “Cada cierta cantidad de años la derecha trata de sacar cabeza y desaparece gente. Hace un par de años le tajearon la Triple A en el pecho a un estudiante. Y ahora esto”, dijo Diego, mientras se acomodaba su gorrito jamaiquino. Perdidas entre la multitud, dos turistas brasileñas aportaron lo suyo: “Estábamos en el hotel y vimos que comenzaba la marcha. La gente nos explicó y acá estamos, por el primer desaparecido de la democracia”, contó Maira, en un difícil portuñol.

Las columnas desembocaron en Plaza de Mayo y los manifestantes se sentaron en el pasto o en torno de la fuente a escuchar a las bandas que tocaron sobre el escenario. Pasaron Actitud María Marta, 12 Monos, La Madeja, Matemurga y Contraviento, con la murga Los Muertos de Hambre, del Frente Popular Darío Santillán. Vestidos de negro y caracterizados como esqueletos, los murgueros hicieron además una performance, en la que un actor caracterizado como policía se paseaba con un cartel que rezaba socarronamente “estamos buscando a López (todavía no lo encontramos)”, mientras que otro, disfrazado de pingüino con banda presidencial, buscaba con una linterna entre los músicos.

Luego de las bandas, se leyó un documento firmado por los organismos de derechos humanos, sociales, políticos y estudiantiles, que integran el Encuentro. Allí remarcaron que “el gobierno nacional y el provincial han impuesto un manto de silencio ante nuestra exigencia de aparición con vida de López”. “Desde el primer día debieron buscar en la Policía Bonaerense, en todos los organismos represivos y en la derecha fascista que se reúne en la Plaza San Martín a reivindicar la tortura y la muerte”. Recordaron la aparición del dictador Reynaldo Bignone, quien había pedido que “terminen lo que empezamos”. “El Ejecutivo debió anular inmediatamente el indulto y el Poder Judicial, encarcelarlo”, afirmaron.

En el documento recordaron la serie de amenazas a jueces, fiscales y militantes de derechos humanos que siguieron a la desaparición de López y destacaron que “son diferentes expresiones de un aparato represivo que sigue impune”. A Kirchner le criticaron “la falta de acción para terminar con la impunidad” y que “no anuló los indultos”. Le reclamaron que disuelva la SIDE, que cambie la carátula de la causa de “averiguación de antecedentes” a “desaparición forzada”, que publique las “listas de genocidas” en actividad en las Fuerzas Armadas y de seguridad, y que los remueva junto con los jueces y fiscales cómplices de la dictadura.

También fustigaron a “la patota de Alberto Fernández que golpeó brutalmente a los trabajadores del Hospital Francés” y recordaron que en la sesión especial por la nulidad de los indultos del 15 de noviembre “el oficialismo no dio quórum para su tratamiento”. “A las patotas asesinas responderemos con más movilización”, concluyeron.

Compartir: 

Twitter
 

La plaza tuvo la consigna de que “se repite el dolor, se repite el horror”.
Imagen: Bernardino Avila
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.