EL PAíS

Deuda de los economistas

–Una de sus primeras definiciones fue que ya no se considera economista. ¿Por qué?

–La verdad es que desde 2001 que digo que soy ex economista.

–¿Por qué?

–Creo que en 2001 no nos escracharon a los economistas porque se entretuvieron demasiado con la clase política. En algunas reuniones sociales era muy difícil decir que uno era economista. Y creo que ahora lo que hago, que es mi verdadera vocación, tiene que ver con mi formación de economista, pero es mucho más política pública.

–¿Entonces hoy cómo se definiría?

(Se queda pensando, hace un gesto de desconcierto y finalmente acepta la sugerencia de su jefe de prensa, Eduardo De Simone.) –Soy ministro de Economía, creo que eso engloba todo.

–¿Se decepcionó con los economistas, con el abordaje de los economistas sobre la realidad?

–Estuve mucho tiempo haciendo consultoría. La verdad es que a mí me aburre solamente relatar. Los economistas tenemos una deuda con la sociedad, y además creo que la manera en que se enseña economía en las universidades tiene que ser revisada.

–¿Cuáles son sus referentes en la ciencia económica?

–Son muchos. Ninguno engloba lo que uno piensa en su totalidad. Obviamente uno es Keynes, pero también puede ser Amartya Sen o un profesor de la London School of Economics, Charles Bean, hoy miembro del Banco de Inglaterra. Otro que me gusta, porque es polifacético, es John Galbraith.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.