SOCIEDAD › PIDE SU LIBERTAD EL SOSPECHOSO DEL CRIMEN DE GASTóN

Cuatro pelos que no eran del acusado

La defensa de Julián Ramón, el único detenido por el crimen del niño Gastón Bustamante, pidió ayer su “liberación” luego de que los análisis genéticos “descartaron que fueran suyos cuatro pelos encontrados en el cuerpo de la víctima”, asesinada hace tres meses en su casa de la localidad bonaerense de Miramar.

A raíz de los resultados de estos estudios de ADN practicados a la evidencia, el abogado del acusado, Alejandro Borawski, solicitó a la jueza de Garantías Rosa Frende que su defendido sea liberado “cuanto antes”. La magistrada tiene 24 horas para definir la situación procesal de Ramón, es decir, si decide excarcelarlo o si determina que continúe con el arresto domiciliario que está cumpliendo en una casa de Mar del Plata.

“En caso de que la jueza decida que no es suficiente para excarcelar a Ramón, vamos a apelar a la Cámara Penal”, dijo el letrado.

El resultado genético confirmó que los pelos hallados en el cuerpo de Bustamante, de 11 años, “no pertenecen a Ramón ni tampoco a familiares de la víctima”, mientras que sólo uno de esos cabellos “no coincidió con ninguno de los patrones genéticos cotejados”.

Sin embargo, voceros judiciales señalaron que el fiscal Roberto Moure “no coincide con los argumentos de la defensa” y mantiene su posición de que “continúe detenido”. La principal prueba que Moure tiene contra Ramón para imputarle el homicidio de Gastón es que, según los peritajes realizados, el joven “tocó casi en forma simultánea al crimen el televisor de la casa, presuntamente para simular un intento de robo”.

Por su parte, Rocío Bustamante –hermana del niño asesinado y novia de Ramón– había defendido a su novio cuando amplió su declaración ante el fiscal, a quien le dijo que “en un momento de la cena –la noche anterior al crimen, cuando celebraban el cumpleaños 12º de Gastón– su padre se levantó de la mesa y la llevó a la habitación para comentarle que al día siguiente debía depositar dinero en un plazo fijo”.

La testigo dijo que su novio “podría haber tocado el televisor en ese momento” y por eso se encontraron sus huellas digitales en el aparato. Por su parte, Miguel Ramón, padre del principal sospechoso comentó a Página/12: “Confiamos en que la Justicia pueda dar con el verdadero culpable de este brutal asesinato, que aún está suelto y es un peligro para toda la sociedad”.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.