SOCIEDAD › ALUMNOS, DOCENTES Y DIRIGENTES RECLAMARON MEJORAS EN LA EDUCACION

En marcha por la zona sur

Desde el Obelisco hasta la Jefatura de Gobierno, representantes de la comunidad educativa del Bajo Flores, Soldati y Pompeya reclamaron más infraestructura educativa en esos barrios de la ciudad. Entregaron un petitorio a los legisladores.

Los manifestantes llevaron a la marcha una bandera argentina de media cuadra de largo.

“¡Macri hacete cargo!”, “¡Macri hacete cargo!”, “¡Macri hacete cargo!” La frase resonó frente a la Legislatura porteña y la Jefatura de Gobierno entre los más de mil integrantes de organizaciones sindicales (UTE y Ademys) y sociales, docentes, estudiantes de todos los niveles y padres del Bajo Flores, Villa Soldati y Pompeya –distrito escolar 19– que detrás de cada grito sumaban un reclamo: creación de escuelas de jornada completa, más vacantes, reparación edilicia, puesta en marcha de gabinetes de ayuda psicológica y social, y la lista sigue. Todos los pedidos fueron entregados en mano a cinco legisladores porteños que recibieron a los abanderados del guardapolvo blanco. Desde el Ministerio de Educación PRO evitaron responder a la demanda.

Al pie del Obelisco, representantes de la comunidad educativa de la zona sur porteña reunidos en la Multisectorial Sur comenzaron a levantar los carteles: “Emergencia Educativa ¡Macri hacete cargo!” y a caminar por Diagonal Norte llevando una bandera argentina de 50 metros.

Cerca de la celeste y blanca estaba Néstor Alonso, director de una escuela primaria de la Villa 1-11-14, que no paraba de saludar: “¿Cómo está maestro?”. Alonso, con treinta años de docencia, comenzó la lección: “Macri no hizo nada por los sectores populares. En la villa los chicos necesitan doble escolaridad, porque hoy le tenemos que quitar horas de clase para darles de almorzar”.

Media cuadra arriba, Néstor Di Milia, secretario adjunto de Ademys, señaló sin preámbulos: “Después de seis meses de gestión de (el ministro de Educación Esteban), Bullrich continúa la misma política de vaciamiento de la educación pública, en la que mientras las escuelas se caen a pedazos el gobierno porteño otorga subsidios millonarios a las escuelas privadas”.

Entre maestros y sindicatos también estaban Miguel Angel, que asiste a un superpoblado jardín de la escuela 18 en Villa Soldati, y Edith Guadalupe, su mamá. “En la escuela no se cocina, entonces los chicos tienen que esperar que lleguen las viandas que se están entregando tarde y no son de buena calidad. Además, en el jardín faltan maestras auxiliares por lo que si no asiste la titular, me llaman al trabajo para que retire al nene y como ‘soy sola’ lo tengo que dejar al cuidado de sus hermanos”, explicó Edith.

La marcha pasó por el Cabildo y encaró hacia la Legislatura por Yrigoyen. “Chicos sin escuela es PRO.” Carteles de ese tipo se ordenaron en círculo a la puerta de entrada de la Legislatura. Micrófono en mano, una madre comenzó con los “¡Macri hacete cargo!” y luego el coro de letanías –primero la locutora después todos los presentes– se transformó en “Sos culpable, cada vez que un trabajador cobre a mes vencido”, “Sos culpable, cuando uno de nuestros pibes no recibe atención social, psicológica o psicopedagógica, porque das de baja los pocos especialistas que hay”.

El déficit de estructura e infraestructura de cada escuela del distrito 19 fue catalogado y entregado en mano a los legisladores Tito Nenna (Encuentro Popular para la Victoria), Marcelo Parrilli (Nueva Izquierda), María Elena Naddeo (Diálogo por Buenos Aires) y Delia Bisutti y Laura García Tuñón (Poyecto Sur).

Nenna resaltó que “hoy (por ayer) no sólo los docente sino toda la comunidad educativa se movilizó para denunciar la problemática de inversión educativa que se hace más notoria en la zona sur de la ciudad. Hay 6500 vacantes de preescolar y jardín sin cubrir, y donde los chicos en las primarias son trasladados en micros a escuelas del centro provocando el desarraigo del barrio y una baja en la calidad educativa”.

El que se movilizó hasta la puerta de la Jefatura de Gobierno, pero tenía sus pies firmes en Villa Soldati, era el estudiante de la Escuela Media Nº 5 Leonardo Méndez. Al final de la marcha, todavía tenía fuerzas para denunciar la falta de calefacción en la guardería para los niños de sus compañeras y el recorte en las becas laborales y de estudio, que llevaron a “desertar a más de la mitad de mis compañeros”, calculó. “Macri: tenés la posibilidad de considerar que el sur también es Buenos Aires y también hay que hacerlo”, advirtió el último grito de la noche.

Informe: Nahuel Lag.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.