SOCIEDAD › UNA NENA DE 12 AÑOS APARECIO APUÑALADA. ACUSAN A SU TIO ABUELO

Día de horror en Ramallo

La chica había desaparecido el domingo, después de un viaje con el familiar. Fue encontrada ayer con dos puñaladas en el pecho. La policía sospecha del tío abuelo, sobre quien ya pesó otra acusación por asesinato de una niña.

El cadáver de una niña de 12 años, desaparecida el sábado, apareció con dos cuchilladas en el pecho, en un monte cerca de Ramallo. El principal sospechoso es un tío abuelo de la chica, que la había llevado a visitar a unos parientes en el fin de semana de Pascuas. El acusado, que se halla prófugo, habría intentado suicidarse. La autopsia precisó que la niña murió de una puñalada en el corazón y no habría indicios de violencia sexual.

“La menor ha sido asesinada por una persona del círculo íntimo familiar”, afirmó el comisario Sergio Zudaire, superintendente de la Zona Interior de la Policía Bonaerense.

El cuerpo de Priscilla Ayelén Schneider, de 12 años, había aparecido con dos puntazos en el pecho en un campo de eucaliptos, en las afueras de Ramallo, a unos cien metros de un camino rural que une esa ciudad con la vecina localidad de El Paraíso.

La familia de Priscilla reside en la ciudad de San Nicolás, barrio Somisa. En Semana Santa, el tío abuelo de la chica, de 60 años, residente en Ramallo –en el norte de la provincia de Buenos Aires, a 200 kilómetros de la capital del país–, la había retirado para visitar a familiares en la localidad bonaerense de Merlo.

El sábado, el hombre comunicó a los padres que volverían al día siguiente, pero no fue así, y la nena dejó de enviar y de contestar mensajes por celular. El martes, la madre de Priscilla se presentó en la comisaría 2ª de San Nicolás para denunciar lo sucedido. Comenzaron los rastrillajes policiales y ayer, a las 9 de la mañana, apareció el cadáver, que a simple vista presentaba cortes y puntazos en el pecho. La madre lo identificó en el lugar y se dispuso su traslado a la Morgue Judicial de San Nicolás.

Los forenses determinaron que la niña había recibido dos heridas profundas de arma blanca; una de ellas, que perforó el corazón, fue mortal. La autopsia no mostró signos de ataque sexual consumado.

También según fuentes policiales, el tío abuelo de la niña ingresó el domingo de Pascuas al hospital de Ramallo con heridas cortantes en sus muñecas. “Aparentemente pretendió suicidarse”, estimó el investigador policial. Luego de recibir primeros auxilios en Ramallo, el paciente fue derivado a un centro asistencial de San Nicolás. Luego de ser asistido abandonó la ciudad y desde entonces no pudo ser localizado.

Cuando los policías fueron a buscar al sospechoso en su vivienda precaria, de Ramallo, encontraron una carta, presuntamente escrita por él, en la que se leían frases como “estamos cansados de vivir en esta situación” y “ya no aguantamos más”.

El tío abuelo había estado preso como sospechoso por el crimen de Débora Giselle González, de 12 años, que el 31 de mayo de 2007 apareció asesinada y con signos de abuso en San Nicolás; pero había sido liberado y no pesaba orden de detención sobre él.

Compartir: 

Twitter
 

El lugar donde apareció el cadáver de la niña, en un descampado de la ciudad de Ramallo.
Imagen: Télam
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.