EL PAíS › EL JEFE DE GOBIERNO PORTEñO ANUNCIó QUE NO TOMARá A SU CARGO LA ADMINISTRACIóN DE LOS SUBTERRáNEOS

Macri se bajó antes de la primera estación

Explicó que era porque el gobierno nacional retirará desde hoy a la Policía Federal de las estaciones, aunque esa decisión había sido anunciada en enero. El vicepresidente Boudou sostuvo que el subte “ya es de la Ciudad”.

 Por Werner Pertot

Mauricio Macri anunció que pone en suspenso la transferencia de la concesión del subte. De esta forma, congeló la asistencia de funcionarios porteños a la comisión encargada de negociar, entre otras cosas, quién se hará cargo de las inversiones. El jefe de Gobierno sostuvo que tomó la decisión por el retiro de la Policía Federal de los subterráneos, algo que había sido anunciado en enero. El proceso de negociación de 90 días –que no había concluido– se inició con la firma el 3 de enero de un acta acuerdo entre los dos gobiernos. Macri subió luego la tarifa del subte un 127 por ciento y ayer avisó que el tema ya salió de su jurisdicción. Le pasó la responsabilidad al Gobierno: “Ellos fijarán lo que les parezca”. Desde la Casa Rosada respondieron que el subte ya es de la Ciudad y no hay marcha atrás. “Si hace falta ir a la Corte, vamos a ir, porque éste es un convenio que se firmó”, explicó el vicepresidente Amado Boudou. En tanto, la UTA anunció un paro para hoy (ver aparte).

La puja por el traspaso de los subtes comenzó a fines del año pasado. El gobierno nacional anunció su intención de transferir la concesión y desde el macrismo dijeron que no podían hacerse cargo de inmediato. Macri, incluso, amenazó con subir la tarifa a 3,40 pesos si retiraban los subsidios. Finalmente, el 3 de enero, los dos gobiernos firmaron un acta y se inició un proceso de 90 días para “la formalización de las demás cuestiones legales, económicas y administrativas correspondientes” al traspaso. En el acta, se establece que “la Ciudad ratifica su decisión de aceptar la transferencia” y “en consecuencia, la Ciudad asume el control y la fiscalización de la concesión en su totalidad” y la potestad tarifaria. Desde la gestión PRO interpretaban anoche que esta acta “es una intención. El traspaso formal se hace con un convenio, que debe ser aprobado por la Legislatura y luego el traspaso del contrato”. En el gobierno nacional respondían que no aceptan la devolución de las potestades ya transferidas. A partir del acuerdo, Macri firmó el decreto 27/11 en el que calculó en 400 millones de pesos el gasto de subsidios para el subte que tendría que afrontar la Ciudad este año. El jefe de Gobierno dijo no contar con una partida asignada y dispuso el aumento de la tarifa de 1,10 a 2,50.

Durante las negociaciones, los macristas se mostraron preocupados por los subsidios en 2013 (800 millones) y por quién haría las inversiones. También cuestionaron la decisión de la ministra de Seguridad, Nilda Garré, de retirar del subte a la Policía Federal, que se anunció el 27 de enero. El 14 de febrero, cuando volvió de sus vacaciones, Macri cuestionó esta medida y dijo: “Puede que el traspaso no se realice nunca”.

Garré hizo una conferencia de prensa ayer en la que ratificó el retiro de la Federal y advirtió que le informó al gobierno porteño en dos oportunidades: el 20 y el 27 de enero. También afirmó que tuvo una reunión el 20 de enero con el ministro de Justicia porteño, Guillermo Montenegro, en la que él le solicitó una prórroga y que, por eso, acordaron que el 1º de febrero la Federal retiraría 40 policías y el 1º de marzo, los restantes 210. En el comunicado, Garré señaló que se reasignaban en total 250 agentes, aunque luego Macri sostuvo que eran “800 policías”. El Ministerio de Seguridad anticipó que los policías irán al programa Tren Alerta, de vigilancia en los trenes. “El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, conforme lo acordado, tiene la responsabilidad de garantizar la seguridad de los subtes”, afirmó la ministra, quien destacó que la Metropolitana dispone de 2800 policías para cumplir esa tarea. Garré dijo que el subte es “un medio de transporte que no sólo ha sido transferido a la Ciudad, sino que además se desarrolla únicamente en su competencia territorial”.

