SOCIEDAD › MATAN A UN ENFERMERO DEL HOSPITAL DE MALVINAS ARGENTINAS. MARIOTTO DIJO QUE FUE UN HECHO “POLITICO”

Un asesinato extraño en tierra de Cariglino

El profesional trabajaba en el hospital Claudio Zin. La familia asegura que no le robaron nada y que había hecho denuncias sobre manejos de la salud en el distrito. Para el vicegobernador bonaerense se trató de un “hecho mafioso”.

Un enfermero del Hospital Pediátrico Claudio Zin de Malvinas Argentinas fue asesinado de un disparo en la axila en la puerta de su casa de Villa de Mayo, hecho que su hijo vinculó con información que el hombre había dado sobre manejos de la salud en el partido y la agresión a periodistas ocurrida en ese distrito el pasado 5 de junio. La víctima era Walter Navarro, un enfermero de 42 años que trabajaba en el hospital. Murió en el lugar a los pocos minutos de recibir el balazo. El vicegobernador bonaerense, Gabriel Mariotto, consideró el asesinato de Navarro como “un hecho mafioso” y sostuvo que tiene “un tinte político” (ver aparte).

El crimen del enfermero fue cometido en la noche del martes, cerca de las 21.15, cuando Navarro llegaba a su casa, situada en Estomba 1984, de Villa de Mayo, Malvinas Argentinas. Según informó un jefe policial, “el enfermero fue interceptado sorpresivamente por dos hombres armados que bajaron de un Citroën C4, donde había otros dos, y que tras un forcejeo le efectuaron un disparo”. “Navarro cayó gravemente herido y los agresores escaparon en el auto con sus cómplices”, agregó. Si bien los investigadores creen que no se trató de un asalto, ya que a Navarro no le robaron, no descartan ninguna pista.

En diálogo con Página/12, Gerónimo Moyano, hijastro de la víctima, señaló que “no se trató de un robo, de un hecho delictivo común. No le faltaba nada, le podrían haber robado la camioneta, le podrían haber sacado la billetera o el dinero que tenía encima, y no pasó nada de eso”. “Creo que el asesinato (de Navarro) está vinculado a datos que aportó ayer (por el pasado martes) mi papá a una investigación periodística sobre los negocios que hay detrás de la salud en Malvinas Argentinas”, en el marco de la reconstrucción de los incidentes registrados el 5 de junio último con una patota que agredió a periodistas.

El joven se refirió así al episodio ocurrido cuando familiares de Celeste Morales –una niña de ocho años que había fallecido en el centro de salud–, que denunciaban una mala praxis, realizaron una protesta en las puertas del hospital pediátrico Claudio Zin. La manifestación fue cubierta por varios medios de prensa. Los periodistas fueron agredidos por una patota conformada por unas cien personas que, según denunciaron los afectados, respondían al intendente de Malvinas Argentinas, Jesús Cariglino. La agresión a los trabajadores de prensa fue repudiada por dirigentes políticos y el 8 de junio la presidenta Cristina Fernández de Kirchner los recibió en la Casa Rosada, donde les brindó su apoyo y se comprometió a que el Estado nacional seguirá “con atención la causa por las agresiones en Malvinas Argentinas”.

Respecto del crimen de Navarro, el hijastro de la víctima comentó que “hay algo que no cuadra”. “Walter nunca hizo denuncias en ninguna investigación judicial, pero sí había aportado datos sobre el funcionamiento del sistema de salud (del municipio de Malvinas), por eso pedimos que la Justicia investigue los hechos, porque no entendemos nada y estamos muy angustiados”, añadió.

Los investigadores cuentan con algunos testimonios y filmaciones de cámaras de seguridad de la zona. Sobre esa base intentaban identificar a los agresores. Además, por disposición de la fiscal de Malvinas Argentinas Gloria Reguán, que interviene en la causa, la investigación fue encomendada a la Delegación de Investigaciones de San Isidro. Un vocero explicó que la decisión se tomó con el fin de dar “transparencia” a la investigación mediante la intervención en el caso de policías ajenos al distrito donde ocurrió el hecho. También se dispusieron cambios de jurisdicción en el ámbito forense, ya que el cadáver de la víctima fue llevado a la morgue del Departamento Judicial de Lomas de Zamora.

El martes pasado, los trabajadores de prensa agredidos durante la cobertura por el supuesto caso de mala praxis en el hospital Claudio Zin el pasado junio realizaron la reconstrucción de los hechos. El intendente Cariglino se presentó en el lugar y presionó para que terminara rápido el procedimiento. “Esto es un hospital público donde concurre mucha gente, así que les pedimos que se demoren lo menos posible”, increpó el intendente a quienes estaban realizando el procedimiento judicial para determinar cómo fueron los hechos en los que una patota, que decía actuar en nombre de Cariglino, agredió a los trabajadores. También dijo Cariglino que “al hospital concurre mucha gente y no está bien que haya tanta policía, tanto movimiento, hay que buscar otro método que no moleste tanto a la gente”.

Al ser consultado sobre si algunos de los agresores eran conocidos por él, Cariglino respondió: “Puede ser, yo nací en Malvinas Argentinas y todas las personas que viven aquí de alguna forma u otra son allegadas”.

En medio de la reconstrucción y ante la aparición de Cariglino, quien dijo que estaba allí porque fue a “visitar a una persona internada”, Claudia Ledesma, la madre de una beba de seis meses que falleció por una bronquiolitis y que también acusa de mala praxis al hospital, se dirigió al intendente y expresó: “Quiero justicia, quiero saber qué pasó con mi hija”. “A su hija tiene que fijarse usted que la llevaba desnuda en pleno invierno arriba de la moto”, le respondió Cariglino.

Informe: Sabrina Améndola.

Compartir: 

Twitter
 

A la derecha, el padre de Walter Navarro, el enfermero de 42 años que fue asesinado.
Imagen: Télam
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.