SOCIEDAD › ESTUDIANTES SECUNDARIOS PROVOCARON DESTROZOS EN LA IGLESIA SAN IGNACIO

Un túnel hacia el vandalismo

Cinco alumnos del Nacional de Buenos Aires, que está tomado, accedieron a través de un túnel desde la escuela al templo, y allí escribieron pintadas y quemaron un sillón y un banco. El centro de estudiantes repudió el hecho. El rector anunció sanciones severas.

San Ignacio de Loyola, el templo más antiguo de la ciudad y parte de la Manzana de las Luces.
Imagen: DyN.

En la madrugada del martes al miércoles, unos cinco jóvenes ingresaron subrepticiamente en la Iglesia San Ignacio de Loyola, prendieron fuego el sillón sacerdotal y un banco de madera y escribieron graffitis anticatólicos con aerosol ante el altar. El párroco de San Ignacio dijo que los responsables fueron alumnos del Colegio Nacional de Buenos Aires (CNBA), que produjeron los destrozos tras haber llegado por los túneles que conectan ambos edificios contiguos. Sin embargo, el centro de estudiantes del Buenos Aires manifestó su “total repudio” a la agresión y en un comunicado definió lo sucedido como “acción lumpen” que buscaba hacer fracasar la toma. El rector del CNBA, Gustavo Zorzoli, se mostró consternado al conocer la noticia. “No puedo creer que haya sido un grupo de alumnos”, aseguró, y también advirtió que los responsables serán sancionados duramente: “La medida que se tome podría llegar a ser la expulsión”. Anoche, además, la toma del CNBA continuaba, al igual que las de otros trece establecimientos porteños. Para este mediodía, los estudiantes anunciaron manifestaciones ante los ministerios de Educación porteño y de Nación.

El daño cometido sobre San Ignacio, el templo más antiguo de la ciudad, parte de la histórica Manzana de las Luces y monumento histórico desde 1942, provocó reacciones y reclamos por parte de funcionarios de distintas áreas. Ruben Hallu, rector de la Universidad de Buenos Aires, transmitió su “más enérgico” repudio en un comunicado y señaló que lo sucedido “claramente va en contra de nuestro espíritu y vocación de diálogo permanente”. Por su parte, el vicepresidente segundo de la Legislatura porteña, Juan Carlos Dante Gullo, presentó un proyecto de declaración para que el cuerpo exprese su “más enérgico repudio a los actos vandálicos”. La iniciativa también insta a las “autoridades competentes” a investigar lo sucedido y sancionar a los culpables “para evitar su repetición en el futuro”.

Los cinco jóvenes que ingresaron al templo por los túneles forzaron cuatro puertas para llegar al recinto contiguo al CNBA, en la mano impar de Bolívar al 200. Una vez dentro, quemaron el sillón sacerdotal, un banco de la iglesia, y realizaron pintadas sobre el piso con consignas como “hipócritas: ni Dios ni amo” y “la única iglesia que ilumina es la que arde”. El sacerdote de San Ignacio, Francisco Baigorria, señaló: “Escribieron frases conocidas en la historia argentina”, “hicieron sus necesidades en el altar”. Por ello, para Baigorria “es terrible el daño espiritual”. Sin embargo, el sacerdote estimó que quienes vandalizaron el lugar “son víctimas, los usan, no puede ser que tengan este nivel de violencia, agresividad, ese odio no es de ellos, de su corazón”.

Por su parte, alumnos que participan de la toma del CNBA manifestaron su “total repudio” por lo sucedido. “Fue realizado a espaldas del centro de estudiantes y entendemos que la razón fue desvirtuar el eje de la lucha, porque (los responsables) son chicos que desde un principio se opusieron a la toma del colegio”, dijo Nicolás Cernadas, del centro de estudiantes. “Nos enteramos hoy a la mañana del hecho cuando los medios comenzaron a llamarnos”, agregó. En asamblea, los alumnos que participan de la toma resolvieron “no permitir que esos chicos vuelvan a entrar a la toma del colegio”. Sin embargo, explicó, “decidimos que no vamos a decir públicamente quiénes son” porque “tenemos información de que el sacerdote de la iglesia, a cuya disposición nos ponemos, realizó una denuncia penal, por lo que esto deberá resolverse por vía judicial”. El presidente del centro de estudiantes, Juan Manuel Cuello, señaló: “Pedimos disculpas, pero nos deslindamos del caso”.

El rector Zorzoli señaló que el ataque a la iglesia “no tiene que ver con la toma” en rechazo de la reforma educativa que planea el gobierno porteño y aseguró que ésta es “una de las situaciones más graves que se dio en los últimos 30 años en la institución”. Por ello mismo, adelantó, “va a haber sanciones de cualquier manera, desde una importante cantidad de amonestaciones hasta la expulsión”.

En la Ciudad de Buenos Aires, ayer eran catorce los establecimientos secundarios tomados por alumnos en rechazo a la aplicación de la nueva currícula secundaria. El jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, se manifestó “apenado” porque, dijo, las tomas “no contribuyen en nada” y “van en contra de la educación pública”. Por su parte, el presidente del Frente de Estudiantes en Lucha (FEL), Matías Mlotek, anunció que hoy a las 13.30 habrá una concentración frente al Ministerio de Educación de la Nación y que, luego, los manifestantes marcharán hasta el Ministerio de Educación porteño, en Paseo Colón al 200, donde entregarán un petitorio. Las tomas comenzaron hace diez días, luego de que el gobierno porteño anunciara cambios curriculares, pero sin plan piloto.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.