En reversa

Macri anunció que daría una conferencia de prensa a las 17.45, pero la retrasó para no superponer el tiempo televisivo con el partido Argentina-Suiza. El jefe de Gobierno se presentó con su gabinete en pleno, más sus diputados y legisladores locales, como cada vez que va a hacer un anuncio importante. “Sentía que los argentinos nos debíamos una reflexión. Yo la hice y llegué hasta el punto de preguntarme por qué me metí en política”, aseguró sobre el choque del tren Sarmiento, en el que murieron 51 personas. “Presidenta, cuando me pidió un esfuercito, nos sentamos a conversar”, teatralizó. “Lamentablemente, el subte no escapa a la realidad de los ferrocarriles. Hay una enorme lista de obras que por contrato debió hacer la Nación y no se hicieron”, lanzó. “No voy a mentir, ni ser cómplice de poner en peligro a los usuarios por falta de seguridad y de inversión. Así no se puede seguir”, sentenció volviendo en forma elíptica a la tragedia de Once.

“Nos hemos encontrado con decisiones unilaterales que terminan con la ministra Garré que retira la policía de los subtes, no contenta con sacarla de los hospitales”, remarcó Macri. “Le digo a Garré que no se puede hacer política con la seguridad. La Policía Federal es responsable de cualquier cosa que suceda en los subtes”, advirtió. Luego de la conferencia, Garré informó que la Federal no estará hoy en los subterráneos y que deberá hacerse cargo la Metropolitana.

“Me veo en la obligación de suspender el trabajo de la comisión que estudiaba el traspaso. Le pido a la Presidenta la posibilidad de reunirnos sin cámaras ni flashes”, reclamó Macri, que se desentendió del aumento de la tarifa: “Nosotros asumimos esa potestad y se la estamos devolviendo en este acto. Ellos fijarán las tarifas que les parezca”. En su entorno aseguraron que hoy mandarían una “notificación” de la devolución.

“Hemos intentado avanzar en cómo el Gobierno se iba a hacer cargo de las obras que no hizo en 10 años”, remarcó Macri, quien afirmó –en una cita involuntaria de Perón– que “la única realidad es la inversión”. Un informe del dirigente de Nuevo Encuentro Gonzalo Ruanova lo contradice: el Sbase, la empresa estatal de subtes que depende de la gestión PRO, tuvo una ejecución de su presupuesto en 2009 y 2010 que superaba por poco el 30 por ciento. En 2010 no utilizó 877 millones, es decir, 77 más de lo que Macri calculaba que le costaría sostener los subsidios del subte en 2013.

Desde el gobierno nacional respondieron el vicepresidente, el jefe de Gabinete y dos ministros, además de cuatro gobernadores. Todos dejaron en claro que el kirchnerismo no aceptará la devolución de Macri. Boudou consideró ante Página/12 que Macri hizo “una utilización miserable de la tragedia”. “El apellido Macri está ligado a la desinversión en toda la década del noventa”, afirmó el vicepresidente, quien recordó los “220 días de vacaciones de Macri”. “Si hubiera estado acá, en vez de estar viajando, podría haber tomado decisiones”, dijo. “La palabra de Macri no vale ni 90 días. Cree que no está sujeto ni a los convenios que firma”, advirtió.

“Es un irresponsable serial”, se sumó el jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina. “Macri sólo mostró gestión para golpear el bolsillo de los vecinos desde el primer día que tomó a su cargo el subte, pero para garantizar el servicio desnuda su incapacidad”, sostuvo. Sobre la exigencia de Macri de una reunión con la Presidenta, señaló que “no hay mucho más que hablar, no es momento para politiquería barata”.

“Lo de Macri es una vergüenza, pidió el traspaso de los subtes, aumentó la tarifa y ahora dice que no se puede hacer cargo de algo que corresponde a la Ciudad”, consideró el ministro del Interior, Florencio Randazzo. “Si al servicio le falta mejorarlo, ése debe ser su compromiso y su colaboración”, indicó sobre la discusión de quién debe ocuparse de las inversiones. El ministro de Planificación, Julio De Vido, recordó que “el total invertido fue de 2741 millones de pesos” y dejó en claro que “de ninguna manera vamos a recibir un servicio que es propio” de la Ciudad. El ministro consideró que Macri “parece Luis XIV, el Estado soy yo”.

Compartir: 

Twitter
 

El jefe de Gobierno porteño anunció la decisión en una conferencia de prensa, rodeado por su gabinete y sus legisladores.
Imagen: DyN
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.